Inicio Opinion EXPLICACIÓN DEL TESTAMENTO DEL GENERAL MORAZÁN

EXPLICACIÓN DEL TESTAMENTO DEL GENERAL MORAZÁN

2.118 views
1

Reproducido por el  DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO Premio Nacional de Ciencia JOSÉ CECILIO DEL VALLE

Estas explicaciones del Testamento del General JOSÉ FRANCISCO MORAZÁN QUESADA surgen a raíz de su fusilamiento, el 15 de Septiembre de 1842, en San José de Costa Rica. Con motivo de los LUNES CIVICOS de la Escuela Militar Francisco Morazán, Fuerzas Armadas de Honduras, el Profesor ANTONIO OSORIO ORELLANA, miembro del Instituto Morazanico y de la Academia Hondureña de Geografía e Historia, previa designación en sesión conjunta de las dos instituciones culturales y a solicitud del Cuerpo Directivo de la Escuela Militar Francisco Morazán, se hizo presente en la mencionada Escuela el día 3 de septiembre del año 1990, en las primeras horas de la mañana. En aquel centro se desarrolló un importante programa, que principió con la entrada a las Autoridades de la Escuela frente al Cuerpo de Cadetes y la Estatua del General Morazán. Hubo toque de ordenanza y saludos; se cantó el Himno Nacional e impresionante fue la invocación a la Patria. El Profesor Antonio Osorio Orellana fue presentado por el Señor Director de la Escuela, Coronel don ROBERTO LAZARUS LOZANO, quien dio lectura al CURRICULUM VITAE del disertante.

DECLARACIONES

  • DICE: “Día del Aniversario de la Independencia, cuya integridad he procurado mantener”.

EXPLICACION: El General Morazán con estas palabras dejó sellado para las generaciones postreras su respeto a Dios, Autor del Universo. En ningún momento se alejó de Dios, aun estando en el umbral de la muerte. Entregó su alma al Creador como católico. Con base en estos pensamientos dijo:

  • DECLARO: que todos los intereses que poseía, míos y de mi esposa, los he gastado en dar un Gobierno de LEYES a COSTA RICA, lo mismo que diez y ocho mil pesos, que adecuado al Señor General Pedro Bermúdez”.

EXPLICACION: Con suficiente lógica y serenidad da a entender con su declaración que todos los bienes de que disponía y que eran de sus hijos y de su esposa, los puso al servicio del Estado de Costa Rica, inclusive diez y ocho mil pesos con sus réditos y que adeudaba al Señor Bermúdez. Con todo esto queda claro que ofrendó a Costa Rica sus bienes y demás riquezas, con tal de que Costa rica tuviera un gobierno ceñido a las leyes y no a la anarquía. Con base en eso entregó todo, inclusive su propia vida.

  • DECLARO: Que no he merecido la muerte, porque no he cometido más falta que dar libertad a Costa Rica y procurar la paz de la República. Por consiguiente, mi muerte es un asesinato, tanto más agravante, cuanto que no se me ha juzgado ni oído”. Que lo único que ha hecho es cumplir órdenes de la Asamblea Legislativa. Que se le priva de su vida cuando más deseos tenía en su corazón de servir y organizar la República. Así se pagan los bienes recibidos se ha dicho por allí. Eso pasó con el General Francisco Morazán, se entregó de lleno al pueblo costarricense, pero se le pagó con asesinarlo y asesinar los grandes ideales de la Unidad Centroamericana. En la segunda parte de su declaración dice: “Protesto que la reunión de soldados que hoy ocasionan mi muerte, lo he hecho únicamente para defender el departamento del Guanacaste, perteneciente al Estado, amenazado, según las comunicaciones del Comandante de dicho Departamento, por fuerzas del Estado de Nicaragua. Que si ha tenido lugar, en mis deseos, el usar después de algunas de estas fuerzas para pacificar la República, sólo era tomado de aquellos que voluntariamente quisieran marchar, porque jamás se emprende una obra semejante con hombres forzados”.

EXPLICACIÓN: Observamos en las palabras del General Morazán, en su tercera declaración, segunda parte, que principia usando la palabra PROTESTO, que, en el presente caso no significa negación, sino afirmación, apoyo legal a algo. DICE: que el grupo de soldados, motivo de su muerte, los tomó pero para defender el departamento de Guanacaste, en Costa Rica, y que estaba amenazado por fuerzas del Estado de Nicaragua. Que los soldados que voluntariamente lo acompañaron, porque fue su tesis y así lo sostuvo hasta su muerte, que jamás se emprende una obra semejante con hombres forzados. Estas últimas palabras son lapidarias, dignas de tenerlas bien grabadas en la mente de todos aquellos  servidores de la Patria. Con hombres forzados jamás se ganan batallas. Quien hace algo forzadamente, su obra tiene que resultar mala.

  • DECLARO: que al asesinato de ha unido la falta de palabra que me dio el comisionado SPINACH, de Cartago, de salvarme la vida”.

EXPLICACIÓN: Con tristeza se lamenta el General Morazán, que unido al asesinato de que se le hacía objeto, se unía también la falta de palabra y seriedad del comisionado de apellido Spinach, de Cartago, de salvarle la vida. Prácticamente lo traicionó en su promesa. No le salvó la vida. También se erigió en cómplice del vil asesinato de que se le hizo víctima. Convirtiéndosele así en un mártir. La Historia está colmada de personajes traidores.

  • DECLARO: que mi amor a Centro América muere conmigo. Excito a la juventud, que es la llamada a darle vida a este país, que dejo con sentimiento por quedar anarquizado, y deseo que emiten mi ejemplo de morir con firmeza antes de dejarlo abandonado al desorden en que desgraciadamente hoy se encuentra”.

EXPLICACIÓN: Qué profundas y de altísimo contenido cívico sus palabras, su amor a Centro América muere con él, lo siente en lo más íntimo de su corazón, y, ceñido en ese sentimiento, excita a la juventud, para que sigan con firmeza su ejemplo. Que con su amor y entrega como él lo hizo, le den vida al país, en este caso, al pueblo centroamericano. Que lo haga así la juventud, ya que en el momento de su muerte, el pueblo centroamericano quedaba anarquizado, sin alguien que con apego a derecho dirigiera con acierto su destino. Sus palabras son duras, y con todo lo real y verdadero es que hasta ahora no se ha hecho justicia. Su excitativa tan hermosa y colmada de amor patrio, muy poco o nada se ha cumplido. Aquí caben las palabras del general cuando dijera: General Saravia: “LA POSTERIDAD NOS HARA JUSTICIA”. Eso no se ha cumplido. Continúa en pie. La repuesta única y total será cuando Centro América responda como un todo. Con un Gobierno Federal y que los cinco Estados respondan a ese todo. Con Leyes Federales, tal el objetivo d lo que ahora se cree será el llamado PARLAMENTO CENTROAMERICANO.

  • DECLARO: Que no tengo enemigos, ni el menor rencor llevo al sepulcro contra mis asesinos, que los perdono y les deseo el mayor bien posible”.

EXPLICACIÓN: Qué hermosas palabras las del General Morazán al decir que no tiene enemigos y que no lleva ningún rencor al sepulcro. Que perdona a sus asesinos y que antes bien les desea el mayor bien posible. Sólo recordamos a Jesús el Divino Galileo que estando en la cruz dijo: “Perdónalos Señor porque no saben lo que hacen”. Qué duro para quienes después de la muerte el General Morazán, repitieron sus palabras: “No tengo enemigos”. “No desciendo al sepulcro con rencores para nadie”. “Perdono a mis asesinos”. “Antes bien les deseo el mayor bien posible, etc.”. Esas palabras se volvieron verdaderas llamaradas para quienes intelectualmente consumaron su muerte. Morazán pasó a la Historia como estrella refulgente, entre tanto quienes lo asesinaron se hundieron en las profundidades oscuras de los abismos. Qué amargo capital del que se hicieron herederos, quedar en el más profundo olvido.

  • LA SEGUNDA PARTE DE SU DECLARACION DICE: “Muero con el sentimiento de haber causado algunos males a mi país, aunque con el justo deseo de procurarle su bien: y este sentimiento se aumenta porque cuando había rectificado mis opiniones en política, en la carrera de la revolución, y creía hacerles el bien que me había propuesto para subsanar de este modo aquellas faltas, se me quita la vida injustamente”.

EXPLICACIÓN: El General Morazán al momento de exponer sus ideas testamentarias, en manera alguna olvidó que le había hecho algunos males al país y que si había actuado así, lo había hecho para hacerle todo el bien posible. Sus sentimientos de justo reconocimiento, e volvieron más dolorosos para él, porque los hechos ocurrían, cuando él había cambiado en opiniones políticas, dentro de un momento verdaderamente revolucionario y de bien para  Costa Rica y Centro América y que no obstante se le quitaba la vida injustamente. Morazán volvía a Centro América con el deseo de restañar heridas y por consiguiente liberar al estado de Costa Rica contra la anarquía imperante y por ende de todo el pueblo centroamericano.

  • LA TERCERA PARTE DE SU SEXTA DECLARACIÓN DICE: “El desorden con que escribo, por habérseme dado más que tres horas de tiempo para morir, me había hecho olvidar que tengo cuentas pendientes con la casa de Mr. Marcial Bennet, de resultas de cortes de madera en la Costa Norte, en las que considero alcanzar una cantidad de diez o doce mil pesos, que pertenecen a mi mujer, en retribución de las pérdidas que ha tenido en sus bienes pertenecientes a la hacienda de JUPUARA; y tengo además otras deudas que no ignora el Señor Cruz Lozano”.

EXPLICACIÓN: Cuando el General Morazán está por dar como terminado su testamento, dentro de un tiempo tan corto, tres horas, y, llegar al patíbulo, reconoce que tiene cuentas pendientes con la casa de Mr. MARCIAL BENNETT, por un corte de madera en la Costa Norte, cantidad que llega a diez y ocho mil pesos.

Que son pertenencia de su esposa, como retribución en pérdidas de la hacienda de Jupuara. Que el Señor Cruz Lozano tiene deudas que él no ignora y que deben ser pagadas también a su esposa.

  • AL FINAL DICE: “Quiero que este testamento se imprima en la parte que tiene relación con mi muerte y los negocios públicos”. Firma: F. Morazán.

EXPLICACIÓN: Sin ofuscarse en ningún momento, pidió, que su testamento fuera impreso en todo lo relacionado con su muerte y sus negocios públicos. Serenidad tan sublime y pura sólo podía producirse en un hombre íntegro de su talla, pues sabía que no había cometido ningún delito. Por eso, hoy veneramos su memoria. Hagámosla más grande, con la actitud que nosotros tomamos todos los días frente a los problemas hondureños y centroamericanos. Morazán no pensó sólo en su país de nacimiento, no pensó en la Patria Grande, Centro América, la que todavía está deuda con el Mártir, al no unificar Centro América, y, permitir, continué, cada país aisladamente, por más pactos y convenios efímeros. Es digno de observar que aun estando en el umbral de la muerte, pudo hacer un llamado a la juventud de seguir con firmeza su ejemplo de morir antes que dejar abandonado y anarquizado al pueblo centroamericano. Mi amor a Centro América muere conmigo. Los jóvenes a quienes hoy dirigimos estas palabras pertenecen a  la Escuela Militar “Francisco Morazán”; de la que han egresado y continúan egresando hondureños, que son verdadero orgullo, honor y gloria para el fuero Militar Castrense y quienes, en todo momento, con sus actuaciones patrióticas y firmes, enaltecen la egregia figura del General Francisco Morazán.

Vaya para todos ustedes mi saludo atento y cordial en unión de sus Superiores y por ende de todas LAS FUERZAS ARMADAS DE HONDURAS, que día a día se profesionalizan y enaltecen. Sólo así la figura del General Morazán se magnifica y hace justicia al momento en que estando frente a la muerte, no olvidó decirle a la JUVENTUD: “DESEO QUE IMITEN MI EJEMPLO DE MORIR CON FIRMEZA ANTES DE DEJARLO ABANDONADO AL DESORDEN EN QUE DESGRACIADAMENTE HOY SE ENCUENTRA” y que equivale al pueblo centroamericano, entonces el pueblo de Costa Rica.

Concluidas las palabras del Profesor Osorio Orellana, el cuerpo de la ESCUELA MILITAR procedió a cantar el Himno a la Escuela, seguidamente retiro de los cuerpos militares frente a la TRIBUNA DE HONOR, con el saludo de ordenanza. Así terminó un acto más de los que la Escuela Militar Francisco Morazán acostumbraba llevar a cabo, como parte de la formación Cívico-Militar de los jóvenes CADETES, hacia una educación integral, del verdadero ciudadano hondureño en lo que son las FUERZAS ARMADAS DE HONDURAS. Al final, el Profesor Osorio Orellana fue invitado a tomar un desayuno; fue entonces que tuvo la oportunidad de entregar al Señor Coronel Don Roberto Lazarus Lozano, Director de la Escuela, un ejemplar de las MEMORIAS DEL GENERAL MORAZÁN y del TESTAMENTO; también un artículo de prensa, de Diario “EL HERALDO”, del Abogado RAFAEL JEREZ ALVARADO, referente al BARANDAL del Monumento AL GENERAL MORAZÁN en el parque Central de Tegucigalpa, así como una copia fotostática del Acuerdo N° 1010, emitido por el Ministerio de Educación el 8 de Marzo de 1968, creando la CÁTEDRA MORAZANICA. (Fuente: Archivos de La Casa de Morazán).

8,697 total views, 6 views today

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here