En Alta Voz

San Pedro Sula, Honduras. – Alegría, satisfacción, cercanía y empatía, son las emociones que pudimos observar en nuestra reciente visita al Asilo de Ancianos Perpetuo Socorro, al conversar con la nueva directora, la doctora Ana María Garrigó Fajardo.

“Soy la doctora del pueblo, graduada en Cuba en medicina general, con formación en epidemiología y VIH, cursando estudios de maestría en geriatría. Altruista y con muchos retos por cumplir, para ver el país salir adelante”. Así se describe Garrigó, a dos meses de fungir como directora del asilo.

“Doctora, cuando pueda me regala un minuto, me gustaría decirle algo” le dijo una de las ancianas que vive en el asilo, la nueva directora le respondió; “cuando usted lo desee, yo estoy para servirles y pueden hablar conmigo en el momento en que lo soliciten”. Desde el primer día, así es la cercanía que demuestra con un rostro humano, para mejorar la calidad de vida de 59 adultos mayores con un promedio de edad entre 60 y 98 años, 25 mujeres y 34 hombres.

Más de un millón de personas en la tercera edad

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), las características demográficas, de acuerdo a los datos de la Encuesta permanente de hogares de propósitos múltiples, para octubre de 2021, la población de 60 años y más es de 1,106,923 personas, del total de esta población el 45.5 % son hombres y el 54.5 % mujeres. Del total de esta población, el área rural es donde mayor población se localiza un 44.6% a diferencia de San Pedro Sula donde existe menos población mayor, un 7.3%.

Exclusión, discriminación y desigualdad destacan en la población adulta mayor

El proceso de envejecimiento de Latinoamérica se da en un contexto de pobreza, una aguda desigualdad del ingreso, un escaso desarrollo institucional y una persistente inequidad social. Por ejemplo, en áreas urbanas más de la mitad de los países registran una proporción de adultos mayores por encima de 30%. Adicionalmente, la situación no da vistas a la mejora, ya que la mayoría de los países no han establecido sistemas de seguridad social que permitan a la acumulación de recursos a lo largo de toda la vida y permitan contar con recursos suficientes para disfrutar la vejez.

El envejecimiento es tratado de una manera excluida, debido a que no existe un sistema de educación que busca crear una imagen positiva de la vejez; el reconocimiento de los valores; y la experiencia de vida de aquellos que han alcanzado edad avanzada.

El envejecimiento en Latinoamérica: retos y compromisos (alanrevista.org)

En Honduras un alto porcentaje de las personas viviendo en la tercera edad son discriminadas hasta por sus mismos familiares, viven en abandono y miseria, a pesar de que existe una Ley de la Tercera Edad, esta no se cumple en su totalidad. Los huracanes Eta e Iota incrementaron esa vulnerabilidad, la directora del asilo compartió que un anciano sin familia fue trasladado de un albergue hasta el Perpetuo Socorro.

Por otra parte, la pandemia por el Covid19 afectó directamente a los adultos mayores desde el inicio, En Honduras, según las estadísticas del Observatorio Demográfico Universitario, al 09 de noviembre de 2020, las personas de la tercera edad no representaban el mayor porcentaje de contagios, pues de los más de 100,000 casos confirmados, sólo se registraba el 15 % en este grupo etario, pero sí se identificaba el mayor número de muertes con un 61 %.

Durante el primer año de la pandemia en 2020, se reportó un alto contagio en pacientes del asilo, actualmente en 2022, las medidas de bioseguridad son permanentes y los tamizajes son frecuentes y no se han presentado muertes por Covid19.

Amplias instalaciones divididas en áreas, entre hombres y mujeres, así como áreas de convivencia comunes.

La Ley Integral de Protección al Adulto Mayor y Jubilados Decreto 199-2006 fue publicada en el Diario Oficial la Gaceta No. 31, 361, del 21 de Julio 2007.

Esta Ley tiene como finalidad fomentar y tutelar el desarrollo del Adulto Mayor y Jubilados, garantizando el ejercicio de sus derechos y sancionando a las personas naturales o jurídicas que infrinjan esta Ley, que busca garantizar el mejoramiento de la calidad de vida, propiciando formas de organización y participación del Adulto Mayor y Jubilados, que permitan al país aprovechar sus experiencias y conocimientos.

Asimismo, busca evitar la discriminación y segregación por motivos de edad y contribuir al fortalecimiento de la solidaridad entre generaciones. Fomentar en la familia, el Estado y la sociedad, una cultura de aprecio a la vejez para lograr un trato digno, favorecer su revalorización y su plena integración social.

Los adultos mayores que habitan los asilos municipales son considerados indigentes, al carecer de recursos económicos y/o financieros, o que reciben ingresos insuficientes para su subsistencia, que no está protegido por instituciones de seguridad social y cuyos parientes no están en capacidad de velar por su adecuado sostenimiento conforme a las disposiciones vigentes.

Instalaciones dignas con comodidad no son suficientes

En un informe presentado el 20 de enero 2022 por la administración anterior de la Alcaldía de San Pedro Sula, se reportó la remodelación en la Casa Hogar de Ancianos Perpetuo Socorro, por un monto de 75.6 millones, tanto en el mejoramiento del edificio, como en el equipamiento y la atención a los adultos mayores.

De acuerdo a la doctora Garrigó, el asilo cuenta con un presupuesto anual de casi tres millones de lempiras, cuenta con 102 personas que trabajan en las diferentes áreas para una atención integral a las personas beneficiarias. Se dividen en dos turnos, en horarios matutino y vespertino, el personal necesario para que puedan ingresar más abuelos que lo necesiten. Cada adulto mayor tiene un costo administrativo de 150 lempiras diarios, insuficiente para todas las necesidades que deben ser cubiertas.

Las modernas instalaciones del asilo permitirían recibir hasta 170 personas, pero para eso no es suficiente contar con un buen edificio, se necesita complementar el presupuesto asignado con la gestión de donaciones ante empresas y personas altruistas que colaboran con causas de interés humano.

Actualmente buscan contratar personal con la formación y las capacidades necesarias para trabajar con el adulto mayor, porque padecen de múltiples enfermedades, entre ellas; hipertensión, diabetes, demencia senil, entre otras, que requieren de atención especializada y medicamentos con horarios específicos.

Reciben cinco tiempos de comida; desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas, un menú diseñado por una nutricionista de manera permanente, quien se encarga de establecer diariamente el menú para los alimentos, “alimentación de calidad, balanceada de acuerdo a las necesidades alimentarias de los abuelos” aseguró la directora.

Actualmente a través de la fiscalía del Ministerio Público se investiga la situación de cada persona que va ingresar y el hospital Mario Catarino Rivas realiza todos los exámenes médicos necesarios. “Anteriormente los abuelos eran abandonados en los portones del asilo, sin lograr mayor información sobre la situación de cada persona, contar con datos relevantes sobre la situación de salud es un requisito para poder permitir el acceso, así ofrecer el tratamiento adecuado a cada abuelo” describe.

Las alianzas entre las diferentes instituciones son positivas para el Perpetuo Socorro, el Hospital de salud mental San Juan de Dios de San Pedro Sula facilita medicamentos y consultas, sin embargo, esta solidaridad actualmente está limitada, porque el hospital San Juan tiene una crisis de medicamentos.

Donaciones que necesita el asilo:

“Se está realizando una recaudación de donaciones en especie para que las diferentes empresas y personas altruistas puedan aportar, para que puedan recibir frutas y verduras con frecuencia en su dieta diaria. El asilo no está recibiendo donaciones en efectivo en aras de la transparencia que caracteriza a la nueva administración” aclara Ana Garrigó.

El asilo ha realizado acercamientos con diferentes universidades: la UNAH, La Católica y la UCENM, desarrollan trabajo social de medicina, enfermería y psicología. “El tiempo de convivencia es importante y si las personas voluntarias quieren venir y pasar tiempo con los adultos mayores, leerles o compartir con ellos un talento artístico son bienvenidos”

El uso del tiempo en actividades de terapia ocupacional se ha fortalecido con; Terapia de salud mental, salud ocupacional y de rehabilitación a diario. Pintar, dibujar, crochet, fabricación de llaveros, acciones que les permiten sentirse útiles y distraerse de la tristeza que sienten por la falta de convivencia familiar.  Materiales para manualidades también pueden ser recibidos en donación, así como tiempo para capacitarles.

“Durante todo el mes de mayo se conmemora el mes de la madre y las personas caritativas que deseen obsequiar regalos a las madres del asilo, pueden traer pasteles, bocadillos, pulseras, lociones, cremas, radios, ventiladores, roperos, que pueden ayudar para organizar el tocador, ellas se sentirán amadas y valoradas” recomienda la directora, quien ha logrado movilizar varias donaciones durante el corto tiempo de su administración.

Hay credibilidad en la administración del asilo, las personas que quieran donar se les da un recorrido para que conozcan las condiciones en que está el asilo. Las necesidades son: frutas y verduras para poder balancear la alimentación. Leche, azúcar, café, panadería, embutidos, agua, artículos de limpieza y medicamentos.

El Molino Harinero Sula dona productos mensualmente, así como Embutidos el Novillo y Agua Española, Fruvetza frutas. Empresas como MASECA donó sacos de harina de maíz, también la empresa JAREMAR ha donado productos de consumo. Se necesitan productos de limpieza y se espera la proyección de una empresaria altruista como la señora Maritza Soto de Lara de la empresa MacDel.

“Son 59 abuelos que tenemos, casi todos abandonados por sus familias, nosotros les damos un techo y la comida, pero aparte necesitan cariño. Hay protección ante el Covid19 y hace dos meses que no fallece nadie. La empresa NESTLE ha donado las pruebas para el tamizaje para detección del COVID19, lo que ha permitido tener cero casos en los últimos dos meses. Guardamos todas las medidas de bioseguridad para que puedan ser visitados dentro del asilo”

Adopte un abuelo

Se motiva a la ciudadanía de San Pedro Sula que visite el asilo, que conozca a los adultos mayores, que hablen con ellos y que conozcan sus historias, que observen de cerca cuales son las necesidades que pueden tener, “podrían llevarlo un fin de semana a su casa, lo podemos prestar, para que conozcan las necesidades que tiene cada uno, los sampedranos somos de buen corazón, ya lo demostramos con Eta e Iota, siempre damos de más” expresa Garrigó.

“Hoy estamos en la gloria, recibimos un trato magnifico, estamos felices, tranquilos. Después de tantos años aquí puedo decir que hoy estamos bien, me considero que estoy bien cuidado” Feliciano Flores Reyes, 87 años 

Un hospital geriátrico para San Pedro Sula

La visión de la doctora Ana Garrigó va más allá de atender el asilo Perpetuo Socorro, “la ciudad de San Pedro Sula no cuenta con un hospital geriátrico. Actualmente está disponible parte de las instalaciones para un hospital geriátrico. La propuesta para el Señor Alcalde es convertirnos en un hospital geriátrico, la infraestructura está en muy buenas condiciones, hacer un asocio con el hospital Catarino Rivas por el número de ancianos en abandono de parte de sus familiares que se encuentran en el hospital y que están ocupando un cupo que puede ser utilizado por otra persona que lo necesita”.

“Es importante el amor que le ofrecemos al adulto mayor, el cuidado y el cariño que se merecen, que nos entregaron en nuestra infancia, todos nosotros fuimos cuidados por un abuelo y una abuela que mientras nuestros padres trabajaban ellos nos cuidaron y nos alimentaron”.

Para la doctora Ana Garrigó, los retos son grandes, pero también su compromiso por lograr calidad de vida para las personas adultas mayores que habitan en el hogar y asilo Perpetuo Socorro.

“Mi familia es mi inspiración, creo que esa inspiración abarca la confianza que las demás personas han tenido en mí” Ana Garrigó.

Para donaciones comunicarse a:

Casa hogar perpetuo socorro. 

Tel 25524992

Hogarperpetuosocorro@sanpedrosula.Hn

O con el grupo de apoyo “Acción Solidaria”, al número de teléfono y al correo

Tel (504) 9701-8433

fernando.garrigo@gmail.com

Galería de fotos

Abarrotería recibida en donación

Cuartos fríos

Sala de televisión

Capilla de oración

Habitaciones

Habitaciones

 4,006 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 12

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here