Reproducido por el  Dr. HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

CONTINUACIÓN   1884 Desempeña un puesto en la secretaría privada de la Presidencia de Nicaragua durante el período de Adán Cárdenas y trabaja en la Biblioteca Nacional que dirige el poeta Antonio Aragón. Miembro de la comitiva que asiste al encuentro de los presidentes de Nicaragua y Salvador, que se verifica en San Juan del Sur y Corinto. Intensas lecturas en la Biblioteca Nacional ( la Biblioteca de Autores Españoles, de la colección Rivadeneyra). Colabora con el Diario de Nicaragua, El Ferrocarril y sobre todo en El Porvenir de Nicaragua. Escribe los poemas “Epístola a Juan Montalvo” y “Epístola a Ricardo Contreras”, éste último en respuesta a los dos artículos críticos que publicara Contreras sobre “La Ley escrita de Rubén Darío” en El Diario Nicaragüense.

[1]Rubén Darío en 1884

1885 Continúa su tarea en la Biblioteca Nacional y según la leyenda aprende de memoria el Diccionario de la Real Academia. Ante las pretensiones unionistas del presidente de Guatemala Justo Rufino Barrios, el gobierno conservador nicaragüense se le opone y Darío contribuye con poemas patrióticos y un “Himno de Guerra”. Escribe poemas y cuentos, entre ellos Víctor Hugo y la Tumba  con motivo de la muerte del maestro francés, “A las Orillas del Rhin”, “Las Albóndigas del Coronel”. Entrega a los talleres de la Tipografía Nacional su libro Epístolas y Poemas, que no se publicará hasta 1888 con el título Primeras Notas.

1886 En enero aparece El Imparcial de Managua, bajo la dirección de Darío, Pedro Ortiz y Eugenio López. “A causa de la mayor desilusión que pueda sentir un hombre enamorado, resolví salir de mi país” (Autobiografía).El general y poeta salvadoreño Juan Cañas que había sido diplomático en Chile lo decide: “Vete a Chile. Es el país donde debes ir. Vete a nado, aunque te ahogues en el camino”. Embarca en Corinto (5/V) en el Uarda y arriba a Valparaíso el 24/VI. Publica “La Erupción del Momotombo” en El Mercurio (16/VI) y en colaboración con Eduardo Poirier (“fue entonces, después y siempre, como un hermano mío”) escribe la novela Emelina para el certamen de La Unión de Valparaíso. Se traslada a Santiago y se incorpora a la redacción de La Época (dir. Eduardo MacClure) donde conoce a la élite intelectual santiaguina (Luis Orrego Luco, Manuel Rodríguez Mendoza, Narciso Tondreau, etc.) y hace amistad con Pedro Balmaceda Toro, hijo del presidente (10/XII).

1887 Retorna a Valparaíso donde es nombrado inspector de la Aduana. Se publica Abrojos (Santiago, Imprenta Cervantes) y colabora en la Revista de Artes y Letras. Participa en el Certamen Varela y obtiene el primer premio con el Canto Épico a las Glorias de Chile y un accésit por las Rimas. Se publica también la novela Emelina que no obtuvo premio. Vuelve a Santiago y a fin de año se traslada a Valparaíso nuevamente. Escribe “Anagké”, “Autumnal”, “El Fardo”, “Invernal”, “El Velo de la Reina Mab”, “El Rey Burgués” y “La Ninfa”.

 “La impresión que guardo de Santiago en aquel tiempo, se reduciría a lo siguiente: vivir de arenques y cerveza en una casa alemana para poder vestir elegantemente, como correspondía a mis amistades aristocráticas”(Autobiografía).

1888 Colaboraciones en El Heraldo de Valparaíso y en La Libertad Electoral de Santiago donde aparece su artículo “Catulo Méndez (sic). Parnasianos y decadentes” (7/IV): “Juntar la grandeza a los esplendores de una idea en el cerco burilado de una combinación de letras; lograr no escribir como los papagayos hablan sino como las águilas callan; tener luz y color en un engarce, aprisionar el secreto de la música en la trampa de plata de la retórica”. Muere José Victorino Lastarria sin escribir el prólogo a su libro, tarea que recaerá en Eduardo de la Barra (20, 21/VIII). Aparece Azul…que será considerado punto de arranque del modernismo hispanoamericano, reuniendo poemas y cuentos del período chileno. Decide regresar a Nicaragua, pero antes consigue su anhelado cargo de corresponsal de La Nación de Buenos Aires, periódico en que colaboraban Martí y Groussac, además de Santiago Estrada, “mis maestros de prosa”. Muere su padre Manuel García Darío (5/XI).

1889 Se embarca de Valparaíso (9/II) a Corinto, haciendo una breve estadía en Lima, donde visita a Ricardo Palma y al General Eloy Alfaro. Antes de partir escribe su primera corresponsalía para La Nación sobre la llegada del crucero brasileño Almirante Barroso a Valparaíso.

Llega a Nicaragua (6/III) y permanece en León. El 1/V pasa a El Salvador, donde cuenta con la protección del general Francisco Menéndez, presidente de la República y partidario de la Unión Centroamericana, quien lo designa director del periódico La Unión creado para difundir los principios integracionistas. Llega la noticia de la muerte en Santiago de Pedro Balmaceda Toro (1/VII) en cuyo homenaje escribirá una evocación A. de Guilbert, que se publicó al año siguiente en San Salvador: “Iríamos a París, seríamos amigos de Armand Silvestre, de Daudet, de Catulle Méndez, le preguntaríamos a éste por qué se deja sobre la frente un mechón de su rubia cabellera; oiríamos a Renán en la Sorbona y trataríamos de ser asiduos contertulios de madame Adam; y escribiríamos libros franceses!, eso sí”.

1890 Hace campaña “unionista” con un conjunto de artículos que se recogerán póstumamente como Crónica Política. Matrimonio civil con Rafaela Contreras Cañas (21/IV) cuyo complemento religioso es impedido por el cuartelazo de Carlos Ezeta contra el general Menéndez. Sale para Guatemala (27/VI) donde colabora en el Diario de Centro América, antes de pasar a dirigir (8/XII) El Correo de la Tarde. Se publica la segunda edición, ampliada de Azul… (Guatemala, Imprenta La Unión) precedida del estudio que Juan Valera había hecho para sus Cartas Americanas. En su período salvadoreño uno de sus principales amigos fue Francisco Gavidia “con quien penetré en iniciación ferviente en la armoniosa floresta de Víctor Hugo y de la lectura mutua de los alejandrinos del gran francés, que Gavidia, el primero seguramente, ensaya en castellano a la manera francesa surgió en mí la idea de renovación métrica que debía ampliar y realizar más tarde”.

Rubén Darío en Guatemala, 1890. Año del segundo Azul

Rubén Darío en El Salvador junto a sus colegas del periódico La Unión

1891 Manuela Cañas de Contreras y su hija Rafaela llegan a Guatemala y se celebra la boda religiosa en la Catedral (11/II). En su diario colabora el joven Gómez Carrillo a quien Darío consigue una pensión para viajar a España. El gobierno dispone suprimir El Correo de la Tarde cuyo último número sale el 5/VI. Con su suegra y esposa embarca rumbo a Costa Rica (15/VIII) donde Gavidia lo incorpora a la redacción de La Prensa Libre de la que era director.

Nace en San José de Costa Rica su primogénito Rubén Darío Contreras (12/XI). Su protector será el general Lesmes Jiménez quien cancela las deudas del poeta.

1892 Pío Víquez, director de El Heraldo, lo atrae a la redacción del periódico. Al ascender a la presidencia de Guatemala José María Reina Barrios decide trasladarse a ese país. Viaja a Guatemala (11/V) donde no obtiene trabajo. Es nombrado entonces secretario de la delegación que el gobierno de Nicaragua envía a España para las fiestas del IV Centenario del descubrimiento de América (V). Se embarca (24/VI) y hace escala en La Habana donde conoce a Julián del Casal y a Raúl Cay, hermano de la cubana-japonesa. Es su compañero de viaje Luis H. Debayle. Llega a Madrid (VIII) donde se relaciona con los intelectuales peninsulares: Juan Valera, Salvador Rueda (para cuyo libro escribe “Pórtico”), Campoamor, Castelar. Menéndez Pelayo, Núñez de Arce y Emilia Pardo Bazán. Escribe  “A Colón” y “Elogio de la seguidilla”. En noviembre regresa, con escala en La Habana y en Cartagena de Indias donde visita a Rafael Núñez que le promete un consulado en Buenos Aires.

1893 Muere su esposa Rafaela Contreras en El Salvador (26/I) y dos meses después casa en Managua con Rosario Murillo (8/III) en un matrimonio que denunció como unión forzada. Llega a Panamá (3/VI) con su nueva esposa pero ésta regresa pocos días después a Nicaragua. Poco después nacerá Darío, primogénito del matrimonio, que morirá pronto. Viaja a Nueva York donde a fines de mayo conoce a su admirado José Martí, quien lo llama “Hijo!”

Rosario Emelina Murillo: Segunda esposa de Rubén Darío.

Parte para Francia (7/VI) cuya capital desde niño quiso conocer: “Era la ciudad del Arte, de la Belleza y de la Gloria; y, sobre todo, era la capital del Amor”. Gómez Carrillo y más, Alejandro Sawa, lo atienden y puede conocer en un café a Verlaine, así como a Charles Morice y sobre todo a Jean Moreas. En París, “me inicié en aventuras de alta y fácil galantería”. Agotados sus recursos, parte para Buenos Aires a donde llega el 13/VIII incorporándose al personal de La Nación pero escribiendo en La Tribuna y otros diarios. Sus primeros amigos: Enrique de Vedia, José Ceppi (Aníbal Latino), Julio Piquet, José Miro (Julián Martel) y especialmente Roberto J. Payró.

                                                                                                                              CONTINUARÁ


[1] Las imágenes forman parte integral de la cronología y no me responsabilizo por el ©


[1] Bibliografías: i) Anderson, Roberto Roland: Spanish American Modernism: a bibliography. Tucson Univertsity of Arizona Press, 1970; ii) Del Greco, Arnold Armand: Repertorio bibliográfico del mundo de Rubén Darío. New York, Las Américas Publishing Company Co. 1969; iii)  Grattan Doyle, Henry: A Bibliography of Rubén Darío. Cambridge, Harvard University Press, !935; iv)Jirón Terán José: Bibliografía general de Rubén Darío, Managua, UniversidadNacional Autónoma de Nicaragua, 1967; v) Lozano, Carlos: Rubén Darío y el modernismo en España 1888-1920 Ensayo de bibliografía comentada. New York, Las Américas Publishing Co., 1968; vi) Saavedra Molina, Julio: Bibliografía de Rubén Darío. Santiago; separata de la Revista chilena de historia y geografía, 1946; y vii) Wooderidge, Hensley Charles: Rubén Darío, a selective, classifield and annotaded bibliography. Metuchen, N. J. The Scarecrow Press Inc. 1975

 230 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here