Por Rafael Delgado Elvir
Economista. Catedrático universitario

Para la gran mayoría de hogares hondureños no es nada nuevo. Ha sido una situación permanente que ha apretado duramente cada día. Me refiero a la crisis económica del país en la que nos hemos mantenido por años. Pero, ahora el gobierno alerta que ahora sí, la crisis económica llega por circunstancias externas para quedarse. La institucionalidad al servicio del partido gobernante informa que está lista para trabajar conjuntamente con la empresa privada para enfrentarla, para que no cause daños en nuestra gente.

No estoy seguro de qué trata todo esto. No sé si es desconocimiento de la situación del país, una maniobra desesperada para desviar la atención o un poco de ambas cosas. En todo caso lo que sí se puede afirmar es que los niveles de confianza que tiene la ciudadanía en las actuales autoridades del país son extremadamente bajas. El ciudadano frunce el ceño, lanza un insulto o suelta una carcajada ante esos intentos de querer mostrar firmeza, conocimiento y confianza ante los problemas del país que no son nuevos y que más bien se han agravado frente a un liderazgo inútil para enfrentar esta situación.

Es un hecho que los niveles de desempleo aumentan afectando fatalmente a la población entre los 15 y 29 años.

Las comparaciones de los años 2014 al 2018 precisamente indican eso. Además, los niveles del subempleo se incrementan tanto en el sector urbano como en el sector rural y para todas las edades. Adicionalmente, ingresos menores al salario mínimo, aun trabajando jornada completa, es ya una característica muy importante en el mercado laboral. Si se calculan los ingresos reales de los trabajadores asalariados nos daremos cuenta además que estos no han crecido más bien han caído, pese a que se negocian incrementos a los salarios mínimos que supuestamente compensan la inflación. En resumen, estamos ante una situación en picada desde hace varios años.

Eso es lo que no han querido ver ni tampoco han podido combatir los líderes acogidos al círculo de JOH desde hace años. Algunos de los factores que han agravado la situación están a la mano: vivimos en un ambiente de sobresaltos donde las condiciones para trabajar y emprender son cada vez más difíciles. El crimen organizado enquistado en las más altas estructuras del poder político se ha convertido en una amenaza para la inversión tanto nacional como extranjera. Ningún emprendedor, salvo los que surgen al amparo de la corrupción, sobreviven en un ambiente donde las leyes están al servicio de los sectores más cercanos al poder; donde su interpretación y aplicación está parcializada. El que anda por los caminos de la decencia topa con diferentes trabas construidas no para poner orden sino para alimentar a la poderosa maquinaria corrupta que cobra peaje para levantar la tranca. Las nuevas inversiones en algunos sectores son contadas y no compensan la desaparición de puestos de trabajo en otros rubros.

Una vez más los funcionarios del gobierno nacionalista se hunden en el desprestigio. Se prestan a seguir el libreto de JOH que necesita oxígeno; se supeditaron a un programa que nunca buscó solucionar problemas ni lanzar agresivas acciones contra la pobreza, sino aferrarse al poder poniendo a su servicio el presupuesto de la nación. Con el contubernio de funcionarios débiles se cometieron graves delitos contra la economía, endeudando al país a ritmos acelerados, castigando a la economía con incrementos sustanciales en la recaudación tributaria, gastando el dinero en forma ineficiente y alimentando la corrupción. Se le causaron severos daños al sistema político violentando la Constitución de la República, cometiendo un descarado fraude electoral, poniendo los órganos de justicia y a los militares a su servicio, negociando con el narcotráfico. Pese a todo lo que digan en su afán de atrasar el desenlace, la crisis llegó hace varios años para quedarse acompañada de un gobierno inútil en su misión de fortalecer la economía y las instituciones del país.

 708 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here