Tres meses después del evento electoral que alcanzó la mayor participación ciudadana, la Misión europea presentó 23 recomendaciones para la lectura, el análisis, la discusión y ojalá, la toma de decisiones por parte del Congreso Nacional, con la asistencia técnica del Consejo Nacional Electoral y del Tribunal de Justicia Electoral, para incorporarlas en la normativa y mejorar las prestaciones de ambos organismos electorales y por ende, mejoren las calificaciones en los indicadores de  transparencia y de integridad electoral.

Entre otras recomendaciones, la Misión encontró incoherencias y deficiencias en la legislación actual. Lo anterior, producto de la instrumentalización que tres partidos políticos realizaron al conformar una nueva ley electoral “a su medida”, dejando pasar la oportunidad de conformar una norma más inclusiva y plural, consecuente con los principios que rigen el sistema electoral para el fortalecimiento de esta democracia todavía incipiente.

Para los europeos es todavía una necesidad ingente de independizar el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral (y para el país también), considerando las recomendaciones de años atrás que no salen de ser una mera “lista de deseos electorales” y hoy, para colmo de males, presumen de la influencia política partidista-sectaria, alejada a distancia exponencial de constituirse en instituciones de altas prestaciones técnicas y profesionales.

Es una constante la intención de garantizar la independencia financiera de organismo electoral donde los fondos estén disponibles por origen y no dependan del capricho de terceros, que derivan usualmente, en “excusas” para el incumplimiento de las garantías que la administración de eventos comiciales deben tener.

El Consejo Nacional Electoral no debe volver a renunciar al delegar en los partidos políticos su responsabilidad constitucional de seleccionar, capacitar y apoyar de forma coherente a todo el personal electoral para garantizar una organización y gestión independiente, imparcial y eficiente de las elecciones. En este asunto, la única manera de mejorar tal disfuncionalidad de la que gozamos como único país en el mundo donde los representantes de los partidos políticos, cuentan los votos, pasa obligatoriamente porque los partidos mayoritarios enquistados en la juntas receptoras de votos, se ausenten por obligación de esa responsabilidad y las juntas sean conformadas con hombres y mujeres, en su condición primaria y fundamental de ciudadanos (con derecho al nombre y la nacionalidad), sin deber sumisión a ninguna institución partidista.

El CNE debe mejorar la estrategia de divulgación de la información pública que promueva  transparencia con la divulgación de la información rápida y completa de todas las decisiones administrativas que se tomen los Consejeros electorales. En ese mismo sentido, recomiendan que las reuniones con el Consejo Consultivo de los partidos políticos, sean en tiempo y forma durante las etapas pre, durante y post electoral en atención a cumplir con el derecho a la información pública como pilar de la construcción democrática.

Los europeos desde el 2013, insisten en los temas relacionados con la inclusión electoral de los grupos poblacionales en condición de vulnerabilidad y recomiendan eliminar las restricciones al derecho al sufragio universal; habilitar el voto facultativo para que los ciudadanos no inhabilitados en sus derechos, que estén ejerzan el sufragio; así como, el voto en hospitales y otras condiciones especiales que dificulten su participación en el proceso electoral.

Recomiendan mejorar el acceso de los pueblos indígenas y afrohondureños al nuevo Documento Nacional de Identificación y a nivel de grupos de la diversidad sexual, facilitar el uso del nombre asumido, como sucede en Brasil.

Es una constante repetitiva la observación para que el CNE incluya de manera consistente a los votantes con discapacidad en el proceso de votación en igualdad de condiciones, priorizar las formas autónomas de votación y aplicar medidas de ajustes razonables en las juntas receptoras de votos. Lamentablemente en este reciente proceso 2021, los avances en esta materia desde el 2013, se vieron “detenidos” o en el peor de los escenarios, “detenidos y/o retrasados” por desinterés, la ausencia de conocimiento en la temática y la omisión de la sensibilidad social en la temática de los tomadores de decisiones en la jerarquía, sus asesores y sus mandos intermedios.

El Consejo Nacional Electoral debe tomar la decisión política de apoyar a la oficina especializada en Inclusión Electoral para que se retomen los esfuerzos iniciados en el 2009 y se amplíen los avances del 2013 y 2017.

En materia de fiscalización de las campañas, las recomendaciones a la Unidad de Fiscalización del Financiamiento de Campañas (UFTF), pasan por prevenir y sancionar el uso indebido de los recursos administrativos e implementar, de manera oportuna, medidas disuasivas contra el incumplimiento de las disposiciones de financiamiento de las campañas. Así como, mejorar las  disposiciones en la financiación del Estado a los partidos políticos.

A la regulación de redes sociales e internet, y hacer efectivo que los medios de comunicación estatales  asignen a través del CNE, los  espacios gratuitos para partidos y candidatos, así como, una  serie de medidas orientadas a la creación de los espacios gratuitos de construcción democrática y electoral.

La Misión recomienda que el Congreso Nacional, con la asesoría y opinión calificada del CNE , se deben aprobar las disposiciones legales y sus mecanismos para proteger a las mujeres de la violencia política de género.

Con el avance en la creación del Consejo Nacional Electoral y del Tribunal de Justicia Electoral, se debe completar la reforma con la aprobación de la Ley de Procedimiento Electoral, suspendida desde el Congreso anterior por la conflictividad política para que está instancia sea la única y también la última en la materia contenciosa electoral , eliminando así, el espectro negativo de la gestión de la sala constitucional de antes y la de ahora.

La misión europea recomienda un sistema de tabulación de resultados con características de trazabilidad y mecanismos reforzados de control de resultados. Agrego, de la necesidad urgente por establecer mecanismos de verificación que generen robustez informática para alcanzar resultados que mejoren sustancialmente la transparencia e integridad electoral y sus indicadores vigentes.

Las recomendaciones son eso, recomendaciones y deben ser revisadas por el organismo electoral y por los diputados en el Congreso Nacional, los escenarios siempre han sido y son: (1) que las tomen en cuenta y las incorporen o (2) que las lean y que en el modelo de gestión de siempre, las omitan, las olviden y cuatro años más tarde vuelvan al ruedo, como algunas de esas 23 que todavía son cíclicas y también repetitivas.

Mi voto no rural, porque acontezca el primer escenario y entonces, reforcemos la nueva ley electoral para que sea incluyente, democrática y trascienda del beneficio tripartito que reclaman e imponen derechos de autor y demás.

De William Blake: “Nunca perdió más tiempo el águila que cuando escuchó los consejos del cuervo”.

Denis Fernando Gómez Rodríguez

Honduras; Centro América

4 de abril de 2021

 446 total views,  2 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here