Foto: Univision

El hermano del presidente de Honduras y exdiputado del Congreso Nacional, Juan Antonio “Tony” Hernández,  fue sentenciado por el juez federal de la Corte del distrito sur de Nueva York, Kevin Castel, en a cadena perpetua y treinta años de prisión por narcotráfico.

Hernández, fue declarado culpable en octubre de 2019 por; conspiración para el tráfico de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, posesión ilegal de armas, dispositivos destructivos, y dar falso testimonio a las autoridades estadounidenses.

El juicio de Juan Antonio Hernández, llamó la atención de los medios de comunicación nacionales e internaciones, porque los fiscales mencionaron en reiteradas ocasiones al presidente durante ese proceso, acusándolo de aceptar sobornos por parte de traficantes de drogas.

Según The New York Times, Las acusaciones contra el mandatario hondureño han sido “un dolor de cabeza” para el gobierno hondureño desde entonces; han proseguido a lo largo de los meses en documentos judiciales y se volvieron a repetir en otro juicio reciente a un supuesto narcotraficante llamado, Geovanny Fuentes Ramírez.

Juan Orlando Hernández, sostiene que las acusaciones son mentiras por parte de narcotraficantes y asesinos que quieren reducir sus sentencias. Hernández no enfrenta cargos, pero ha sido calificado como “co-conspirador” en el caso de su hermano.

Según la periodista, Emily Palmer, el juez Kevin Castel, expresó sobre la sentencia: “Es muy merecida”. También ordenó que devuelva lo que los fiscales han llamado $138.5 millones de “dinero ensangrentado”, hablando de la evidencia “sólida” por narcotráfico “patrocinado por el Estado” y los sobornos que Tony Hernández aceptó en nombre de su hermano Juan Orlando Hernández, a quien el juez mencionó varias veces por su nombre.

Un grupo de senadores presentó recientemente un proyecto de ley, el cual pide al presidente Jose Biden, imponer sanciones contra Juan Orlando Hernández y determine si es un “traficante de narcóticos especialmente designado”, lo que significaría que sus bienes podrían quedar congelados, como sucedió recientemente con  los de Juan Antonio.

Durante el juicio, Juan Antonio, no expresó remordimiento y usó todo su tiempo para quejarse de su abogado, Peter Brill. Insistió en que intentó hablar con Brill muchas veces, este no atendió a su llamado y que tenía prueba de ello en su correo electrónico.

Por su parte, Juan Orlando Hernández, cuestionó el proceso contra su hermano a través de una publicación en sus redes sociales: “¿Qué más se puede decir de un juicio en el que el testimonio del principal ‘cooperador’ de los fiscales ahora queda expuesto por las grabaciones secretas de la propia DEA como una mentira?”

https://www.facebook.com/juanorlandoh/posts/3959060894147788?__tn__=-R

Varios medios hondureños se desplazaron a Nueva York para transmitir en vivo la decisión del juez, Castel. Asimismo, decenas de hondureños se congregaron en las afueras de la Corte del Distrito Sur para “celebrar” el acontecimiento. En Honduras, las redes sociales se han “saturado” de mensajes de alegría ante lo suscitado este día con la sentencia de Juan Antonio Hernández.  

 122 total views,  6 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here