Mujeres indígenas lencas del departamento de Intibucá, se sostienen con la venta de sus productos artesanales.

Por Daisy Bonilla

Intibucá, En Alta Voz. – Honduras tiene una población mayor a los nueve millones de habitantes, de esta cantidad el 10 por ciento está representado por los grupos étnicos. El Pueblo Indígena Lenca es uno de los siete pueblos indígenas de Honduras. Su población supera los trescientos mil habitantes, actualmente está distribuida en varios departamentos del país: Lempira, La Paz, Intibucá, y en un número reducido en Francisco Morazán, Comayagua, y Santa Bárbara, donde confluyen altos índices de pobreza y desigualdad.

Enemecia Gonzáles, es una de las impulsadoras de los telares lencas en el departamento de Intibucá, su taller está asentado en la aldea El Cacao, ella nos comenta que allá en la década de los años 70´s iniciaron con la confección de pañuelos para la cabeza, prenda característica del vestuario de la mujer lenca.

Las telas lencas llaman la atención por sus múltiples colores, evocan; luz, brillo, energía y vida, son piezas que cuentan la historia de una cultura ancestral. “Ahora son muchas las mujeres jóvenes que están trabajando en los telares, unas lo hacen para contribuir al sostén económico de sus familias y otras para poder continuar sus estudios¨, comentó Enemecia. 

Ella rememora, que, en un inicio, el negocio era familiar, pero a poco fueron creciendo, “ahora ofrecemos una gran variedad de productos elaborados de manera artesanal y con excelente calidad” comenta. “Es una tradición que va de generación en generación, yo aprendí el trabajo de mi madre, se los ensené a mis hijas y hoy ellas, se lo están enseñando a mis nietas”, describió la artesana lenca.

Las tradiciones de los pueblos originarios se transfieren de generación en generación. Foto de Enemecia Gonzáles

Los tejidos Lencas son elaborados a mano, con la ayuda de un telar de madera. Es acabado por ellos mismos. Actualmente funcionan varias microempresas de hilados y tejidos, la mayoría de ellos son empresas familiares.

El Bazar del Sábado, una ventana de oportunidades para las mujeres indígenas lencas

“El Bazar del Sábado es una de las mejores plataformas donde los emprendedores podemos llegar a ofrecer nuestros productos y darnos a conocer, aquí llegan muchos clientes y de todo tipo a adquirir productos artesanales, es sin lugar a dudas la mejor opción de quienes quieren comprar productos de excelente calidad a buen precio”, así se expresó María Gutiérrez, emprendedora que se ha especializado en la confección de prendas de vestir con detalles Lencas.

Además de ser un lugar seguro, ofrece a los visitantes estacionamiento gratis, otra ventaja es que la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) también nos ayuda con la promoción de los diferentes artículos que se venden en el bazar, ha sido una bendición”, puntualizó.

La emprendedora inició hace cuatro años su punto de ventas, ofreciendo su línea de ropa deportiva, tiempo después, surgió la necesidad de agregar otro producto para incrementar sus ventas. Para ese entonces, ya se habían agregado a la plantilla de los emprendedores del bazar los proveedores de tejidos de tela lenca don Sotero y doña Remigia.

María Gutiérrez, emprendedora del bazar del sábado, diseña productos con materia prima lenca.

El Bazar del Sábado inicio en el año 2016, un 12 de marzo, con la visión de Jorge Faraj, presidente en ese entonces de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) para potenciar a nuevos empresarios y empresarias, su objetivo primario siempre fue el de apoyar al emprendedor, ofreciéndole la oportunidad de un recinto ferial, para exponer al público sus propuestas, la transmisión de conocimientos empresariales a través de las diversas capacitaciones y culminar con su escritura de constitución de acuerdo a los requerimientos establecidos en la Ley, cada fin de semana participan de doscientos cincuenta a doscientos ochenta expositores.

Ester Amaya, es una mentora voluntaria de los emprendedores, sugiere a la población en general estar siempre dispuestos para apoyar al emprendedor,” Nunca se le debe decir démelo más barato, o me lo podría rebajar un poco más”, recomienda, ellos ya se han esforzado en ofrecer un producto de calidad competitiva, de buena presentación y su idea es también que sea de fácil comercialización.

Debido a la falta de experiencia e ingenuidad de los indígenas, que salen de sus comunidades para promover sus artículos, don Sotero fue víctima de una estafa, de parte de un inescrupuloso comerciante, quien lo engañó solicitándole un pedido grande de productos, desapareciendo posteriormente sin honrar su deuda, situaciones como esa desmotivan a los indígenas que con mucho sacrificio y esfuerzo tanto en la producción como en el traslado de una ciudad a otra incurren en costos.

 A estas personas,” también se les reconoce, como emprendedores orquesta”, agregó Amaya, debido a las múltiples funciones que tienden a realizar, la misma persona prepara y elabora el producto, es el gestor de ventas, el decorador y encargado de la imagen, el responsable de cobrar los créditos y en muchos casos también de darle mantenimiento a su puesto de trabajo.

“En el emprendimiento, no alcanza aquella frase, de que, hay que enseñarle a pescar, también hay que enseñarle a presentar ese pescado para poderlo vender, porque dentro del refrigerador no basta”, señaló la experta en mercadotecnia.

En el bazar, los rubros son varios, desde los más grandes como el de bisutería y productos de alimentos variados, continuando con las artesanías, las pinturas, los zapatos, las vestimentas y el de servicios, muchos emprendedores están entrando en esta línea ofreciendo servicios de trámites en el Servicio de Administración de Rentas (SAR) y hasta de limpieza en casas entre otros.

Sinergia entre emprendedores 

Una alianza entre mujeres que ha dado frutos, doña Remigia y doña María.

Bien dice doña María, que el emprendedor siempre anda buscando oportunidades de negocio y eso fue lo que sucedió, nos cuenta de que a pedido de su hija Patty le confeccionó una blusa con tela lenca, le compraron dos yardas de esa tela hermosa y colorida a doña Remigio.

Agregó, que, una vez terminada la blusa y cuando Patty se la ponía, “la clientela que nos visitaba expresaba que les encantaba el diseño y la confección, todos los comentarios eran positivos acerca de la prenda y otros, incluso comenzaron a encargarla para el sábado siguiente. Entonces decidí platicarlo con los amigos Lencas que venían de Intibucá, don Sotero y doña Remigia, para acordar tejidos, colores y texturas, y agregarlo a mi línea de producción, desde entonces trabajamos juntos”, relato María Gutiérrez, propietaria de Patty´s Collection.

“Les hacemos los pedidos directamente a ellos, para evitar intermediarios que encarecerían los precios de la materia prima, escogemos los colores que queremos utilizar en nuestras prendas, porque consideramos que la exclusividad es un elemento muy importante. También tenemos otros proveedores, también de misma de Intibucá, que nos proveen colores exclusivos que les pedimos directamente a ellos”, puntualizó, Gutiérrez.

Un impulso económico para las mujeres indígenas

Telares elaborados por las indígenas lencas para fabricar las telas en Intibucá

Son productos que sobresalen por sus colores vibrantes, su belleza, y combinación, entre estos podemos citar los chales, ponchos, accesorios para el comedor, bufandas para el frío, vinchas para el cabello, los pañuelos y las mascarillas para la protección ante el Covid19, son algunos de los productos elaborados con Tela Lenca que se exhiben en el bazar del sábado, de parte de don Sotero Domínguez Méndez.

“Son hermosas piezas coloridas, elaboradas por las mujeres lencas que impulsan la economía de sus hogares, trabajan en su elaboración de 10 a 12 familias, igual representan una fuente importante de trabajo para otra gente de la comunidad. Y otros más son productores independientes” manifestó don Sotero.

En su confección se utilizan telares manuales de madera. El producto es netamente lenca herencia de sus familias ancestrales. Las artesanas proceden de la comunidad El Cacao, aldea del municipio de Intibucá, departamento de Intibucá, “nuestro taller se ubica a 14 km del municipio de La Esperanza”, señaló.

La sinergia de una visión compartida, permitió que las mujeres indígenas de Intibucá puedan generar ingresos para ellas y sus familias, que habitan en zonas abandonadas históricamente deprimidas. Esa unidad, entre un directivo empresarial y dos emprendedores que han logrado dar a conocer la riqueza cultural no solo para la ciudadanía hondureña, sino que una atracción para turistas extranjeros que se enamoran de los productos artesanales y la transformación que logra una diseñadora, al convertir las telas lencas en vestidos, camisas, carteras, zapatos y sombreros, elaborados por María Gutiérrez, destacando a nivel internacional por su belleza y control de calidad.

Pueblos originarios exentos del contagio por el Covid19

La cultura de la población étnica promueve el auto cuidado para mantener la salud, prevenir y curar las enfermedades, con remedios naturales ancestrales. Cero casos se reportaron en las artesanas entrevistadas, sobre las consecuencias de la pandemia. Enemecia manifestó, que, en su comunidad no se ha presentado ningún caso de COVID19, “Nosotras utilizamos mascarilla siempre y usamos gel desinfectante de forma permanente, además de lavarnos nuestras manos siempre” aseguró.

A pesar de que las mujeres indígenas salen de sus comunidades a promover sus productos a otras ciudades, han logrado protegerse del contagio por el Covid19, ya que observan todas las medidas de bioseguridad durante sus giras. Las comunidades Lencas ya recibieron de parte de la Secretaría de Salud sus vacunas, otro aspecto crucial en la prevención de los contagios, donde no se han presentado casos.

La iniciativa del bazar del sábado surge ante la necesidad de generación de ingresos para un sector de la población sin opciones de empleo formal, permitiendo a muchas familias la oportunidad de desarrollar sus emprendimientos. Las mujeres indígenas lencas, se vieron beneficiadas de esta iniciativa que les ha permitido el sostenimiento de 10 a 12 familias en la cooperativa organizada por el señor Sotero Domínguez, asimismo, otros grupos de mujeres han logrado integrarse en cooperativas para garantizar el sustento de sus familias.

Esta publicación fue realizada con el apoyo del Fondo de Respuesta Rápida para América Latina y el Caribe organizado por Internews, Chicas Poderosas, Consejo de Redacción y Fundamedios. Los contenidos de los trabajos periodísticos que aquí se publican son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de las organizaciones.

 484 total views,  18 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here