Por Elia Castellón

La enfermedad por el coronavirus SARS-CoV-2 fue detectada por primera vez en diciembre de 2019 en Wuhan, China. Debido a su rápida difusión y contagio, varios países confirmaron la presencia de casos de COVID-19 a mediados de enero de 2020. Ante esta alerta, las organizaciones con enfoque sanitario establecieron medidas de prevención de este virus.

Los coronavirus, son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. El SARS-CoV-2 es la versión acortada del nombre del nuevo coronavirus “Coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave”, asignado por El Comité Internacional de Taxonomía de Virus, encargado de asignar nombres a los nuevos virus.

Hasta el momento, la vacunación sumada a las medidas de bioseguridad son los mecanismos principales de prevención de esta enfermedad. La UNAH define la bioseguridad como “un conjunto de normas, medidas y protocolos que son aplicados en múltiples procedimientos realizados, con el objetivo de contribuir a la prevención de riesgos o infecciones derivadas de la exposición a agentes potencialmente infecciosos, que pueda llegar a afectar la salud o la vida de las personas o que pueda contaminar el ambiente”.

¿Cómo se propaga este virus?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, el virus puede propagarse desde la boca o la nariz de una persona infectada en forma de pequeñas partículas líquidas que expulsa cuando tose, estornuda, habla, canta o respira. Estas partículas pueden ser desde pequeños aerosoles hasta gotitas respiratorias más grandes.

Cualquier persona puede contagiarse de COVID-19, si respira cerca de una persona infectada o si toca una superficie contaminada y, seguidamente, se toca los ojos, la nariz o la boca. El virus se propaga más fácilmente en espacios interiores o en aglomeraciones de personas. Por tal razón, las medidas de bioseguridad continúan vigentes.

https://www.who.int/es/news-room/q-a-detail/coronavirus-disease-covid-19-how-is-it-transmitted

En el informe “Monitoreo de la vacunación contra COVID-19: recomendaciones sobre recopilación y uso de datos de vacunación: orientaciones provisionales”, publicado recientemente por la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, demuestra que las medidas de salud pública y sociales, son cruciales para contener la transmisión de la COVID-19.

El informe recalca la importancia de la vacunación contra el COVID-19, esta medida ya ha comenzado en la mayoría de los países, lo que brinda la posibilidad de reducir significativamente la enfermedad grave y la mortalidad. Los estudios observacionales iniciales posteriores a la distribución de las vacunas, sugieren que estas pueden proteger contra la infección, reducir la transmisión y los ingresos a las unidades de cuidados intensivos.

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/340450/WHO-2019-nCoV-vaccination-monitoring-2021.1-spa.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Lavado correcto y constante de manos

Los protocolos de la OMS, sobre la bioseguridad en la atención sanitaria impulsan la promoción y el mejoramiento de los mismos a nivel mundial mediante el lavado de manos dentro de los establecimientos de salud por parte del personal sanitario, motivo que se encuentra llamado a ser ejemplo y difusor de las técnicas e importancia de un adecuado lavado de manos.

Desde que el coronavirus se extendiera a nivel mundial, el simple hábito de lavarse las manos con agua y jabón ha tomado especial importancia y se ha vuelto mucho más frecuente en nuestra vida diaria. Esta simple práctica permite eliminar cualquier virus y/o bacterias alojadas en las manos, muñecas y antebrazos.

La efectividad del lavado de manos en conjunto a las otras normas de bioseguridad establecidas por la OMS, demuestran su efectividad. La manera correcta del lavado de manos se basa en once sencillos pasos en un proceso que debe durar entre cuarenta y sesenta segundos, según esta organización:

  • Moja las manos con agua.
  • Deposita en la palma de la mano jabón suficiente para cubrir ambas manos.
  • Frota las palmas de las manos entre sí.
  • Después, frota la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos. Repite el proceso a la inversa.
  • Con los dedos entrelazos, frota las palmas de las manos entre sí.
  • Frota el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta mientras agarras los dedos.
  • A continuación, frota con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha.
  • Frota la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la izquierda realizando un movimiento de rotación. Repite el proceso con la otra mano.
  • Enjuaga ambas manos con agua.
  • Para lavarse las manos de forma completamente higiénica, si es posible, seca las manos con una toalla desechable.
  • Utiliza la toalla para cerrar el grifo.

Uso de mascarillas

Según la OMS, El uso de la mascarilla debe ir siempre acompañado de otras medidas de prevención y control de infecciones, como el distanciamiento físico de al menos dos metros, la higiene de manos, evitar tocarse la cara y las precauciones al toser y estornudar en la parte interna del codo.

Limitar la estancia en espacios cerrados o abarrotados, garantizar una ventilación adecuada de los entornos cerrados y limpiar periódicamente las superficies que se tocan también son medidas de precaución fundamentales que conviene aplicar.

Por lo tanto, las mascarillas deben considerarse un componente de un conjunto de intervenciones, ya que son insuficientes para proporcionar una protección adecuada frente a la infección o una prevención de la transmisión cuando se utilizan aisladamente. Es decir, cuando solamente se hace uso de ellas, sin las medidas descritas anteriormente.

Además, las mascarillas no médicas/de tela deben lavarse a diario, mientras que las mascarillas médicas deben retirarse y sustituirse cuando se ensucien, se mojen o resulte difícil respirar a través de ellas y, en todo caso, deben desecharse después de un día de uso.

Según el National Institute for Occupational Safety & Health, NIOSH, las mascarillas de respiración de mayor disponibilidad que cumplen con un estándar internacional son las KN95, sin embargo, se debe evitar el uso de mascarillas KN95 con válvulas de respiración, ya que estas permiten el paso de las gotitas respiratorias que contienen el virus.

Otros ejemplos de mascarillas aprobadas por el NIOSH, incluyen mascarillas de primer nivel; DL2, DL3, DS2, DS3, FFP2, FFP3, KN100, KP95, KP100, P2, P3, PFF2, PFF3, R95 y las especiales. Cuando haya suministros disponibles, las personas pueden optar por utilizar estas mascarillas en lugar de una mascarilla común.

https://docs.bvsalud.org/biblioref/2020/05/1095749/rm_248-2020-minsa.pdf

Un mito por parte de un sector de la población referente a las mascarillas y el dióxido de carbono no expulsado que podría ser perjudicial para la salud, es aclarado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, quienes explican que el dióxido de carbono es expulsado incluso portando una mascarilla y esta no significa ningún riesgo para la salud.  

“Las moléculas de CO2 son lo suficientemente pequeñas como para pasar fácilmente a través de las mascarillas de cualquier material. Por otra parte, las gotitas respiratorias portadoras del virus que causa el COVID-19 son mucho más grandes que las de CO2, por lo que no pueden pasar tan fácilmente a través de las mascarillas que están bien diseñadas y son utilizadas de forma correcta”.

Al portar su mascarilla evite:

  • Espacios a los lados de la cara o la nariz
  • Válvulas de respiración o ventilación u otras aberturas.
  • Una sola capa de tela o hechas de tela delgada que no bloquea la luz.
  • Espacios a los lados de la cara o la nariz, es decir, no tenga un ajuste hermético. 
  • Que la mascarilla tenga material húmedo o sucio.
  • Tocar la mascarilla cuando la tiene puesta. Si debe tocar/ajustarse la mascarilla con frecuencia, quiere decir que no se ajusta bien a su cara y posiblemente deba buscar otro tipo de mascarilla o hacerle algún ajuste.

La adquisición, distribución y gestión de las mascarillas en las comunidades y actividades sanitarias deberían ser parte integrante de una estrategia nacional de prevención del SARS-CoV-2 dirigida por el ministerio de salud, y deberían incluir a todas las partes interesadas pertinentes.

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/342536/WHO-2019-nCoV-IPC-Masks-Comm-health-care-2021.1-spa.pdf

Distanciamiento físico

El distanciamiento físico es una práctica de salud pública que tiene como objetivo evitar que las personas enfermas entren en contacto cercano con personas sanas para reducir las oportunidades de transmisión de enfermedades. Puede incluir medidas a gran escala como cancelar eventos grupales o cerrar espacios públicos, al igual que decisiones individuales como evitar las multitudes.

La doctora Corinn Cross, es portavoz de la American Academy of Pediatrics (AAP) y fomar parte del Consejo de Comunicaciones y Medios de la Academia, afirma que el COVID-19 se propaga fácilmente a través del contacto físico de persona a persona. Esta es la razón por la cual es importante reducir las formas como las personas entran en contacto con otros.

También, sugiere que una manera eficaz de evitar contagiarse por COVID-19 es quedarse en casa lo más posible y evitar lugares públicos conglomerados donde se dificulta mantener un espacio sano entre las personas.

“La cuarentena es el término usado si usted ha estado en contacto cercano (cerca de 2 metros) de una persona con COVID-19, pero todavía no ha dado positivo en la prueba. Se les pide a estas personas que permanezcan alejadas de los demás durante 14 días o más para asegurarse de que no propaguen el virus durante el periodo anterior a la enfermedad o periodo de incubación”. Explica.

La doctora recomienda:

  • Evitar estar en espacios con aglomeraciones como restaurantes, bares, gimnasios o cines aumenta su riesgo de COVID-19.
  • En lo posible, evite los espacios cerrados donde no hay circulación de aire fresco del exterior.
  • Si está en interiores, abra las puertas y ventanas para que ingrese aire fresco, si es posible.
https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/COVID-19/Paginas/Social-Distancing-Why-Keeping-Your-Distance-Helps-Keep-Others-Safe.aspx

La OMS ha notificado brotes en: restaurantes, ensayos de coros, clases de gimnasia, clubes nocturnos, oficinas y lugares de culto en los se han reunido personas, con frecuencia en lugares interiores abarrotados en los que se suele hablar en voz alta, gritar, resoplar o cantar.

Se ha demostrado que los riesgos de contagio con el virus de la COVID-19 son más altos en espacios abarrotados e insuficientemente ventilados en los que las personas infectadas pasan mucho tiempo juntas y muy cerca unas de otras. En esos entornos el virus se propaga con mayor facilidad por medio de gotículas respiratorias o aerosoles, por lo que es aún más importante adoptar precauciones.

El doctor David Goldberg es Internista y Especialista en Enfermedades Infecciosas del NewYork-Presbyterian Medical Group Westchester y Profesor Auxiliar de Medicina en la Vagelos College of Physicians and Surgeons de Columbia University, aconseja que: “Si hay miembros de su hogar que están en riesgo de contraer la enfermedad, ya sea por su ocupación o no siguen las medidas recomendadas cuando están fuera del hogar, debe distanciarse socialmente de ellos cuando estén en casa”.

Uso de alcohol y gel de manos

Los desinfectantes de manos son regulados como medicamentos de venta libre (es decir, no requieren receta médica) por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU, FDA. Si una persona usa desinfectantes de manos a base de alcohol, debe leer y seguir las instrucciones de uso en la etiqueta de información sobre el medicamento, particularmente la sección de advertencias.

Durante esta pandemia del coronavirus, los centros de control de envenenamientos han tenido un aumento en las llamadas sobre la ingestión accidental de desinfectante de manos, por lo que es importante que los adultos vigilen el uso de los niños pequeños. La FDA descubrió graves problemas de seguridad con algunos desinfectantes de manos durante las pruebas. Esto incluye algunos desinfectantes de manos:

  • Contaminados con tipos de alcohol potencialmente tóxicos.
  • Que no contienen suficiente ingrediente activo (alcohol etílico o alcohol isopropílico).
  • Con etiquetas que contienen afirmaciones falsas, engañosas o no comprobadas.

Las recomendaciones de la FDA para el correcto uso de desinfectantes para manos son las siguientes:

  • Si no hay agua y jabón disponibles, se puede utilizar alcohol en gel con las manos secas, sin polvo y que no estén visiblemente sucias.
  • No todos los alcoholes gel son efectivos. La recomendación es utilizar aquellos con una base de alcohol entre 60% y 80%. La preparación más efectiva al 70 %.
  • Se debe colocar un poco de gel y este debe esparcirse por ambas manos. Al igual que el lavado de manos, el alcohol gel debe pasarse entre los dedos, en la palma y en la parte superior de las manos. No es solo un “sobajeo” entre las palmas.
  • Se debe evitar ser aplicado en zonas sensibles o dañadas de la piel, mucosas o heridas abiertas.
  • Se debe dejar secar. Después de aplicar correctamente, deja secar al menos un minuto las manos antes de volver a tocar cualquier cosa.

Si solo se utiliza el alcohol gel para desinfectar las manos, las personas no se están protegiendo bien del virus. Se reitera que cada medida individualmente no cumple una mayor eficacia, por tal razón los usos correctos de los protocolos de bioseguridad deben cumplirse para detener el contagio masivo.

https://www.fda.gov/consumers/articulos-en-espanol/uso-seguro-de-desinfectantes-para-las-manos

Reducir el riesgo de contagio por COVID-19:

La OMS, especifica que es mucho lo que podemos hacer protegernos y proteger a nuestros seres queridos contra el COVID-19. Asimismo, que es de suma importancia conocer los riesgos y reducirlos con la ayuda de las siguientes precauciones básicas:

  • Siga las orientaciones locales: Tome conocimiento de las orientaciones de las autoridades nacionales, regionales y locales, a fin de contar con la información más pertinente al lugar en que se encuentre.
  • Guarde la distancia adecuada: Manténgase al menos a un metro de otras personas, incluso aunque no parezcan estar enfermas, puesto que es posible tener el virus sin manifestar síntomas.
  • Póngase mascarilla: Utilice una mascarilla de tres capas que se ajuste bien, especialmente cuando no sea posible mantener la distancia física, o en interiores. Límpiese las manos antes de ponerse y quitarse la mascarilla.
  • Evite los lugares concurridos, los interiores mal ventilados y el contacto prolongado con otras personas. Pase más tiempo al aire libre que en interiores.
  • La ventilación es importante: Abra las ventanas de los lugares cerrados con el fin de aumentar el volumen de aire exterior.
  • Evite tocar superficies, especialmente en entornos públicos o en los establecimientos de salud, por si las ha tocado alguna persona con COVID-19. Limpie periódicamente las superficies con desinfectantes normales.
  • Lévese frecuentemente las manos con agua y jabón o con un gel hidroalcohólico. De ser posible, lleve consigo gel hidroalcohólico y utilícelo con frecuencia.
  • Al toser o estornudar, cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo y tire inmediatamente los pañuelos usados en una papelera cerrada. A continuación, lávese las manos o desinféctelas con gel hidroalcohólico.
  • Vacunarse: Vacúnese, siga las orientaciones y recomendaciones oficiales sobre la vacunación.

Según el comunicado #269 de SINAGER, hasta la fecha se encuentran 842 personas hospitalizadas a causa del COVID-19 en Honduras, de las cuales 427 están en condición estable, 351 en condición grave y 64 en unidad de cuidados intensivos. Y solo en este año 2021, se registran un total de 239,702 contagios y 6,521 fallecidos a causa de este virus.

Es importante aclarar que los protocolos no son infalibles, sin embargo, la probabilidad de contagio será mucho menor si de forma responsable nos comprometemos a cumplirlos.
Todas las orientaciones técnicas sobre el COVID-19 son publicadas por la OMS, se actualizan periódicamente a medida que se dispone de nuevas pruebas sobre la transmisión del virus y sobre las medidas de salud pública para la prevención del COVID-19.

Esta publicación fue realizada con el apoyo del Fondo de Respuesta Rápida para América Latina y el Caribe organizado por Internews, Chicas Poderosas, Consejo de Redacción y Fundamedios. Los contenidos de los trabajos periodísticos que aquí se publican son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de las organizaciones.

 263 total views,  4 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here