Por Elia Castellón

Diana Fuentes Pérez, es una periodista profesional graduada de la Universidad de San Carlos de Guatemala, radicada en Ciudad de Guatemala, Ganadora del “Reportaje en Español” de Radio Francia Internacional, ahora corresponsal de RFI en Guatemala. También colabora en Radio Jornalera, de Pasadena California, con su proyecto de Podcast ¡Diana Fuentes! recién iniciado. Es independiente, pero inició colaborando en el programa “Guatemala sin fronteras” luego en la creación del programa “Tejiendo Centroamérica”. Ha sido fellow para el International Women´s Media Fundation IWFM, también ha colaborado en “Distintas Latitudes”, revista Latinoamericana Digital, en la cual ha desarrollado varios temas entre ellos; Acoso en las Universidades de América Latina. Trabajó en “No Ficción” plataforma digital de investigación, realizó la pre-producción, producción y post producción de podcast y notas de investigación, se ha enfocado en temas de migración, feminismo, derechos humanos, cambio climático, megaproyectos en comunidades indígenas.

Pasantía en París, 2017

Diana, ha trabajado como consultora y facilitadora en procesos de formación técnicos en comunicación con radios comunitarias y organizaciones sociales, gestora cultural en comunidades indígenas con niñez y la juventud. También, realizó una investigación en París sobre puestos y cargos de toma de decisiones de las mujeres en Radio Francia Internacional.  Ha trabajado en Guatemala, contando historias de inmigración centroamericana, crisis de la Covid-19, refugiados sirios presos en Guatemala, educación, pueblos indígenas, feminismo, cultura, política. Ha sido becada por el IWFM, ICFJ, Internews y RFI.

Diana es una joven periodista de 33 años, proviene de un departamento que se llama San Marcos, desde pequeña migró a la ciudad con sus padres quienes eran maestros. Su madre, Deliadia Violeta Pérez Gálvez, maestra de educación primaria, siempre preocupada por la lucha y defensa de los derechos humanos en Guatemala luego de la pérdida de su hermano durante el conflicto armado interno en Guatemala.  Su padre, Eduardo Moisés Fuentes Monzón, también maestro de educación primaria, dirigente magisterial, falleció el 24 de febrero del 2007, lo que la devastó, pero logró superarse paulatinamente.

Crecer en la ciudad fue difícil pero enriquecedor para Diana, el divorcio de sus padres, vivirlo entenderlo y superarlo fue un reto para ella, sin duda.  “Creo que la lucha de mi madre en un país machista y sola, me llevó a enfocarme siempre en los derechos de las mujeres; la lucha incansable de mi padre en la educación, me llevó a ver también el mundo de otra manera y exigir o luchar por lo que deseamos, no solamente de forma individual, también colectivamente” comparte la comunicadora.

Diana estudió en el instituto normal para señoritas Inca en el ciclo básico, luego en el bachillerato se graduó de Bachiller en diseño Gráfico, pero siempre por la motivación de sus padres, constantemente estuvo en procesos formativos independientes tanto políticos como artísticos.

Ingresó a la universidad en el 2008 y decidió estudiar periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y ser madre a los 24 años.  “Como feminista joven, fue sin duda un reto que me causó temor, ahora lo disfruto y vivo plenamente.  Nunca vi la maternidad como un impedimento para seguirme formando por eso me involucré en procesos educativos o voluntariados” expresa Diana.

Para realizar periodismo, uno de los lugares fue la Radio Universidad y el movimiento de mujeres feministas que conducían el programa radial Voces de Mujeres, donde colaboró por 10 años voluntariamente, en medio de eso siguió trabajando, pausando la universidad, siempre involucrada en la radio y empezó a trabajar con la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, por dos años, donde conoce el proceso y condiciones de las radios comunitarias en Guatemala.  “Decido por trabajo y experiencia, irme a vivir a la región Ixil, al noroccidente de Guatemala, fue un reto sin duda que me cambió la perspectiva del mundo donde estuve por 4 años y empiezo a visibilizar distintas problemáticas que me motivan a realizar proyectos investigativos en formato de radio y podcast, esto lo conjugaba con  procesos de formación periodísticos a distancia un lugar que me proporcionó ese apoyo, publicó materiales a distancia; Distintas latitudes, una revista latinoamericana y busqué todo el tiempo distintas formaciones en línea o presenciales de periodismo a distancia a nivel latinoamericano. El vivir en una comunidad tan lejana fue lo que me motivo a buscar formarme en línea, era lo que tenía a mi alcance en ese momento” detalla Fuentes.

“Un logro trascendental fue en el 2016 con el International Center For Journalist ICFJ, recibo formación y una beca para realizar un reportaje de audio de 20 minutos, y decido enfocar el tema sobre   sobre “el impacto ambiental en la región Ixil por la hidroeléctricas Xacbal”, reportaje que luego se presentó al concurso “Reportaje en español” que va dirigido a estudiantes de periodismo latinoamericanos de Radio Francia Internacional y logré ser la ganadora en el 2017”

Una experiencia que también le cambió la vida porque el premio consiste en ir un mes a París, Francia, a las instalaciones de la radio como pasante y realizar un reportaje. Esto fue una experiencia sensacional he invaluable que le sigue cambiando la vida, regresó al país como corresponsal y hasta la fecha de RFI, lo que la motivó a finalizar la universidad como periodista profesional.  Finalizó en el 2020 durante la pandemia y confinamiento, actualmente sigue estudiando y especializándose en Ciencias de la Comunicación, en específico en radio y el formato de Podcast que lleva desarrollando y practicando desde 2016, pero en el mundo de la radio desde el 2008.

Diana logra desarrollar su plataforma de podcast, con su marca personal, Diana Fuentes, algo que la hace muy feliz, porque por varios años lo tenía en mente y solo hasta en marzo del 2020 logra plasmar y realizar de manera permanente, toda la concepción, desde trabajar el logotipo, imagen, temas a realizar, sin duda un logro fenomenal que la motiva día con día a seguir mejorando su trabajo en el mundo del periodismo.

¿Cuál es su filosofía de vida?

Es conectarme siempre con la naturaleza, los animales, la soberanía alimentaria el autocuidado de mi cuerpo. Eso, sin duda ha sido algo fundamental en mi vida mi abuelo era agricultor y tuve por parte de él esas enseñanzas desde pequeña, esto sin duda me ha enseñado también a entender que la vida es un espiral y un telar donde le puedes agregar lo que te genere entusiasmo y te mueva.

He comprendido que todo en colectivo lleva tiempo, pero es más ameno, seguro, confortable y también caótico, frustrante, emotivo, enojo y eso es lo rico, te genera sensaciones, lo que no debemos permitir que esas sensaciones te hagan sentir mal y te detengan o paralicen eternamente.

Puedes paralizarte por un rato, gritar, llorar, sacar, pero luego seguir y hacerlo lo que quieras, acompañada o en solitario, pero saber que solo una y nadie más que una decide como quiere estar en dónde y con quién.  Creo en el  karma y todo lo que haces bien o mal te regresa sin duda, sobretodo, he entendido que no hay bueno o malo solo cosas que debes hacer y otras que no, pero no significa que sea malo.

No practico ninguna religión, pero sí creo en las energías de todo y como se mueven a tu alrededor constantemente y generan cambios depende de una como reciba esos cambios, creo que los planes detallados a veces fallan así que, es bueno en algunos casos saber improvisar y otras veces no, porque las cosas cambian todo el tiempo se mueven. Me gusta ser versátil e impredecible en algunos momentos, otras veces si soy más detallista.  Esperar es algo que me cuesta mucho pero que he ido cultivando con el tiempo.

El amor o sentir cosquillas en la panza de todo lo que te gusta hacer, salir de tu zona de confort, eso sin duda siempre me ha gustado, de adolescente y veinteañera hice “bungie”, gritaba, viajaba sin destino fijo, buscar la música, arte, amistades, mi familia y ahora entiendo que estas personas o cosas las quiero mantener en mi vida además porque sin mi pareja, hija e hijo, mi madre, mi padre, hermanas, hermanos, creo nada de esto sería posible, me han apoyado incondicionalmente.  

Soy bastante insistente cuando algo me gusta, puedo pasar horas y días haciéndolo y no sé cuándo detenerme, pero la vida me ha enseñado a parar por momentos para poder continuar y creer en mi intuición siempre y lo que he aplicado en mi vida me ha funcionado es: “Si no puede hacer las cosas, pues hágalas”. 

Promuevo la soberanía alimentaria, el cuido de la biodiversidad, soy feminista desde los 17 años, en la igualdad de géneros, derechos humanos, respeto a la diversidad sexual, libertad de expresión y tener una vida digna.

La Radio y Diana siempre unidas

En el 2003, muy joven, estuve en un proceso de formación política con la fundación Eberth. Recuerdo muy bien que una de las capacitaciones consistía en cómo hablar en público y se simuló estar enfrente de un micrófono y televisión, ahí se encendió “la chispa”. Luego en el 2008, un amigo que recuerdo mucho con cariño, Ricardo Sandoval, era parte en ese entonces de la Asociación Mundial de Radios comunitarias de Guatemala, me dio una grabadora y me enseñó cómo usarla para hacer unas entrevistas, ese mismo año una amiga me invitó a un programa feminista llamado “Voces de Mujeres” en la Radio Universidad, de ahí en adelante las cosas surgieron sin parar, la radio me enganchó a tal punto que siento como corre por mis venas y me mueve todo el tiempo.

El periodismo un reto superado para Diana

Cuando las mujeres iniciamos en el periodismo, sobre todo muy joven, una se encuentra con desacreditaciones muy fuertes a nuestro trabajo por la falta de experiencia y las críticas destructivas son constantes, especialmente en los medios masivos y tradicionales, creo que eso también pasa en algunos medios alternativos. En ese entonces que inicié, me topé con personas y medios mucho más pacientes sin duda, además con otros enfoques de realizar periodismo desde otras perspectivas más humanas e investigativas y mucho menos corridas, creo que ahí fue donde supe que era lo que quería y lo que no me gustaba dentro del periodismo tanto tradicional o alternativo.

He tenido todo tipo de experiencias buenas y malas que me han sacado las lágrimas o sonrisas, estas experiencias me han desanimado otras veces me han motivado y siento que mi perseverancia y la convicción que tengo de hacer periodismo me ha mantenido a flote siempre.  En este momento estoy pasando por otra etapa con mi proyecto independiente que recién salió la fan page y me he encontrado con apoyo muy grande, algo que no me lo imaginaba y agradezco infinitamente.  Pero también siento que una de las cosas que me está causando ruido es la cantidad de mensajes que me han llegado; desde agradables hasta ofensivos, incluso algunos hombres me han enviado fotos de sus miembros, algo que me causa mucho desagrado porque piensan que como soy mujer pueden enviarme todo tipo de cosas que no tienen que ver con el trabajo profesional que estoy proyectando, en fin, creo que ahí empieza otra lucha respeto al mundo digital que deben tener las mujeres y hombres en la actualidad, porque el mismo abuso e inseguridad que se siente en las  calles se comete en las redes.

De las radios comunitarias a las radios internacionales

Un reto constante es mejorar día con día mis materiales, estar permanente en formación de todo tipo, pero sobre todo una experiencia invaluable.  Me encanta y disfruto la adrenalina que me genera cuando me avalan un tema y es publicado es un cúmulo de felicidad inexplicable, porque todo tema que he propuesto me ha llevado mucho esfuerzo dedicación de años, el exigirme el 200%, sacar capacidades que no conocía de misma, porque ha sido una preparación de muchos años.

Estar en estos espacios noticiosos internacionales, son la recompensa de ese trabajo realizado con mucho amor, también porque eso, sin duda, me motiva a seguir y además ese acompañamiento de mis editores o colegas a distancia ha sido difícil por la lejanía, pero siempre es incondicional y bastante fuerte. También, reconozco que en otros países, o por lo menos con los que he trabajado, reconocen y valoran mucho más el periodismo y al periodista que está en terreno existe más respeto, a diferencia de Centroamérica, es terrible el ambiente para las y los periodistas.

La radio ha sido el espacio donde me he desarrollado a lo largo de 13 años. Sé que el formato de podcast o la radio, como alguien decía, está teniendo su edad de oro.  Desde que inicié el hacer radio, no era tan “relevante” como el escrito o video. Sabía que si realizaba una experiencia de emprendimiento, sería con la radio. También fue cuando recibí la beca con el ICFJ, la cual consiste en capacitación, donación de equipo radial con entrenamiento en el terreno con coaching de profesionales internacionales.  Es cuando logro obtener mi principal herramienta, una grabadora profesional y sabía que ahí sería donde iría cualquier proyecto individual o colectivo que emprendiera.

Visión y pluralismo

Llegar a ser el podcast con mayor audiencia nivel regional y porque no, internacional.  En Guatemala hay poca cultura del podcast, me gustaría posicionar no solamente el formato si no el contenido con más análisis y noticias pero también con entretenimiento, producido desde las mujeres, porque he realizado radio con enfoque feminista desde ya una década. Sabía que era el momento de independizarme con el proyecto, pero seguir armando comunidad digital con mi proyecto de Podcast Diana Fuentes.  Y que sea de consumo no solamente para población feminista, porque creo ahí ya las personas están concientizadas del tema, sino ir tras quienes no conocen estos temas, no solamente de feminismo sino también de cambio climático, diversidad sexual, pueblos indígenas, migración, derechos humanos, niñez, juventud, soberanía alimentaria, educación, tecnología etc.

Es un público que he ido creando a través de mi experiencia profesional, enfocado a los distintos temas que he trabajado. Desde feministas, defensores del medio ambiente, pueblos indígenas, desarrollo local, migración, acoso. En 2019 y 2020 he colaborado en una radio en Pasadena, California, con jornaleras(os) en Estados Unidos. Quiero desarrollar más temas a este público, he tenido contacto con periodistas a nivel regional y también académicas donde me gustaría enfocar temas que sean de interés a este otro público.  Sin embargo, no lo quiero limitar deseo que sea toda la población, en general la centroamericana, le afectan estos temas o les interesa otras temáticas, para definir puedo decir que es para la clase media y obrera de 18 a 60 años.

Las redes fortalecen el periodismo

Sí, tengo redes cultivadas desde hace 13 años con periodistas, organizaciones y personas individuales que creen en mi trabajo.  Son tiempos de fortalecerlas, a nivel internacional y nacional.

Es fundamental este trabajo en red, porque es tiempo que el periodismo sea menos egoísta y tan competitivo, promover el trabajo transnacional con investigaciones y colaboraciones se siga inculcando en las nuevas generaciones de periodistas para tener mayor “acuerpamiento”.  Actualmente, la persecución a las y los periodistas es muy fuerte, con la pandemia se agudizó. Creo que como gremio deberíamos pensar en colectivo para que esa persecución sea menos feroz hacia una, que una nota que realizamos no debería de poner en riesgo nuestra vida, ya que en este tiempo el asesinato a periodistas en la región centroamericana es el día a día, por ende debemos hacer algo entre colegas y sobre todo entre regiones.

Avanzando al ritmo de la innovación tecnológica

Sin duda, poner en internet todas las problemáticas sociales que vive el mundo; desde la pobreza, desnutrición, guerras o desigualdades de género y miles de temas que hoy en día nos atraviesan es una forma de visibilizar e ir generando sensaciones debemos generar debate. Además, entender lo que sucede a través de un podcast, videos, mapas interactivos, tik tok y miles de formas más, creará conciencia en algunas personas, también  generará sensaciones que mueven a la gente, probablemente no a cambiar el mundo, pero por lo menos nuestro entorno. Prefiero hacer trabajo de hormiga, utilizando estas herramientas, a no hacer nada y ojalá logre generar esos cambios mínimos para las nuevas generaciones

Conectando para el cambio

Haciendo nuestros programas con estas temáticas interactuar con la audiencia para saber qué es lo que piensan y así generar discusión, debate y análisis.  Es importante empoderar a la gente, pero con información para que pueda tomar decisiones en su vida personal y colectiva.

Anécdota: recuerdo que cuando empecé a nombrarme “feminista” desde los 17 años con mis amigos era como: “Ya va empezar esta otra vez”. Existía un rechazo a lo que pensaba o decía. Después, empecé a hablar en la radio sobre feminismo, era algo chocante desagradable para muchos y sigue siendo, pero lo hacía y me ha llevado hasta donde estoy, no solo a mi si no a mis antecesoras, las feministas de la ola anterior.

Ver a nuevas generaciones, diciendo que son feministas es el resultado de miles de mujeres en todo el mundo desarrollado el tema desde siglos, los cambios son mínimos, pero hay. Posiblemente estamos retrocediendo con la pandemia pero el bloque es mayor de mujeres concientizadas,  entonces es cuando veo que el trabajo de hormiga ha tenido resultados, ahora sigo enfocándome a estas temáticas feministas pero considero que debemos poner de nuevo otros temas que siguen afectando a las poblaciones.

Para Diana no existen límites

Primero, tener una formación constante.  La experiencia se va haciendo en el camino, luego una grabadora, micrófono, internet, programas de edición de audio, la facilidad de hablar en público para conectarse con la gente con la voz y crear la plataforma de difusión de tu podcast. Acá también es donde activas tu red de contactos para hacerles llegar tu proyecto para que tenga mayor alcance, también generar contenido de interés todos los días para no perder seguidores. Todavía estoy aprendiendo, saber qué es lo que una quiere es básico para realizar el trabajo que desees. También es importante ir generando contenido que no solamente que le guste a una, es básico interactuar con tu audiencia  para saber qué desean ver en la página, aunque tú también manejas tu agenda de temas a realizar, tener a alguien que te aporte en marketing  y diseño es importante.  En el proyecto somos dos personas, una compañera; quien maneja el diseño y marketing para unificarlo con el contenido noticioso que yo produzco.  Saber que te toca hacer inicialmente de todo: Productora, presentadora y reportera pero sabes que es cuestión de organizarse.

Enfocada en sus objetivos no en límites de género

Los ejemplos grandes que tuve de mis abuelas y mi madre: Cómo sobrevivir en este mundo. Los referentes que tengamos en nuestras vidas desde niñas, sin duda marcan parte de nuestra vida, por eso creo importantísimo que las mujeres de esta generación seamos esos referentes, pero no solamente con el discurso si no con nuestras acciones, constantes y coherentes. 

Salir de mi zona de confort fue fundamental, la seguridad en mi misma también me ayudó mucho, con ir a otros departamentos a vivir, logré entender el mundo diferente, lugares donde conocí a mujeres poderosas que me dieron acogida rápidamente sin duda me fortalecieron y enseñaron, esto me transformó.

El apoyo incondicional de la familia es primordial, fijar tus objetivos y resolver uno a la vez, sanar internamente para luego continuar es básico, fijar tus prioridades no desgastarte de más si no es necesario.

¡Hagámoslo! 

Que las experiencias se buscan, si no podemos hacerlo… ¡Hagámoslo!  Que nadie te intimide porque sabe más o lleva años en el periodismo, es importante entender que todo trabajo bien hecho debe pagarse. A veces, si el contexto lo amerita, hacer trueques de conocimiento es válido e importante no todo debe ser dinero, no desgastarnos en comparar nuestro trabajo con nadie eso te quita energía, sin duda dejarnos llevar de consejos no creer que lo sabemos todo.    

Son tiempos de generar otro periodismo en Centroamérica, menos amarillista, banal o complaciente, son tiempos de investigaciones rigurosas y transnacionales, son tiempos de crear, no hay límite para eso.  Siempre pensemos en nuestra seguridad y la de los nuestros, es importante generar debate y análisis, salgamos de nuestra zona de confort porque el mundo está cambiando demasiado rápido y nos podemos quedar rezagadas en el tiempo, porque a veces estamos actuando en automático, atrevámonos a hacer lo que deseamos,  el tiempo se nos escapa rápidamente, saber que el miedo nos detiene, desarrollemos nuestra intuición porque nos puede salvar la vida. 

Con la mirada hacia adelante manteniendo su esencia

Manteniendo mi empatía con las desigualdades sociales, espero seguir llorando cuando un tema me impacta o cuando entrevisto a alguien, sentir cosquillas en la panza cuando salgo al aire, seguir enganchada con el periodismo, tener ingresos permanentes de mi proyecto independiente, seguir especializándome en el periodismo digital y el uso de herramientas tecnológicas de manera segura.

En la exposición de mi primer o segundo audiolibro y dando conferencias de su elaboración en otros países, hacer corresponsalías en otros países de Latinoamérica o Europa.

Como madre de seres que adoro con todo mi ser, espero estar sobrellevando su adolescencia de la mejor manera y seguir siendo su soporte como ellos lo son para mí, manteniendo mi relación de pareja con esa comprensión como hasta ahora con nuestras diferencias e individualidades bien diferentes pero que construimos juntos, no nos destruimos.  Seguramente, viviendo en nuestra casita que precisamente este año empezamos a construir en las afueras de la ciudad capital de Guatemala y sin duda seguir amando la vida como hoy en día.

Diana en Facebook

Diana en Instagram

 1,394 total views,  2 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here