Tegucigalpa, 5 ene (EFE).- La violencia contra la mujer continúa al alza en Honduras con más de 320 muertes violentas en 2021, una lacra que requiere un abordaje integral y terminar con la indiferencia, indicaron este miércoles a Efe activistas hondureñas.

“La violencia contra la mujer continúa y solo responde a una sociedad sumamente machista y patriarcal que normaliza la violencia contra las mujeres en diferentes formas”, dijo la coordinadora del observatorio del Centro de Derechos de Mujeres (CDM), Helen Ocampo.

Las muertes violentas de mujeres siguen al alza en el país centroamericano tras notificarse al menos 322 casos en 2021, 44 más que un año antes, según datos de la ONG Centro de Derechos de Mujeres (CDM).

El combate de la violencia de género requiere una “visión más integral”, señaló Ocampo, quien cree que la falta de investigación por parte de las autoridades es uno de los principales obstáculos para que las mujeres accedan a la justicia en el país.

“El problema no es solo interponer la denuncia, el cuello de botella es la investigación, pues esa asignación de presupuesto para investigación no está dando los resultados que las mujeres y las niñas hondureñas merecemos”, enfatizó.

También se necesita asignar más recursos para mejorar la aplicación de las leyes, pero también es un asunto que requiere “voluntad política y una atención integral” para las mujeres, destacó.

SIN VOLUNTAD

La pandemia de la covid-19 ha evidenciado que “no hay voluntad” para atender la violencia de género en Honduras, donde cada dos horas una mujer es agredida, añadió.

Según datos del Sistema Nacional de Emergencia 911, entre enero y octubre de 2021 en Honduras se reportaron 38.988 denuncias de violencia doméstica y 51.053 de violencia intrafamiliar.

Las cifras pueden ser aparentemente menores a las de años anteriores, pero Ocampo cree que eso se debe a que en ese periodo hubo un subregistro de casos por las restricciones en el desplazamiento que limitaron las posibilidades de denunciar las agresiones.

La activista lamentó que el país centroamericano no creó “medidas especiales” para atender a las víctimas de violencia machista durante el confinamiento que rigió en Honduras por la pandemia.

La violencia contra las mujeres en el contexto de la covid-19 tiene un “panorama desalentador” en Honduras, indicó Ocampo, quien insistió en la necesidad de promover una visión integral que involucre al Estado y la sociedad.

La mayoría de los casos de violencia contra la mujer en Honduras tiene como agresor un familiar o un conocido y el 95 % de los crímenes contra ellas está en impunidad, añadió.

El Estado tiene “una gran deuda” con las mujeres hondureñas, que representan más del 51 % de los 9,5 millones de habitantes del país, pues sigue sin garantizar la equidad de género y el respeto de los derechos humanos a este sector de la población, señaló la feminista.

VIOLENCIA SE PROFUNDIZA

Los diferentes tipos de violencia contra la mujer se “han profundizado” en Honduras, donde el acceso a la justicia es cada vez “más difícil”, dijo la directora de la Asociación Calidad de Vida, Ana Cruz.

“La violencia contra las mujeres dejo cifras grises el año pasado”, señaló Cruz, quien indicó que la situación de la mujer en el país ha empeorado por varias razones.

Entre ellas está la indiferencia política, la criminalización del movimiento feminista por parte del Gobierno y la Iglesia y la falta de investigación.

Honduras ha registrado “grandes retrocesos de muchas leyes” y no reporta “ningún avance” en la aprobación de la Ley de Casas Refugios, presentada en 2018 ante el Parlamento, para atender a víctimas de violencia machista, agregó.

 322 total views,  4 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here