Por Elsa de Ramírez

ELSA FOTO.jpg

La locución es una vocación que se lleva en la sangre hasta el último día de la existencia, y quienes han causado baja por alguna razón, añoran constantemente volver a utilizar los micrófonos para expresar su pensamiento.

Honduras es quizás el único país del globo, donde lamentablemente no existe una escuela para locutores, que sirva para preparar a estas personas tan vitales en el desarrollo del mundo moderno. México, España, Chile, Alemania y otros países amigos podrían contribuir, otorgándoles becas para que este elemento se prepare académicamente en esos países; aquí mismo tenemos personas capaces para este fin.

Sin embargo, hay muchas cosas que están por hacerse, los locutores en su gran mayoría improvisan; pues a estas alturas, ocho décadas después, nadie se ha preocupado por la fundación de una escuela oficial para locutores a nivel medio o universitario; y si bien es cierto que laboran excelentes hombres y mujeres de micrófono en diferentes plantas radiofónicas del país, es porque a base de práctica, estudio y esfuerzos personales han logrado alcanzar una posición admirable dentro de la sociedad.

Según datos divulgados, la primera estación radiodifusora comercial que salió al aire en 1933 fue La Voz del Comercio, hoy H.R.N. “la Voz de Honduras” como la pionera en este influyente campo. Existen distinguidos colegas que figuran como abanderados de esta noble profesión que andando el tiempo ha logrado capitalizar el cariño, admiración y respeto de todo un pueblo.

La radiodifusión con el correr del tiempo ha tenido grandes cambios. Por ejemplo, antes las radionovelas constituían la mayor atracción de las amas de casa, que se embelesaban escuchando las que llegaban de México y Cuba.

Hoy día la televisión y el internet han venido a desplazar ese entretenimiento, sobre todo de las dueñas del hogar, pues las telenovelas llegan de forma más impresionante.

El locutor es un artista, un profesional, un maestro, y como tal debe desempeñarse para su éxito. No basta una elegante y bonita voz. Necesita modulación, dicción, estilo y otros elementos fundamentales que andando el tiempo, con la práctica y el interés se van descubriendo.

Este 1º de diciembre, se recuerda a nivel continental el “Día Interamericano del Locutor”. Efeméride  que antes se celebraba por lo más alto de la cultura y la confraternidad latinoamericana. Fecha que actualmente pasa desapercibida, lamentablemente, de manera pues, traemos a la memoria estos datos históricos, para que la juventud conozca cual es la realidad de los diferentes aspectos que componen el mundo, particularmente este que se refiere a la radio.

En esta memorable fecha queremos recordar algunas de las voces más queridas y respetadas que marcaron y continúan haciendo historia en nuestro país; en orden alfabético: Abelardo Enrique Avendaño, Adolfo (Yofo) Hernández, Alexis Alemán, Alfredo Hoffman Reyes, Alfredo Villatoro, Ángel B. Zepeda, Antonio Corea, Antonio Mazariegos Velasco, Bernardo Cáceres López, Conrado Napky Damas, Carlos, Daniel Dávila Nolasco, Edras Omar Mendoza, Efraím Lisandro González Muñoz, Ernesto Galindo Ruíz, Francisco Flores  Paz, Gabriel García Ardón, Guillermo Pagán Solórzano, Gustavo Acosta Mejía, Héctor Maradiaga Mendoza, Herman Allan Padgett, Hermes Bertrand Anduray, Honorio Claros Fortín, Jonatán Russel, Jorge Díaz del Castillo, Jorge Figueroa  Rush, Jorge y Marco Antonio Montenegro, Jimmy Arturo Rodríguez, José Augusto Padilla García, José Dalmiro Caballero, José Francisco Morales Cálix, Juan Antonio “Benny” Moncada, Juan Bautista Vásquez, Juan Carlos Barahona, Juan de Dios Gutiérrez y Aguilera (Guty el grande), Julio Ernesto  Alvarado, León Paredes Lardizábal, Luis Edgardo Vallejo, Manuel Bonilla Rodríguez, Manuel Carías, Manuel Villeda Toledo, Mario Fernando López Urquía, Mario Rolando Suazo, Moisés de Jesús Ulloa Duarte, Nahúm Umaña, Nahúm Valladares y Valladares, Napoleón Mairena, Tercero, Norman Serrano Miranda, Omar de Jesús García, Orlando Ponce Morazán, Pedro René González, Rafael Zavala Bonilla, Randolfo Rodríguez, Raúl Agüero Neda, Raúl Zaldívar Guzmán, Renán Almendárez, Aléxis Zúniga Alemán, Renato Álvarez, René Medina Nolasco, Rigoberto Cuellar Cerrato, Roberto Díaz Lechuga, Roberto Martínez Ordóñez, Roberto Palma Gálvez, Rodolfo Brevé Martínez, Rodrigo Wong Arévalo,  Rolando Ramos del Valle, Salvador Cubas Mejía, Salvador Nasralla, Tito Hándal, Tomás Antonio González, Virgilio Zelaya Rubí, Wilfredo Mayorga Alonso, entre otros.

Entre las distinguidas damas recordamos a la gran Cristina Rubio, Elvia Castañeda de Machado, Leticia Raudales, Gloria Orellana, Orfa Mejía, Gloria Urquía, Magda Argentina Erazo Galo, Lila Margarita Tercero, Gloria Moya Posas,  Lucy Ondina Matamoros, Gloria Ludivina Díaz, Alba Umaña, Mirna María Barahona,  Delia Mejía, Victoria Carías, María Elena Lagos, Margarita Arias, Verónica Cáceres de la Rocha y toda una inmensa luminaria de nuevas y exquisitas voces que no solo enriquecen los radio receptores sino los aparatos televisivos en los que lucen además de su diamantina voz, la belleza y el talento de que son dueñas. Voces sonoras, que con el tiempo han logrado profesionalizarse y profundizar en la dicción, modulación y estilo que los hace distinguirse y respetarse dentro la sociedad en que vivimos. ¡Salud locutores de América!

 1,005 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here