Reproducido por el  Dr. HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

De la página web de la Asamblea de Nicaragua rescato estas anécdotas del Padre del Modernismo concluyendo así la cronología: “Darío recorrió 37 países del mundo como diplomático y como periodista. Era esperado tanto por la multitud aficionada a sus obras como por embajadores, políticos, reyes, poetas y muchas otras celebridades.

De él siempre preguntaban si era de Chile, Argentina, España, pero Darío siempre decía con mucho orgullo mi país es Nicaragua Darío disertó en la universidad de Columbia, en Nueva York, refiriéndose en su introducción a la necesidad de creer en Dios. La casualidad, afirma la diputada [1]Sacasa, que en Nueva York estaba un joven nicaragüense de nombre Salomón de la Selva quien sirvió de secretario al poeta. En la universidad de Columbia se encuentra la foto de ese acto enorme y significativo en el que más de 1000 personas estaban escuchando a Darío”.

1910 VIENEN.. En Madrid (Biblioteca “Ateneo”) aparece Poema del Otoño y Otros Poemas en tanto que la Librería de Sucesores de Hernando inicia sus Obras Escogidas  en tres volúmenes. A pedido del diario La Nación escribe el largo poema “Canto a la Argentina” destinado al número de mayo, homenaje al centenario de la independencia del país, el cual le será retribuido con diez mil francos. Pasa el verano en Bretaña, en compañía de Ricardo Rojas, huéspedes del ocultista Austin de Croce. También visita al poeta Saint Paul Roux.

El presidente de Nicaragua José Madriz lo designa delegado a las fiestas del Centenario de Independencia de México y el 21/VIII se embarca en Saint Nazaire rumbo a Veracruz. En este tiempo lleva un diario personal que abandonará el 11/XI. Pasa por La Habana (2/IX), llega a Veracruz (4/IX) donde se le rinde homenaje, visitando al estado de Veracruz por invitación de su gobernador. A causa de la revolución en Nicaragua el gobierno de Porfirio Díaz le pide que no ascienda a Ciudad  México. Hay manifestaciones estudiantiles en apoyo de Darío. Regresa a La Habana (12/IX) donde permanece hasta noviembre en que retorna a Europa. Lo reciben en Cuba; Osvaldo Bazil, Max Henríquez Ureña, y otros escritores, y participa en el aniversario de la muerte de J. del Casal.

1911 Vuelto a París recrudecen sus angustias económicas: solo cuenta con las colaboraciones en La Nación. Dos empresarios uruguayos, los hermanos Alfredo y Armando Guido, le proponen la dirección de una revista, Mundial, con un sueldo de 400 francos mensuales. Acepta, contando con la colaboración del dibujante Leo Merelo y el músico René Pérez. El primer número aparece en mayo. Acepta asimismo encargarse de la dirección de una publicación paralela, dedicada a la mujer, Elegancias. En Mundial dará a conocer la serie de “Cabezas” sobre escritores y políticos de ambos mundos y llama a colaborar a todos sus amigos, aunque con episodios molestos como el que motiva al enojo de Rufino Blanco Fombona.

Hace un viaje a Hamburgo, invitado por Fabio Fiallo, que es ahora cónsul en esa ciudad. Da a conocer otra recopilación de artículos, Letras (París, Garnier Hnos.) y prologa el libro de Francisco Contreras, La Piedad Sentimental. Continúa fielmente con sus colaboraciones para La Nación: de esta época son sus artículos sobre “El Mundo de los Sueños” que atestiguan sus angustias oníricas. 1912 Los Hnos. Guido proyectan una gira propagandística por España y América, para las revistas de su empresa. En marzo ofrecen un banquete de despedida a Darío, del que participan Francisco García Calderón, Eugenio Garzón, Leopoldo Lugones, Alcides Arguedas, Manuel Machado, Carrasquilla Mallarino, entre otros. Visita Barcelona, Lisboa, Río de Janeiro, San Pablo, Montevideo y Buenos Aires: su paso lo saludan los escritores y artistas y en Buenos Aires se le ofrece una gran recepción. Darío lee poemas, dicta conferencias, asiste a innumerables ágapes y homenajes, agradece libros, firma autógrafos y escribe poemas en álbumes, publicita la empresa de los Hnos. Guido.

El director de Caras y Caretas le pide que escriba su biografía, que él dicta en septiembre y octubre: “La vida de Rubén Darío escrita por él mismo”. Para La Nación escribe la “Historia de mis Libros”. Su salud le impide continuar su gira y retorna a París (XI) donde E. Gómez Carrillo le organiza un gran banquete (16/XI) presidido por Paul Fort.

En Madrid aparece una nueva recopilación de artículos, Todo al Vuelo, por la cual la Editorial Renacimiento le paga 400 francos.

1913 Viaja a Barcelona (I) y regresa a París, donde se le reúnen en mayo Francisca Sánchez, su hijo Guicho y la hermana de Francisca, María. Invitado por Juan Sureda y Pilar Montaner, pasa el otoño en Valldemossa, en la isla de Mallorca, en un período de alta actividad creativa. Escribe “La Cartuja”, “Los Olivos”, “Valldemossa” y emprende una novela autobiográfica, Oro de Mallorca, que también habrá de dejar inconclusa. Luchando contra el alcohol tiene entonces un período de misticismo que se registra en su retrato con hábito de cartujo. Osvaldo Bazil lo visita y trata en vano de aplacar su alcoholismo. Se embarca para Barcelona (27/XII) y retorna a París.

La Nación ha publicado en este año la Historia de mis Libros, y ha aparecido Los Cálices Vacíos de D. Agustini con su “pórtico”.

[1]Rubén Darío en Buenos Aires, 1912, dictando a dos secretarios.

1914 En París los Hnos Guido lo atienden con nueva cordialidad. Está inquieto con su salud y consulta médicos amigos (Diego Carbonell, José Ingenieros). Recrudecen sus períodos de alcoholismo, estados de angustias y pesadillas.

Consigue editor para el Canto a la Argentina y Otros Poemas (Madrid, Biblioteca Corona) y el mismo da a conocer la selección Muy Siglo XVIII.

Surge el proyecto de una gira pacifista por América, en parte para alejarse de la Europa en guerra y del acoso económico que vive. Organiza la gira su secretario Alejandro Bermúdez. La primera escala es Barcelona donde Vargas Vila, asustado de su estado físico, trata de disuadirlo y de convencerlo para que permanezca allí. Parte en el barco Vicente López (25/X) que llega a Nueva York en noviembre. Allí enferma de pulmonía, escribe algunos poemas dramáticos, como “La Gran Cosmópolis” y participa de actos pacifistas y homenajes.

Rubén Darío y Alejandro Bermúdez, Barcelona, España, 1914

1915 En la Universidad de Columbia, bajo los auspicios del Instituto de Artes y Ciencias y de la Hispanic Society of America lee su poema “Pax” y Alejandro Bermúdez sustenta una conferencia (4/II). Es incorporado a la Hispanic Society. Invitado por Estrada Cabrera, llega a la ciudad de Guatemala (20/IV) y a ruego del presidente escribe para las fiestas de Minerva que él organiza, su poema “Palas Athenea”. Rosario Murillo viaja de Nicaragua con el objeto de regresar con él a la patria (XII). Pasan la navidad en Managua, en casa de su cuñado Andrés Murillo.

Aparece en libro La Vida de Rubén Darío Escrita por Él Mismo (Barcelona, Maucci) y una selección de su obra poética, Muy Antiguo y Muy Moderno (Madrid, Biblioteca Corona).

Su estado de salud empeora a lo largo de esta recorrida en la cual también se acrecenta la dipsomanía.

1916 Regresa a León (7/I) acompañado por su amigo el médico Luis Debayle. Médicos amigos lo intervienen quirúrgicamente (8/I) sin conseguir mejoría. El obispo Simeón Pereira y Castellón le administra la extrema unción (10/I). Dicta su testamento (31/I) declarando heredero universal a su hijo Rubén Darío Sánchez, que reside en España al lado de su madre.

Funeral de Darío, con el cadáver a la vista, en una calle de León, febrero

Es nuevamente operado (2/II); a las siete de la tarde del 6/II comienza a agonizar y expira a las 10:15 de la noche. La Universidad, el Gobierno y la Iglesia le tributan una serie de homenajes que duran varios días y concluyen con su entierro al pie de la estatua de San Pablo en la Catedral de León (13/II). Su muerte conmueve a la intelectualidad del idioma; en numerosísimos poemas, artículos y discursos se reconoce y exalta su calidad de clásico de la lengua española.


[1] Las imágenes forman parte integral de la cronología y no me responsabilizo por el ©


[1] Maria Manuela Sacasa de Prego(+) Musa Dariana a los 17 años nervio y motor de los Simposios Darianos en León, Nicaragua.


[1] Bibliografías: i) Anderson, Roberto Roland: Spanish American Modernism: a bibliography. Tucson Univertsity of Arizona Press, 1970; ii) Del Greco, Arnold Armand: Repertorio bibliográfico del mundo de Rubén Darío. New York, Las Américas Publishing Company Co. 1969; iii)  Grattan Doyle, Henry: A Bibliography of Rubén Darío. Cambridge, Harvard University Press, !935; iv)Jirón Terán José: Bibliografía general de Rubén Darío, Managua, UniversidadNacional Autónoma de Nicaragua, 1967; v) Lozano, Carlos: Rubén Darío y el modernismo en España 1888-1920 Ensayo de bibliografía comentada. New York, Las Américas Publishing Co., 1968; vi) Saavedra Molina, Julio: Bibliografía de Rubén Darío. Santiago; separata de la Revista chilena de historia y geografía, 1946; y vii) Wooderidge, Hensley Charles: Rubén Darío, a selective, classifield and annotaded bibliography. Metuchen, N. J. The Scarecrow Press Inc. 1975.

 200 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here