Doctor HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO, Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”.

Dicen que fue idea de David Rockefeller: crear un club de ricos y gente poderosa: banqueros, dueños de enormes conglomerados, representantes de organizaciones internacionales como el FMI o el Banco Mundial. Un año pueden ser 115. Otro 120 o 130. Y se llama así: “Club Bilderberg” por el nombre del hotel que los acogió por primera vez, en Holanda. Pero la versión “oficial” señala que fue creado por el príncipe Bernardo de Holanda (1911-2004) con la idea de mejorar el diálogo entre Europa y Norteamérica, ante los recelos que en los años 50 estaba creando en algunos círculos europeos la aplicación del Plan Marshall. El éxito del encuentro animó a los organizadores a preparar una conferencia anual. Se creó un comité de dirección y Retinger fue designado su secretario permanente. Al igual que organizaba la conferencia, el comité de dirección también mantenía un registro de los nombres de los asistentes y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red informal de individuos que se podrían invitar unos a otros en privado.

El propósito declarado del Grupo Bilderberg era “hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a Rusia y al comunismo”. El príncipe Bernardo Ernst van der Beugel fue presidente de la reunión hasta su muerte, en 2004.. El Grupo Bilderberg, quizás la organización secreta más controvertida del mundo según la  Redacción BBC News Mundo comienza este jueves 30 de mayo. de 2019 una reunión de cuatro días a puerta cerrada en un lujoso resort en Montreux, Suiza. Al encuentro están invitados unos 130 líderes de la élite política mundial, así como personalidades de la industria, las finanzas, la academia y los medios de comunicación.

La élite global: Los invitados estadounidenses incluyen al yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner; Satya Nadella, director ejecutivo de Microsoft; Eric Schmidt, expresidente de Google; Peter Thiel cofundador de PayPal; y al ex secretario de Estado Henry Kissinger. Pero políticos y empresarios consolidados no son los únicos invitados, algunas estrellas emergentes también tienen su cupo. Cuando Bill Clinton asistió en 1991, ni siquiera estaba claro si ganaría la nominación demócrata para las elecciones presidenciales del año siguiente. Tony Blair participó en 1993, pero solo sería elegido primer ministro del Reino Unido tres años después.

¿Diplomacia o conspiración? ¿Pero es el Grupo Bilderberg simplemente una oportunidad para que los miembros de la élite mundial hablen en privado de manera abierta y relajada, o es como dicen sus críticos, una camarilla que busca socavar la democracia global? Los teóricos de la conspiración, que se inclinan por la segunda opción, acusan al grupo de cosas como diseñar deliberadamente la crisis financiera de 2008 o hasta planear matar al 80% de la población mundial.

Cristina Martín Jiménez www.cristinamartinjimenez.com autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales;  y asevera que “la acción de la Masonería ha influido en los sucesivos episodios de la Historia mundial. Como han demostrado con rigor las investigaciones de reputados autores, ha favorecido a la expansión del Imperio británico, fue manipulada por Napoleón para servir las ambiciones de su política, además de conformar una parte imprescindible en la gestación y desarrollo de las tres Internacionales Socialistas. Su efecto fue fundamental en las oleadas y campañas anticatólicas de Francia, España, Italia e Iberoamérica, así como en los procesos revolucionarios de estos países. El punto más inmediato que los vincula es que precisamente que el Club es obra de masones. El príncipe Bernardo de Holanda y Joseph Retinger, este último de alto grado, pertenecían a sendas logias y el hecho de que David Rockefeller sea el alma del grupo orienta indiscutiblemente su dirección masónica. Además, muchos de sus miembros actuales, así como la gran parte de su Steering Committee (Comité Directivo), pertenecen a la Masonería. La entidad está integrada por las familias patricias norteamericanas asociadas a la cúpula del poder, cuyo liderazgo se perpetúa de forma hereditaria, como si de una monarquía se tratase.

Entre sus miembros se encuentra la veintena de apellidos de mayor pedigrí de las finanzas y la industria, según la lista de miembros publicada por el historiador británico Anthony Sutton. En ella se incluyen presidentes, espías, miembros de la CIA y de la Agencia para la Seguridad Nacional, jueces del Tribunal Supremo, dirigentes de la industria y, últimamente, hasta homosexuales y mujeres, a los que antes estaba vetada. Desde su creación ha logrado implantar una red social y política como ninguna otra en EEUU. Los Bush y los Harriman fueron aupados por dos poderosos patriarcas: Percy Rockefeller, que llegó a la Orden en 1900, y E. H. Harriman, en 1913. Otros apellidos ilustres e integrantes de la Skull and Bones son Lord, Whitney, Jay, Bundy, Weyerhaeuser, Pinchot, Goodyear, Sloane, Stimson, Phelps, Perkins, Pillsbury, Kellogg, Vanderbilt, Lovett, etc. También John Kerry forma parte de la Orden; su nombre de bautismo es “Diablazo”. El actual emperador de la inteligencia norteamericana, el profesor John Negroponte, también es un chico de la Skull and Bones y guarda una larga lista de violaciones de los Derechos Humanos. Su nombre en clave es “Hades”. En clave de humor, también hay un chico de la Orden en la serie Los Simpson: el ambicioso empresario sin escrúpulos Charles Montgomery Burns, que ingresó en la Skull and Bones antes de su graduación de Yale en 1914.

Uno de los puntos que conforman el pensamiento de la Orden es que la historia sólo puede alterarse con la utilización del imperialismo militar, según el paradigma del Imperio romano. Una visión compartida con otras de las sociedades secretas que vamos a analizar a continuación. Otra de sus características intrínsecas es el dogma de la supremacía anglosajona, llevado a extremos casi de racismo. Los hombres de la Skull and Bones fueron los responsables de la decisión de incrementar la participación de los EEUU en la Guerra de Vietnam, que constituyó un desastre tanto para el país como para la Orden. La dirección de la entidad quiso evitar la catástrofe y destacó a algunos de sus miembros para que actuasen en el campo de la oposición a la guerra como McGeorge Bundy, que desde su nuevo puesto al frente de la poderosa Fundación Ford financió los movimientos antiguerra. Una estrategia muy inteligente de su parte. Como vemos tienen los mecanismos a favor y en contra de cualquier situación; de este modo ganan siempre. Con la elección de George Bush como presidente, la Orden superó su etapa de ostracismo y recuperó gran parte de su poder e influencia. Tras la desaparición del Muro de Berlín y de la Unión Soviética, Skull and Bones dirige todo su potencial a la creación del Nuevo Orden Mundial en la proyección de EEUU como única superpotencia mundial. Desde su creación ha sido un bastión WASP, White Anglo Saxon Protestant.”

 1,699 total views,  5 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here