Elsa de Ramírez

Es el relacionador público, la imagen de una institución, experiencia que se adquiere a través de la lectura, de asistir a infinidad de seminarios y aumentar los conocimientos sobre la materia, no es sino mediante ese contacto directo con la gente, así como aprender a manejar una oficina, tan vital para mejorar la imagen de un organismo público o privado y mantener la simpatía y atracción hacia el servicio que se presta.

Si nos referimos a la atención al público que a veces se vuelve difícil y delicada.

Es preciso señalar con valor e hidalguía que, aunque existan numerosas técnicas para las Relaciones Públicas, que se puedan usar con ventaja en las entidades gubernamentales, conviene no olvidar que más importante que cualquier técnica, es la calidad de los servicios prestados por la institución

En verdad es muy difícil, pero no imposible, establecer buenas relaciones con el público usuario, si antes de todo, no tenemos algo bueno que ofrecer.

De ahí la imagen, también la forma incomprensible con que se vilipendia y se tergiversa la labor de cualquier organismo ya sea público o privado, cuyas funciones no son lo suficientemente analizadas por la población, que solo exige y a veces hasta calumnia, con tal de desahogar su resentimiento.

La verdad es que en nuestro medio no existen escuelas para formar líderes en este campo de las Relaciones Públicas, ya que algunos han aprendido a través de la comunicación directa con la gente y sus compañeros de labores hacia quienes también deben ir dirigidas las Relaciones Públicas.

A los Periodistas, particularmente les ha tocado algunas veces no solo servir de relacionadores públicos, sino como fotógrafos, camarógrafos, publicistas y hasta locutores.

Sus funciones, si no han sido exitosas, tampoco han sido un fracaso, por cuanto, los periodistas de los diferentes medios algunas veces son benevolentes al publicar toda la información que emana de sus oficinas.

Creemos que, si hay conciencia de la responsabilidad que antecede, para con el público al que sirven, se puede dignificar y engrandecer la función oficial y privada, dándole la verdadera dimensión.

En resumen, el Relacionador Público es la imagen de la institución, si esta figura tan importante no existe, no habrá una representación ante los medios de comunicación, su presencia y responsabilidad son factores fundamentales de la moderna aplicación en el campo de las Relaciones Públicas, ya sea en el concepto gubernamental o privado.

 403 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here