Teresa Mascarenhas muestra la portada de su libro "Latidos".

por Teresa Mascarenhas

Amanece, son las 7:40, y el cielo se viste de rojo bajo una densa nube que rodea
la roca, los vientos de Levante soplan cálidamente mientras la ciudad va
despertándose. Comienzo a caminar al centro de la ciudad desde el Eastern
Beach, situado a unos 10 min a pie, del pintoresco y popular pueblo de la Caleta
conocido como Catalán Bay. Hay muchas historias acerca de esta pequeña cala,
pero diremos que ha sido un pueblo de pescadores durante siglos, principalmente
por pescadores genoveses; aunque debe su nombre al batallón de soldados
catalanes que desembarcaron en sus playas en el 1704.


Gibraltar, en sus 6 Km de largo y 1,2 Km de ancho tiene mucho que contar. Es
sumamente rica en cultura e historia. Con una población aproximada de 33.140
habitantes, situada al sur de la Península Ibérica haciendo frontera con España, es
un territorio británico de ultramar desde 1713. Territorio desde donde se puede
divisar perfectamente España y el norte de África, dos continentes.


Conforme avanzo al centro de la ciudad, puedo observar cómo un turismo
internacional va llenando sus calles, autobuses llenos de turistas con sus cámaras,
sus mochilas y sus inquietas miradas con ganas de conocer y explorar este
rinconcito del mundo. Trabajadores que circulan con paso firme hacia sus trabajos
y que proceden de muchos lugares de España, tales como La Línea de la
Concepción, Algeciras, Tarifa, Los Barrios o incluso países como Polonia,
Inglaterra, Escocia, Irlanda, Francia, Portugal, América entre otros.
Sin olvidar esta maravillosa y entrañable población, constituida por diferentes
culturas y religiones. En Gibraltar conviven británicos, indios, marroquíes, judíos,
españoles con un máximo de respeto hacia sus creencias y cultura. El idioma
oficial es el Inglés, idioma que predomina en las escuelas, televisión, etc, seguido
por el español, aunque la lengua de los miles de gibraltareños, es el llanito, una
mezcla de varias lenguas entre las cuales predomina el inglés y el español. Y su
moneda, la Libra esterlina y la Libra de Gibraltar.
Aunque parezca un territorio pequeño, Gibraltar ofrece a sus visitantes diversas
formas de conocer la roca. Si te apetece un poco de senderismo puedes subir al
monte, (a pie o en teleférico). Allí, gozarás de espectaculares paisajes, flora y
fauna, pero…¡cuidado y presta atención!, en ocasiones te sentirás acompañando
y observado por sus famosos monos, los únicos salvajes y libres en toda Europa
(no debes acercarte mucho a ellos).
Arriba en el monte hallarás lugares donde puedes parar, sentarte y disfrutar de un
tentempié mientras disfrutas del entorno que te rodea. Visitar su castillo moro, o
bien puedes conocer su interior plagado de túneles donde sus murallas te
susurrarán historias que te trasladarán a otros tiempos. Explorar sus cuevas, la
más emblemática es La cueva de San Miguel, donde incluso un guía pueda
acompañarte en la aventura. En esta misma cueva se celebran en ocasiones algunos conciertos, por ella han pasado muchas celebridades como Paco de
Lucía, José Feliciano entre otros.


Y si te quedas por la ciudad, puedes pasear por su centro, tomarte un café
acompañado de un suculento English Breakfast en el Casemates Square, plaza
donde antiguamente fue escenario de algunas ejecuciones y si coincide que es
sábado podrás disfrutar al mediodía de la Ceremonia de Las Llaves, que es sin
duda una de las grandes atracciones y tradiciones que se mantienen vivas,
gracias a la cortesía de la Recreación Militar de Gibraltar.


Puedes caminar hacia el Convento, Palacio del Gobernador, pasando por la
Piazza, por sus impresionantes fortificaciones y por el Cementerio de Trafalgar,
batalla donde murió el famoso Almirante Nelson. Visitar El Faro, donde las aguas
del Mediterráneo y del Atlántico golpean sus rocas y donde a unos metros se alza
cautivadora, la mezquita musulmana…


Sin darme cuenta ha llegado la hora del almuerzo, y… ¿qué se puede comer en
Gibraltar aparte del típico Fish and Chips?


La gastronomía gibraltareña posee mucha influencia inglesa y también andaluza
como el hornazo, aunque podemos encontrar platos genoveses como La calentita,
el rosto o la minestra. Y cómo no, platos llanitos como por ejemplo las tortas de
acelgas y los rollitos. Y no olvides a la hora del té probar unos deliciosos Scones.


En fin, después de este pequeño paseo por Gibraltar voy a relajarme en su mar y
daré un paseo en barco, el día está hermoso y sus aguas tranquilas, quizás pueda
fotografiar algún delfín y desde esa perspectiva pueda de nuevo admirar la belleza
del lugar.

Sobre la autora de este artículo:
 Teresa Mascarenhas, conocida con el nombre de Mo Anam Cara, nació
un 25 de Noviembre en La Línea de la Concepción (Cádiz, España),
actualmente tiene su lugar de residencia en Gibraltar. Cursó estudios de
Educación Infantil. Autora de la antología poética “Latidos” y componente
del grupo musical de composiciones originales llamado Mo Anam Cara,
nombre que a la vez utiliza como seudónimo a la hora de escribir poesía.

En el siguiente enlace Teresa, nos habla de su reciente libro publicado titulado
“Latidos”: https://youtu.be/dMBZndc1VEY

Redes sociales:
 Youtube
 LinkedIn


En esta fotografía aérea se puede admirar al fondo el norte de África; en el centro el Peñón de Gibraltar, y más a la derecha la ciudad de La Línea de la Concepción (Cádiz, España). Foto: J.M. Piris©.

Foto tomada desde uno de los miradores situados en la parte alta de Gibraltar.

Hay multitud de caminos en la Roca perfectamente preparados para caminar por ellos, que te llevan a innumerables lugares de interés e inigualable belleza. Foto:Teresa Mascarenhas, Abril 2019.

 554 total views,  2 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here