Honduras, comunicación y seguridad (2) - Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

Honduras, comunicación y seguridad (2)

Por Juan Ramón Martínez

En los últimos años, las vías de comunicación han mejorado mucho. El llamado Canal Seco es una obra monumental. Se trabaja en terracería, desde el kilómetro 84 hasta la conexión con la Panamericana, cerca de Goascorán. Desde Los Mangos hasta San Juan, está terminada la primera fase. Buena calidad y muy buen diseño. Hay bastante avance. Considero que dentro de dos años estará terminada. El problema que vi, es que hay poco equipo trabajando, la población es escasa — fuera de San Antonio del Norte, Aramecina, Caridad– y el Puerto de Cutuco no funciona. De forma que estará lista la carretera; pero el flujo de mercancías, no volverá rentable la inversión. La carretera desde El Amatillo, hasta San Lorenzo tiene un nivel de primera. Está casi terminada. Sobre las zonas de desarrollo hay poca información y mucho temor entre la población, especialmente porque sienten temor ante lo desconocido. No hay definiciones claras sobre Amapala –puente o lanchones– para usar las aguas profundas de la mejor bahía que tenemos en el Pacífico y el papel complementario de San Lorenzo. Aquí, notamos una falla que hay que corregir: la alcaldía de San Lorenzo y del Henecán, pareciera que no funcionaran coordinadas. Sentí distancia emocional. Y las decisiones de Coalianza que tiene una visión muy sectorial, economicista y sin visión de conjunto.

La carretera del sur es una obra maravillosa. Mejor diseñada que nunca antes y con un volumen de tráfico –era el sábado pasado– extraordinario que, dentro de poco reducirá su capacidad de movilización. Es la mejor obra carretera del gobierno de JOH. Coyolito-Amapala, un desastre.

Obra importante y complementaria es el aeropuerto de Palmerola –que deberá llevar el nombre de Enrique Soto Cano, el piloto militar que dirigió la Fuerza Aérea durante la guerra contra El Salvador en 1969– que, no tuve la impresión el jueves pasado, que se estuviera trabajando al 100%. Puedo equivocarme; pero el equipo y el personal, no me impresionaron como para hacerme creer que esa obra estará terminada el próximo año. Además, me preocupó mucho el hecho que, no se hayan tomado hasta ahora, las medidas para fortalecer la seguridad de Honduras, tema fundamental para todos.

La Escuela de Aviación de la “Base Soto Cano”, ha sido severamente dañada por el aeropuerto y por los espacios ocupados por los invitados estadounidenses establecidos allí. Una parte de la Escuela de Aviación ha sido demolida y los estudiantes han visto seriamente afectadas sus áreas para estudio y formación. JOH, debe exigir toda la información. No confiar en lealtades. Debe hacer como Gálvez: ir de sorpresa a los proyectos y constatar las cosas personalmente. Algunos ingenieros tienen “alma” de literatos y los de Coalianza, ofrecen cosas y más cosas. Hace un tiempo, un empresario me dijo que, si era necesaria una nueva escuela de aviación, se construiría rápidamente. Los oficiales que hablaron conmigo, contaron de un ofrecimiento de 100 manzanas al otro lado de la pista. Sonreí. Porque he oído infinitas promesas como estas. Que, por supuesto, deseo que se cumplan porque Honduras no puede –si quiere vivir en paz– reducir su poderío aéreo y perder la superioridad, que nos permite el respeto de los vecinos.

El destino de Amapala es incierto para la mayoría. Percibí cierto disgusto que JOH, debe atender. Los alcaldes no muestran entusiasmo. Con casi ninguno pude hablar. Se alejaron de sus oficinas, por razones que ignoro. Creo que el general Osorio debe visitar la zona. Y trabajar con la gente con pedagógica paciencia. Igual que Emilio Silvestri, que según me dijeron nunca ha llegado. Le da prioridad a los cruceros de Roatán. Amapala es fundamental para la seguridad de Honduras. La viceministro llega, y viaja a La Unión. No lo pude comprobar. Silvestri me habló de otra persona. No conozco ninguna. Los ejecutivos públicos son clandestinos. La desinformación es negativa. Igual ocurre con los del Henecán, sorprendidos con la iniciativa de Coalianza para privatizar el puerto que, requiere dragado y ampliación de la dársena y de patios de almacenamiento, e imaginarlo, complementario a Amapala. Debe resolver problemas de agua potable, que son coincidentes con los de San Lorenzo. Al alcalde no lo vi tampoco. “Viajó a Choluteca a atender sus negocios”, me dijo Saavedra, el único diputado que saludé. Los otros, son invisibles. Poco preocupados.

276 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *