Por: Elia Castellón

Ante denuncias científicas del deterioro del planeta Tierra y sus ecosistemas, la conmemoración del Día de la Tierra ha tomado mayor relevancia en las nuevas generaciones, optando por alternativas eco-amigables para contrarrestar el daño que durante muchos años ha sufrido el planeta; estos daños provenientes principalmente de las grandes industrias y proyectos que provocan contaminación de ríos, océanos, tierras y hábitats de muchas especies.

La primera vez que se celebró el Día de la Tierra fue en 1970 cuando cerca de 20 millones de personas salieron a las calles de Estados Unidos para protestar contra los derrames de petróleo y la contaminación de los ríos. Aunque fue en 2009 cuando la ONU decretó su conmemoración cada año.

La protección de los recursos naturales es un reto, principalmente en Honduras.

Honduras, es considerado uno de los países más peligrosos del mundo para aquellas personas que defienden el derecho a la tierra, el territorio y el medio ambiente. Según Global Witness: “No hay ningún lugar en el que sea más probable morir asesinado por enfrentarse a las empresas que acaparan la tierra y destruyen el medio ambiente que en Honduras”. 

Billy Kyte, jefe de campañas de Global Witness, lamenta que en Honduras: “Hemos documentado innumerables ataques y amenazas escalofriantes, entre ellos la brutal agresión de unos soldados a unas mujeres embarazadas, niños a los que la policía apuntó con un arma e incendios provocados contra los hogares de aldeanos, mientras asesinos a sueldo siguen campando a sus anchas en las comunidades de sus víctimas”.

https://www.globalwitness.org/en/campaigns/environmental-activists/honduras-el-pa%C3%ADs-m%C3%A1s-peligroso-del-mundo-para-el-activismo-ambiental/

Las violaciones a los derechos humanos y la degradación ambiental están particularmente generalizadas en el contexto de proyectos extractivos y de infraestructura a gran escala. A pesar de la existencia de estándares internacionales y leyes con la intención de proteger a individuos y comunidades, estos derechos son a menudo el centro del conflicto cuando los grandes intereses quieren explotar los recursos naturales que encuentran dentro y debajo de territorios tradicionales, afirma el Peace Brigades International, PBI,Honduras.

Por esta razón, desde PBI, hacen un llamado a brindar protección a las personas defensoras de los territorios y recursos naturales: “Creemos que una cultura de respeto para los derechos humanos solo se logra cuando aseguramos que estas personas están seguras y pueden seguir incidiendo en favor de los derechos humanos, el marco legislativo internacional se mantiene y se pueden proteger y respetar los derechos de las personas.

También, señalan que  los defensores del medio ambiente de Honduras “están en riesgo por los poderosos intereses económicos y políticos detrás de la destrucción medioambiental, como la imposición de proyectos extractivistas, la agricultura de gran escala u otros sectores que buscan explotar los recursos naturales para el beneficio económico”. 

https://pbi-honduras.org/es/news/2019-09/proteger-las-personas-que-protegen-el-medioambiente

Berta Cáceres, Carlos Luna, Blanca Jeannette Kawas, Carlos Escaleras Mejía, María Enriqueta Matute, Armando Fúnez Medina y Ricardo Soto Fúnez, son algunos de los activistas ambientales asesinados en Honduras. Un elemento paralelo de la crisis que sufren los ambientalistas es el alto índice de inseguridad que impera en Honduras, demostrado en las cifras registradas por el Observatorio de la Violencia de la UNAH.

Global Witness exhorta a los gobiernos de los países afectados por violencia de los defensores medioambientales a:

  • Aumentar la protección de los activistas de la tierra y el medio ambiente que están en peligro de sufrir actos de violencia, intimidación o amenazas.
  • Investigar los delitos, incluyendo a sus “cerebros” corporativos y políticos aparte de a los asesinos, y llevar a los autores ante la justicia.
  • Defender el derecho de los activistas a negarse a la realización de proyectos en su tierra y garantizar que las empresas pidan de forma proactiva el consentimiento de las comunidades.
  • Solucionar las causas subyacentes de la violencia contra los defensores, reconociendo oficialmente los derechos de las comunidades sobre la tierra y combatiendo la corrupción y las actividades ilegales que afligen a los sectores de los recursos naturales.
https://www.globalwitness.org/en/reports/terreno-peligroso/

Contexto mundial

La ONU manifiesta que pese a los esfuerzos actuales, la biodiversidad se está deteriorando en todo el mundo a un ritmo sin precedentes en la historia humana. Se estima que alrededor de un millón de especies animales y vegetales se encuentran actualmente en peligro de extinción.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, cada cuatro meses una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos y de éstas el 75% proviene de animales. “Esto demuestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental.”

La profesora adjunta del Instituto de Recursos Mundiales en Washington DC, Amy Cassara, analiza las tendencias globales del medio ambiente. Amy, señala que desde el comienzo del Día de la Tierra, la conciencia ambiental ha pasado de ser una cuestión marginal a convertirse en toda una preocupación general.

Con este panorama general y el escenario del coronavirus, nuestra prioridad inmediata es evitar la propagación de COVID-19, pero a largo plazo, es importante abordar la pérdida de hábitat, biodiversidad y brindar la importancia que se merecen a los casos relacionados con los retos que enfrentan los defensores del ambiente al realizar su trabajo.

 188 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here