El ahora conocido como Coronavirus (COVID-19), ha venido a cambiar muchas de las maneras en como percibíamos el mundo y todo lo que hacíamos, con su riesgo de contagio e implicaciones en la salud, este virus pequeño en tamaño, pero enorme en riesgos, puede alterar nuestro estado anímico y funcionalidad ante las diferentes esferas en las que nos desarrollamos.

¿Qué recomendaciones podríamos tener como adultos, para conservar el control emocional necesario en este momento? 

No está de más repetir las ya conocidas indicaciones sanitarias generales, como permanecer en nuestros hogares y cumplir las medidas de higiene que ya conocemos. Cumpliendo con esta parte podemos sentirnos con una mayor confianza, lo cual en parte generaría bienestar psicológico y tranquilidad en estos momentos de tensión.

El permanecer en casa durante prolongados periodos de tiempo, puede generar estrés, ansiedad y malestar psicológico, tomando en cuenta esto, puedo mencionar que algunos factores que nos pueden ayudar a sobrellevar esto pueden ser:

  • Mantenernos activos: Realizar diferentes actividades dentro de casa, tanto aquellas de trabajo como aquellas que le generen satisfacción y relajación, ejemplo; leer libros o lecturas pendientes, revisar esos objetos que representan recuerdos valiosos y significativos, algún tipo de ejercicio físico, actividades manuales, por mencionar algunas.

Reconocer lo positivo de nuestro esfuerzo; No pensar que estamos “bajo encierro” sino más bien, pensar que con nuestro esfuerzo de permanecer “aburrido, cansado, etc.” dentro de casa, estamos contribuyendo significativa y positivamente a una gran causa; la prevención y conservación de la salud de nuestros seres queridos, nosotros mismos y demás semejantes, tal como lo dicen algunos contenidos humorísticos En momentos así es cuando somos Héroes.

  • Evitar saturarnos de información: Es normal en estos días pasar muy pendientes de muchos medios de comunicación, redes sociales, comentarios de amigos, compañeros, etc. Informarnos está bien, pero debe ser de fuentes confiables y en momentos específicos del día, no estar pendiente las 24 horas de todo lo que se dice.
  • Desarrollar una rutina diaria:  Es cierto que nuestra rutina de actividades se vea alterada, incluso limitada, dentro de lo que cabe debemos buscar mantener la misma, establecernos un horario para las actividades de trabajo, periodos de alimentación, lapsos de descansos, relajación, etc., haciéndolo de esta forma, nuestro aparato psicológico afrontara de mejor manera la situación y nos generara menos estrés.
  • Hacer actividades en conjunto: Por último, pero no menos importante, aprovechar este tiempo con nuestros seres cercanos, el cual muchas veces se ve limitado por nuestras diferentes actividades, conversar, ordenar la casa juntos, apoyar en la cocina, hacer tareas juntos, practicar lecturas en familia, compartir y convivir de la mejor manera posible.

 ¿Qué hacer con los niños para apoyarlos en estos momentos?

 Es importante alejarlos de la sobreinformación, pero abordar el tema abiertamente con ellos, no fingir que no ocurre nada, más bien explicarles la importancia de lo que pasa, explicar porque no salimos de casa, dar a ellos el ejemplo de las medidas de higiene recomendadas. Por otro lado, aprovechar el tiempo con ellos para apoyarlos con sus tareas de “home school”, jugar juntos, que no perciban que como adultos nos estamos estresando o alterando demasiado. 

¿Cómo mostrar apoyo a nuestros jóvenes?

Debido a la etapa del ciclo vital en la que se encuentran, los jóvenes tienden a alterarse y afectarse emocionalmente con más frecuencia, es importante buscar que se mantengas ocupados apoyando en lo posible en casa, no dejar que aprovechen este tiempo para generar adicción a redes sociales o aparatos electrónicos, mantener una comunicación fluida con ellos, hablarles de nuestras preocupaciones y sobre todo involucrarlos en las tomas de decisiones, el hecho de sentirse involucrados crea en ellos una atmósfera psicológica de confianza y mejor imagen hacia ellos mismos, una mayor autoestima, puesto que se sienten valorados e importantes.

Por otro lado, pero no menos importante, quisiera mencionar a nuestros adultos mayores, quienes representan el grupo poblacional con mayor riesgo ante el COVID-19. ¿Cómo podemos contribuir a su estabilidad emocional?

La primer medida sería no estresarlos ni preocuparlos más con la sobreinformación, es importante que como lo haríamos con los niños, hablemos abiertamente del tema con ellos, pero en un sentido de llevar las medidas recomendadas y la importancia de estas, no con la intención de generarles preocupación o miedo, ellos tenderán a preocuparse más, debemos buscar distraerlos y afianzar el sentido del humor buscando hacerlos reír y divertirse, en ese aspecto sus cuerpos desarrollaran mayor psicoinmunología, lo cual es clave para el afrontamiento de estrés, demostrarles nuestro afecto cuidando de ellos responsablemente, dándoles confianza de que todo estará bien y mejorara si nos mantenemos unidos; en un sentido literal y por supuesto emocional.

Después de todo, no debemos ver solo al COVID-19 como esa situación que nos ha hecho cambiar nuestros estilos y formas de vida, debemos verlo con una mirada de tolerancia, en donde percibamos estas situaciones como una oportunidad de afianzar mas nuestras relaciones con nuestros seres queridos, demostrar su importancia y, sobre todo; obtener en nosotros, crecimiento personal a través de la paciencia, disciplina y comprensión.

Daniel F. Menjívar Osorio,

Psicólogo & Coach.

 318 total views,  2 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here