Tegucigalpa.-Con el Premio 2019 de Derechos Humanos, la Fundación Friedrich Ebert (FES), cercana al partido socialdemócrata, decidió honrar a «la activista política más reconocida, comprometida y valiente de Honduras», país al que define en su página web como «uno de los más peligrosos del mundo para el activismo».

Miriam Miranda, líder de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), se ha distinguido por su defensa de la comunidad garífuna frente a amenazas como el desplazamiento y el robo de tierras, el narcotráfico y el cambio climático.

La población garífuna desciende de esclavos africanos e indígenas caribes y arahuacos y está presente en Honduras, Belice, Guatemala y Nicaragua; su cultura ha sido declarada por la UNESCO patrimonio inmaterial de la humanidad.

La activista feminista también ha contribuido a la organización de los movimientos de mujeres campesinas y ha sido una voz crítica contra el «narcoestado» facilitado a su juicio por el gobierno del presidente Juan Orlando Hernández.

Miranda ya había sido declarada co-ganadora del Premio Óscar Romero a los Derechos Humanos, junto a su compatriota, la activista ambiental Berta Cáceres, poco antes de que ésta fuera asesinada en 2016.

De acuerdo con la FES, Miranda -que antes de recoger el galardón se reunió en el Bundestag con parlamentarios alemanes- se ha convertido en una «figura clave» de los movimientos sociales.

 848 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here