Pese a que el tema de la salud mental está siendo abordado en diferentes espacios, es importante señalar que los gobiernos tienen que crear políticas que de verdad solucionen y den respuesta a las sociedades ante estos flagelos

Por Kevin Contreras* / Reportar Sin Miedo

Tegucigalpa, Honduras. Es alarmante que, en Honduras, los primeros días de 2022 han iniciado con cuatro suicidios. Sin duda, el nuevo gobierno tiene un desafío enorme en temas de salud mental, ya que se deben abordar y tratar con sistemas de calidad y acceso gratuito a toda la población.

Se sabe que en una sociedad donde impera la desigualdad y el 74% de la población está en condiciones de pobreza, se toma la ligera decisión de un suicidio como una alternativa.

Es reprochable que, en un hospital público, las personas tarden años para obtener una cita y, en el peor de los casos, sean cada cuatro a seis meses, sin darle una continuidad eficiente a las y los pacientes.

Cabe destacar que los centros asistenciales no dan oportunidades de que psicólogos y psicólogas puedan ofrecer ayuda de manera gratuita; en cuanto a las condiciones psiquiátricas, parece que esto va más allá de un negocio farmacéutico sin la necesidad de buscar métodos de terapia natural, donde parece ser que «drogar» a las personas que padecen de trastornos mentales es la única solución.

Pese a que los trastornos mentales son sistémicos, no todas las personas pueden acceder al sistema y aquellos que acceden al «público» tienen que llevar un control arcaico y sin respuestas claras para mejorar su salud mental.

Mujeres violentadas bajo el acoso en todos los aspectos, comunidad LGBTIQ+, donde cada día se ven crímenes de odio, factores como la pobreza, inseguridad, migración, entre otras, hacen que la inoperancia del sistema de salud los alcance.

La Organización Mundial de la Salud hasta el 2017 registraba que más de 260 millones de personas padecían solo el trastorno de ansiedad.

Para finalizar, sabemos que vivimos en una sociedad donde acceder a tener un sistema que ofrezca ayuda en temas de salud mental digna y eficiente se convierte en un privilegio. Esperamos que las nuevas autoridades atiendan este flagelo de inmediato, porque entra la interrogante. ¿Lo que tenemos los hondureños realmente es un sistema de salud de calidad?


Imagen

*Kevin Contreras es periodista y analista hondureño.

 3,868 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here