EL COVID-19 no impide la educación cuando existe un compromiso entre padres y docentes. Foto: Héctor Gómez

Primera parte de una serie de publicaciones sobre los retos de la educación pública durante la pandemia por Covid19.

Por Daisy Bonilla

¡Yo, maestra! respondió presuroso Joshua Rodríguez, alumno del 5to. Grado, a la pregunta de su maestra, que en ese momento impartía la clase de Matemáticas con el tema “El mínimo común múltiple y máximo común divisor” el niño se acercó a la pizarra y comenzó la operación aritmética, ante el silencio de sus compañeros de grado que estaban atentos a los números que iba dibujando uno a uno en el pizarrón, su respuesta fue acertada y aprobada por la profesora.


Daisy Bonilla entrevista a Joshua Rodriguez, Foto; Héctor Gómez

La Escuela Amílcar Rivera Calderón, cuenta con 198 alumnos activos, distribuidos en educación pre escolar, básica y media, se ubica en el Barrio San José de Yojoa, del municipio Santacruz de Yojoa, en el departamento de Cortés, hasta ese lugar se trasladó el equipo de En Alta Voz.

Partimos de San Pedro Sula a las 6:30 de la mañana, llegamos justo a tiempo, para captar las imágenes de las madres llevando a sus hijos a recibir el pan del saber, nos contagiaron con su alegría y pasos presurosos por entrar al recinto educativo. Las imágenes se repetían, niños y niñas llegaban a pie, en bicicletas, carros y en moto taxis, el principal transporte del lugar. Los acompañaban; abuelas, madres, padres, amigos de la familia, lo interesante es que ningún infante llego solo, y ninguno se despedía con llanto, que comúnmente ocurre con los niños de edad pre escolar, la mayoría portaba la mascarilla facial protectora contra el coronavirus.

Adentro, se respiraba un aire de fiesta, los más pequeños corrían en una cancha multiusos deteriorada y bancas improvisadas, se saludaban como viejos amigos, se hacían bromas, otros compartían alimentos. Cuando comenzamos a tomar las fotografías, algunos aprovecharon a poner su mejor pose y hacían gestos para llamar nuestra atención. En esos instantes, estos niños y niñas se sentían admirados, importantes, queridos y es que sus maestros los hacen sentir así, cada vez que se dirigen a ellos, con respeto y cariño.

Los más orgullosos le contaban a su maestra de pre escolar que ya sabían dibujar su nombre.

Deserción escolar

Un factor predominante para la deserción de los escolares lo constituye la migración de sus padres.

En la escuela Amílcar Rivera Calderón, a inicios de año 2021 la matricula registró 216 escolares, actualmente solo cuentan con 198. Los niños que desertaron, unos están en los Estados Unidos de América, otros en Europa, la buena noticia es que estos ex alumnos continúan con su plan de estudios, en la región donde sus padres decidieron radicarse en busca de una mejor vida, con mayores oportunidades. La directora del centro educativo, Karen Ordoñez se asegura de que reciban los certificados para que puedan seguir estudiando.

“Extraño a mis compañeros”

Joshua nos comentó que una de las cosas que más extraña, a raíz de la pandemia “es que ya no venimos todos los días a la escuela, y no puedo compartir, ni jugar mucho con mis compañeros, recuerda con nostalgia, que solían jugar – Landa y Escondite, ahora ya no los veo tan seguido, solo un día a la semana y es cuando venimos los lunes”.

La educación, también es cosa de la súper abuela

María Isabel Zavala de 60 años de edad, es la encargada de la educación de sus tres nietos, Jefferson Hernández Amaya, de 3ro grado; Alison López y Lizzy Sánchez, ambas en 1er. grado. “Yo me encargo de todo lo que ocupan en la escuela y les ayudo a hacer las tareas”, porque mis hijos trabajan y no pueden hacerlo”, justificó. 

Comentó que Jefferson es el que más le ha costado, “antes recibía solo clases virtuales y yo miraba que no aprendía nada, y lo que sucedía era que su madre le hacia las tareas y las enviaba a la maestra, un error, porque entonces ellos no aprenden nada. Lo tomé de encargo y lo traje a esta escuela, cuando yo platicaba con la maestra, ella me decía que el niño estaba un poco atrasado”, lamentó.


Jefferson Hernandez de primer grado. Foto: Héctor Gómez

“Porque le tengo cariño y es mi nieto, decidí sacarlo adelante. Al llegar a casa, yo limpiaba bien el piso, sacaba el cuaderno y me ponía a enseñarle, ahora, ya sabe bien las vocales, aprendió a sumar, restar y otras cosas más. Yo solo llegué a tercer grado, por eso ayudo a mis nietos, porque les tengo cariño y quiero que mis nietos sean mejor que yo, para que un día sean alguien y los tomen en cuenta. La educación si es importante”, señaló.

En la comunidad, los padres de familia relatan que, en lo más duro de la pandemia las calles las cerraron con láminas de zinc, palos, alambre de púas y piedras, no dejaban salir a ninguna persona y cuando lo hacían, en el caso de los que tenían que ir a trabajar “le regaban los pies con cloro”.

Jefferson ya sabe leer

Como evidencia, muestra un video en el teléfono, donde se aprecia a Jefferson leyendo un pasaje bíblico, también lee el libro de Nacho, indica.

“En la pandemia todo ha sido complicado, no se podía ni salir de la casa, ni ir a la pulpería, Yo me cuido mucho y a Jefferson también porque padece de asma, en la casa hacemos tareas, hasta una pizarra le compré”. El también recibe 2 horas diarias de clase del idioma inglés. “Jefferson me dice que cuando sea grande va a ser mecánico para arreglar carros y que después se va a comprar uno y que me va llevar a calar”, agrega con una sonrisa María Guevara, abuela del niño de seis años que lo cuida desde que era un bebe, “el niño es como si fuera mío, desde pequeñito mi hija me lo dejó”, compartió.


La abuela de Joshua y la madre de Jefferson determinadas en apoyar a su nieto e hijo. Foto: Héctor Gómez

Infantes de Pre escolar listos para ascender a primer grado

Los padres de familia se adaptaron a la situación de la pandemia, siempre estuvieron motivados y dispuestos a seguir apoyando a sus hijos. Su soporte constante ha sido fundamental y decisivo para que ellos hoy estén listos en un 85% para ascender a primer grado. Mantener el grupo unido y evitar la deserción les llevó a lograr las metas.

Los 24 menores cuentan con conocimientos relacionados con el motor grueso, motor fino, ubicación en su entorno y habilidades adquiridas. “Trabajar con este grupo ha sido una de las mejores experiencias, están listos para aprobar el año escolar y esto nos satisface”, expresó la maestra de pre escolar Maritza Amaya.

A medida que los jóvenes crecen en edad, su desaliento aumenta, por dejar de lado los estudios y optan por desarrollar actividades más productivas, que le permitan una mejora a corto plazo de su nivel de vida. Esta desmotivación muchas veces es estimulada por los padres de familia.,

De las crisis nacen las oportunidades, y los docentes de la Escuela Rivera Calderón junto a los padres de familia son un ejemplo, no se quedaron con los brazos cruzados, ante las dificultades provocadas por la pandemia del coronavirus, al contrario, accionaron y buscaron soluciones para el aprendizaje de los escolares, la modalidad semipresencial, resultó la más efectiva, los resultados dan fe.

Trabajo infantil

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el trabajo infantil como todo aquello que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.  Es peligroso y perjudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño.

Esta definición pasa desapercibida en paises donde los porcentajes de pobreza es del 77% y de extrema pobreza del 55% las cifras son alarmantes y Honduras no es la excepción. 

Como es tradicional en el área rural, nuestro joven entrevistado también desempeña un trabajo, unos lo hacen vendiendo naranjas, pescado, ayudando arar la tierra y Joshua trabaja como ayudante de busero el sábado y el domingo, “A mí me dan ese trabajo, porque se contar y no me equivoco en dar los vueltos, dijo muy animado. También les abro y cierro la puerta a los pasajeros” agregó.

A sus 10 años de edad, su espíritu de responsabilidad lo hace levantarse a las 6:00 de la mañana, para estar listo a las 9:00 a.m. “es la hora que salimos a trabajar con mi padrastro” indicó. “Este fin de semana fue un viaje largo, regresamos a casa bastante tarde, casi a las 12 de la medianoche”, expresó.

A diferencia de otros niños de su misma edad, Joshua ya tiene planes para su futuro, para cuando salga de sexto grado, “estudiaré en la escuela de Bomberos, yo quiero ser un Bombero profesional, porque ellos ayudan mucho a la gente, ellos están presentes cuando hay incendios, cuando ocurren inundaciones, llevan a las personas enfermas a los hospitales, y eso me gusta, por eso quiero ser bombero para ayudar a los demás.” Su expresión, su humanismo y sentido de solidaridad con el necesitado nos hace pensar que sin duda promete ser un gran ciudadano.

Según la OIT unos 160 millones de niños trabajan en todo el mundo y en los últimos cuatro años, se registra un incremento de 8.4 millones de infantes que decidieron trabajar; la mayoría de ellos se encuentran en situación de riesgo debido a las labores que desarrollan y a la llegada de la pandemia del COVID-19. https://proceso.hn/el-trabajo-infantil-un-lastre-que-se-acentua-en-honduras/


La directora Karen Ordóñez, su compromiso es clave con los resultados educativos. Foto Héctor Gómez

Modalidad semi presencial 

La vocación por enseñar las letras, de la maestra Karen Ordóñez, ha logrado mantener en pie el centro escolar Amílcar Rivera Calderón, en favor de las decenas de niños y niñas que asisten con regularidad a recibir clases con la modalidad semi presencial. “No ha sido nada fácil, socializar con 12 maestros de pre escolar, básica y media, logramos concienciar sobre las dificultades expuestas por los padres de familia, de no contar con recursos económicos para la compra de un teléfono inteligente, mucho menos una computadora para su hijo (a) y de contratar un servicio de internet para mantener la conectividad”, sostiene Ordoñez.

“En consejo de maestros concluimos, que no contamos con los recursos logísticos para trabajar con un sistema estrictamente virtual, y concienciamos con los padres de familia una calendarización de asistencia de los alumnos de distintos grados, a fin de mantener el distanciamiento físico y que apoyasen a sus hijos con los artículos de bio seguridad e higiene personal”, agregó la maestra.

La violencia, la pobreza y el desplazamiento interno son otras de las causas, que unidas a la migración contribuyen a la deserción escolar. La crisis provocada por la pandemia del COVID 19 en el 2020, y específicamente en el departamento de Cortés, la matricula representó 351,175 estudiantes, mientras en el año 2021, se matricularon 323,670 educandos, originándose un déficit de 27,500 niños, niñas y jóvenes que abandonaron el sistema de educación pública, con respecto al año anterior.

En el presente año y hasta el mes de octubre, se cuentan 4,134 desertores del sistema educativo.

Un análisis de la deserción y el gasto público en seguridad y defensa presentado por el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), señala que los niños y jóvenes que abandonan los centros educativos optan por el trabajo infantil, otros por la migración y en menor porcentaje por la adhesión a organizaciones irregulares, el informe comprende el periodo 2015- 2020.

La cifra de matriculados según datos de la tabla demográfica no supera el 50% de la población que debería,

AnoPoblación en edad de asistir a un centro escolarMatriculadosPorcentaje de matriculadosDesertoresPorcentaje de deserción
20152,734,1141,232,65445%16,7141.6%
20162,688,2291,224,42346%9,9650.8%
20172,688,2291,224,42346%9,9650.8%
20182,699,8541,216,47945%15,2841.3%
20192,687,8721,185,62144%5,8900.5%

Elaborado: https://fosdeh.com/wp-content/uploads/2021/03/2020-fosdeh-caso-desercion-escolar.pdf 


Escuela Amilcar Rivera Calderón, Barrio San José, Yojoa. Foto: Héctor Gómez

ASJ promueve clases semipresenciales para reapertura gradual

La Asociación para Una Sociedad Más Justa (ASJ) promueve retornar a clases semipresenciales, para una reapertura gradual de los centros escolares, sin descuidar las medidas de bioseguridad, esta acción según plantearon, permitirá el retorno a las aulas de las escuelas públicas a un 80% de los educandos. Asimismo, proponen incrementar el presupuesto asignado a la educación para ampliar la cobertura pre básica y media a fin de atender unos trescientos mil estudiantes del sistema.

Otras de las recomendaciones para la reapertura de los centros educativos, es aplicar lineamientos claros a los docentes, en el marco de la recuperación de la matricula y aplicar pruebas diagnósticas para medir el estado del aprendizaje de los alumnos y construir nuevas metas de incremento de rendimiento académico. “Es un desafío de país que se puede ejecutar de manera articulada con diferentes instancias” puntualizó, Blanca Munguía directora de salud de ASJ.

Desde el inicio de la pandemia, la mayoría de docentes del sistema de educación pública, se vieron obligados a asumir los costos de la conectividad a los servicios de internet, para la asignación de tareas al estudiantado. Las limitaciones económicas de sus padres, que no contaban con celulares o computadoras, limitó el acceso a miles de estudiantes, algunos padres entrevistados por En Altavoz durante los primeros meses de la pandemia, compartieron que decidieron suspender las clases de sus hijos por no tener los recursos, a diferencia del sector educativo privado que si cuenta con la tecnología para la educación en línea.

EDUCACIÓN ONLINE SIN ACCESO A INTERNET EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS – Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

Esta publicación fue realizada con el apoyo del Fondo de Respuesta Rápida para América Latina y el Caribe organizado por Internews, Chicas Poderosas, Consejo de Redacción y Fundamedios. Los contenidos de los trabajos periodísticos que aquí se publican son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de las organizaciones.

 554 total views,  8 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here