Doctor HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO, Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

Este sábado 25 de enero se celebra el Día de la Mujer en conmemoración de la jornada histórica que significó la primera conquista política de las mujeres hondureñas, en la que fueron reconocidos sus derechos políticos a través del Decreto N° 29 de 1955 durante el gobierno de Julio Lozano Díaz.

En tal virtud creo que la pena en el día de la mujer  recordar a Ruth pariente cercana de Jesucristo mismo.

Veamos: Noemí se ha  mudado a Moab[1] y perdió  todo allí, incluyendo a su esposo y sus dos hijos, decidió que era hora de regresar a casa con Judá  fue traumático para ella comenzar el viaje de regreso sin aquellos con los que había comenzado. Pero ella tenía a sus dos nueras, Orfa y Rut. En aquellos días, seguían siendo parte de su hogar, a pesar de que sus esposos se habían ido. En algún punto del camino, Noemí debió haber considerado cuánto se habían dado por vencidas las dos nueras al dejar el que probablemente era el único hogar que habían conocido. Ella les suplicó que regresaran a los hogares de sus madres. Al principio ambas se resistieron, pero finalmente su persistencia persuadió a Orfa, y ella besó a Noemí y se marchó a casa. Pero el libro de Rut nos dice que Rut no se dejó convencer. Su compromiso con su suegra era demasiado fuerte. “Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.Donde tú murieres, moriré yo”, le dijo a Noemí.

Conmovida, Noemí aceptó y regresaron juntas a Judá, llegando por la época de la siega de la cebada. Rut fue a los campos a espigar por caridad, donde conoce a Booz, sin saber que era un rico pariente de Elimelec. Al enterarse, Noemí instruye a Rut sobre cómo invocar a Booz para declarar sus intenciones. Rut entra de noche en suera[2] y se acuesta a sus pies. Al despertar Booz, ella se presenta y le indica que tiene sobre ella la ley del Matrimonio Levirático desde hacía tiempo esta costumbre en Israel tocante a la redención y al contrato, que para la confirmación de cualquier negocio, el uno se quitaba el zapato y lo daba a su compañero; y esto servía de testimonio en Israel. Entonces el pariente dijo a Booz: Tómalo tú. Y se quitó el zapato. Y Booz dijo a los ancianos y a todo el pueblo: Vosotros sois testigos hoy, de que he adquirido de mano de Noemí todo lo que fue de Elimelec, y todo lo que fue de Quelión y de Mahlón. son pertinentes a la historia de Rut, el relato es tan pintoresco e interesante, que casi podemos ver a los personajes a medida que irrumpen en escena. Pero en la realidad bíblica Elimelec con su esposa Noemí y sus dos hijos dejaron su patria porque había hambruna y les iba mal. Pero en Moab, donde se radicaron, les fue peor en un corto tiempo de 10 años, Elimelec y sus dos hijos murieron., (Rut 3:8) que según la tradición mosaica obligaba a la viuda a casarse con un hermano del esposo difunto, para perpetuar la descendencia paterna y preservar la herencia (Levítico 25:25 – 55). Booz, halagado porque no hubiera pensado en un hombre más joven, acepta la propuesta, y llama a Rut una “mujer de carácter noble”. Después de vencer el obstáculo de haber un pariente más próximo (por los requisitos de la ley mosaica citada en Deuteronomio 25:7–9), pero que renuncia a su derecho para no perjudicar la herencia de sus propios hijos, Booz se casa con Rut, y tienen un hijo, nombrado Obed. La genealogía en el capítulo final del libro explica cómo Ruth devino la bisabuela del rey David: Booz tuvo a Obed, Obed tuvo a Jesé y Jesé tuvo a David (Ruth 4:17). En la narrativa cristiana, es así también antepasada de José (marido de María y padre adoptivo de Jesús), y es una de las cinco mujeres mencionadas en la genealogía de Mateo;1 (junto con Tamar, Rahab, Betsabé, y María).

Katherine D. Sakenfeld[3] argumenta que Rut es un modelo de bondad amorosa (Misericordia): actúa de manera que promueve el bien para los otros. En Rut 1:8–18, demuestra misericordia no quedándose en Moab por acompañar a su anciana suegra a una tierra extranjera. Escoge espigar, a pesar del peligro que afrontaba en el campo (Ruth 2:15) y el bajo estatus social de ese trabajo. Finalmente, Ruth está de acuerdo con el plan de Noemí de casarla con Booz, a pesar de estar libre de cualquier obligación familiar, demostrando una vez más lealtad y obediencia (Ruth 3:10).

Dos viudas no habrían tenido una vida fácil en aquellos días, y probablemente experimentaron hambre y pobreza cuando llegaron a Judá. Pero tenían un pariente rico, un hombre llamado Booz, y Rut fue a sus campos, donde se recogía la cosecha, para recoger el grano sobrante. Booz la miró allí, y él ya había oído hablar de su devoción y cuidado por Noemí. Así que él la tomó bajo su protección, le permitió recogerla de las gavillas y le dio comida para alimentarse.  Con el tiempo Booz y Rut se casaron. Debido al compromiso y el amor de Rut hacia Noemí, y su negativa a regresar de lo que sabía que era el camino que debía tomar, Dios la bendijo tremendamente. Ella y Noemí pasaron de ser viudas pobres a una vida segura.  Este libro es una historia sublime de amor sacrificial entre y Rut y Booz (El pariente redentor), personajes centrales de este relato de la época de los jueces, que solo tiene parangón con nuestro Señor Jesucristo y la Iglesia. Pero lo exponencial de este libro es que la familia de Noemí, Rut y Booz llega a conectar con el linaje real del segundo rey de Israel y que Rut, obviamente fue la bisabuela de David, de manera que perteneció al linaje terrenal de nuestro Señor Jesucristo.

Cuando Benjamín Franklin estuvo en Paris en una Misión Diplomática se hizo miembro de una Sociedad de Literatos Agnósticos y tenían por costumbre que en sus sesiones exponían trabajos de su autoría y cuando le tocó el turno al Sr. Franklin desarrolló el Libro de Ruth y quedaron estupefactos, a grado tal que le dijeron: Sr. Franklin nos permite publicar esa magistral obra y él le contestó “hace siglo que fue publicado en el libro que ustedes no quieren leer (Esto lo escuché en BBN en el Amor que Vale por el Dr. ADRIAN RODGERS).


[1]El Reino Moab es el nombre histórico dado a una franja de tierra montañosa ubicada en la actual Jordania a lo largo de la orilla este del Mar Muerto. Sus habitantes, los moabitas, tuvieron frecuentes conflictos con las tribus vecinas israelitas del oeste.

[2] La era, como lugar de trabajo, es un espacio de terreno limpio y firme donde se realizan diversas funciones, según el tipo de era: se trabajan los cereales, se cultivan vegetales, se preparan argamasas, se trabajan los minerales, etc. Wikipedia

[3] Erudita estadounidense del Antiguo Testamento, profesora de literatura y exégesis emérita del Antiguo Testamento en el Seminario Teológico de Princeton.

 781 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here