Autor del documento: Bladimir López
Revisión de estilo: Claudia Mendoza / Cespad

La coyuntura del país durante la primera semana del mes de noviembre, en temas relacionados a los derechos humanos y poblaciones vulnerables, estuvo marcada por los impactos negativos dejados por el Huracán Eta en su paso por el territorio nacional. Hasta el 8 de noviembre “a través de las inundaciones se han visto afectados más de 1,8 millones de personas, 38 fallecidos/as,  8  desaparecidos/as, se reportan más de 95.000 personas incomunicadas en 68 comunidades, la mayoría de las comunidades en el departamento de Copán, más del 60 por ciento de las viviendas afectadas se reportan en el departamento de Colón, 745 comunidades de 155 municipios en el país reportan daños de diversas magnitudes y existen 38.000 albergados con necesidades humanitarias urgentes en 348 albergues a nivel nacional, de los cuales, el 80 por ciento se encuentran en el departamento de Cortés”[1].

I. Respuestas tardías de la administración Hernández ante el Huracán Eta

El Huracán Eta ingresó por el Norte del país el pasado 2 de noviembre, con grandes lluvias que inmediatamente causaron inundaciones en las ciudades de Tela y La Ceiba, en el Departamento de Atlántida. Lo anterior sucedió en un contexto de previa alerta internacional hacia las instituciones hondureñas encargadas de gestionar este tipo de eventos ciclónicos. En ese sentido, “el último reporte del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por sus siglas en inglés), alertó sobre lo peligroso que es el huracán Eta, ubicado tierra adentro sobre el noreste de Nicaragua. En el último boletín del NHC, se estableció que el Gobierno de Honduras ha descontinuado la vigilancia de Huracán ETA. Además, Honduras no ha dado suficientes recomendaciones por los daños que están causando las bandas de este fenómeno, que ha estado generando lluvias fuertes e inundaciones en varias zonas del país”[2].

Alrededor del seguimiento al contexto podemos establecer que la descontinuada vigilancia del Huracán Eta, por parte de la administración Hernández, y la respuesta tardía para hacerle frente, estuvo marcada por cuatro situaciones:

  1. La distracción del feriado morazánico: “El 29 de octubre, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos alertó sobre la formación del huracán y el 30 de octubre, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos suspende la restricción de circulación por el feriado morazánico”[3]. Lo anterior nos indica, que el gobierno hondureño tuvo un rango de 4 días para realizar tareas de evacuación y construcción de albergues para las personas que lo necesitaran. Sin embargo, “la administración Hernández decretó alerta roja en todo el país hasta el 4 de noviembre”[4]cuando lo estratégico hubiera sido emitirla entre el 1 y 2 de noviembre, debido a la información vertida por el Centro de Huracanes y por los impactos que estaba causando el Huracán Eta en Nicaragua.
  2. La ausencia de una estrategia de gestión de riesgo: En pleno proceso de lluvias, derrumbamiento de puentes, ríos desbordados y masivas evacuaciones, el Ministro de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), Max Alejandro González, dijo públicamente que “se advirtió ‘a tiempo’ de lo que sucedería, pero las personas no quisieron salir de sus casas”[5]. Por su parte, en el Valle de Sula, una de las zonas más afectadas por el Huracán Eta, los alcaldes de la región, hasta el 5 de noviembre, 72 horas después, “ordenaron la evacuación de todas las personas que viven en los márgenes y en las cercanías de las riberas del río Ulúa”[6]. Para los expertos, la reacción tardía se debe a “que en el país se habla de política de gestión de riesgo, pero éstas no tienen impactos en la reducción de la vulnerabilidad. Las entidades, que supuestamente deben trabajar en el tema, solo actúan durante el momento de la crisis. Además, son entidades que históricamente han sido dirigidas por militares y políticos sin conocimiento y sin capacidades”[7].
  3. La gestión autoritaria y centralizada de la crisis social y humanitaria: Ante la emergencia humanitaria que azotaba 9 departamentos del país, lo ideal hubiese sido que las corporaciones municipales y los sistemas departamentales de gestión de riesgo actuaran rápidamente para atender la emergencia, evacuar a las personas y construir albergues de atención. En contraposición a ese espíritu descentralizado y democrático, al igual que en la crisis del Covid19, la respuesta gubernamental fue centralizar las decisiones estratégicas y burocratizar la respuesta humanitaria. En ese sentido, “se construyó una Mesa Multisectorial para revisar los efectos adversos que está dejando en el país la tormenta tropical Eta”[8], mientras que distintas organizaciones del país han denunciado, “que esa ha sido una medida que está obstaculizando el proceso de atención humanitaria y respuesta rápida”[9].
  4. La falta de presupuesto público y el fantasma de la corrupción: Al igual que en la emergencia del Covid19, la administración Hernández expresó que nadie estaba preparado para hacerle frente a la pandemia, lo mismo que se dijo en el marco de la actual emergencia. El titular de la Secretaría de Finanzas, Marco Midence, afirmó que “los recursos para atender la emergencia por la depresión tropical Eta, son limitados y las necesidades inmensas. Añadió, pedimos al BID que adelante el desembolso de fondos en apoyo de toda la población, pues inyectaría $35 millones que se manejarán de manera transparente y eficiente[10]. En ese sentido, y al igual que en la emergencia del Covid19, la crisis está siendo aprovechada para crear nuevas instancias gubernamentales, que bloquean los procesos de transparencia y rendiciones de cuentas. El 6 de noviembre se publicó en el diario oficial La Gaceta, el Decreto Ejecutivo PCM-112-2020[11], el cual crea la Secretaría de Transparencia, coordinada por el Presidente de la República, como una instancia paralela al Instituto de Acceso a la Información Pública (IAP).

II. Radiografía sobre los impactos de ETA en la población vulnerable

Honduras sufre una de las crisis humanitarias y sociales más dramáticas del siglo XXI y los datos preliminares dan cuenta sobre eso. La Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), informó, que “custodia a unos 105 niños que se encuentran en diferentes albergues en la zona norte del país, mismos que se han reportado como abandonados”[12]. La situación muestra que el Huracán ETA y la pandemia de COVID 19, afectaron a hombres y mujeres de manera diferente y han provocado un aumento de las desigualdades y la discriminación contra mujeres, adolescentes y niñas. En ese sentido, se establece que “9 de los 18 departamentos que se han visto afectados, mantienen en riesgo la salud de 3.3 millones de mujeres y sus hijos”[13].

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), informó “que más de 1.5 millones de niñas y niños en Honduras están en riesgo debido a los daños ocasionados por la tormenta tropical Eta”[14]. Las tormentas han destruido gran parte del sistema de agua potable en distintas comunidades del país y las enfermedades transmitidas por el agua son la primera amenaza para los niños en estas situaciones, de ahí que la prioridad sea garantizarles que tengan suficiente agua limpia e higiene.

Es importante mencionar la forma en la que el Huracán ETA dejó estragos en el agro hondureño. En un comunicado, la Secretaría de Agricultura (SAG), sostuvo “que los departamentos de Olancho, Atlántida, Colón, Yoro, Comayagua, Cortés, El Paraíso e Intibucá son las regiones con mayor pérdida de cultivo (arroz, frijoles y maíz) y se presume que más de 200 mil manzanas de diferentes cultivos y granos básicos se han visto afectadas”[15]. Lo anterior abre un nuevo ciclo de crisis alimentaria en la sociedad hondureña y vuelve a poner en el centro del debate la necesidad de implementar políticas agrarias integrales, que no solo sean capaces de generar granos básicos para el autoconsumo, sino que también dote al campesino y a la campesina de las mejores tierras para que eventos ciclónicos no arrasen con los cultivos.

Detrás de ese drama humano quedan en evidencia décadas de políticas públicas fallidas para hacerle frente a eventos naturales como los huracanes. En el caso de las inundaciones en el Valle de Sula, un experto establece que “se debe a una falta de planificación urbana integral que reduzca los riesgos naturales y por la pobreza que vive la mayoría de la población en la zona norte del país”[16]. El ejemplo de la zona norte es aplicable a las demás regiones del país que se han visto afectadas por las inundaciones, lo que indica que la política habitacional sigue manteniendo un carácter clasista y excluyente ya que, debido a las condiciones de pobreza y falta de recursos económicos, la población no puede acceder a viviendas en terrenos estables y no vulnerables al desbordamiento de ríos y derrumbes por la erosión de la lluvia, en tiempos de tormentas prolongadas.

En conclusión, la radiografía anterior nos permite sostener que ante el impacto de los eventos naturales, los derechos humanos de la población son los primeros en vulnerarse, debido a que no existen planes de mitigación de riesgos integrales y efectivos que den respuesta de manera inmediata a la población. En Honduras, la planificación con enfoque de riesgo es precaria y sin un enfoque de coordinación interinstitucional. El Huracán ETA, al igual que otros ciclones naturales, volvió a dejar al descubierto la falta de respuesta estratégica, coordinada, democrática y operativa de las instituciones del Estado.

III. La solidaridad del pueblo versus la burocracia de la administración Hernández

La respuesta a la crisis humanitaria ha sido inmediata por parte de la población hondureña, mientras que, por parte de la administración gubernamental, como se explicó en el primer apartado de este informe, no solo fue tardía sino que ha estado centralizada y burocratizada. En ese marco, el gobierno “lanzó la operación «No Están Solos», que tiene como pilar fundamental el rescate de las personas y devolverles los derechos humanos, buscando beneficiar a 300, 000 personas afectadas por Eta, que azotó el Valle de Sula y otras regiones del país. Con la operación se entregarán al menos 72.000 bolsas de alimentos y comida caliente a 300, 000 personas; 60, 000 paquetes humanitarios y familiares. Este proceso contará con veeduría social de parte del FONAC y otras instituciones de sociedad civil”[17].

La administración Hernández lanzó esta operación de ayuda humanitaria solamente para 3oo mil personas. Sin embargo, de los informes de la ONU resalta una población de más de 1 millón de personas afectadas. Pero el problema no se queda ahí, ya que una de las instancias encargadas de gestionar la entrega de ayuda humanitaria es COPECO y la reconstrucción de puentes y carreteras estará bajo la responsabilidad de INVEST-H, ambas instancias responsables de malversar fondos públicos en el manejo de la emergencia sanitaria del Covid19.

Lo anterior ha causado malestar en la población, “la que a través de las redes sociales está indignada por el manejo de las ayudas y donativos por parte de COPECO, expresando que dicha instancia pone demasiadas trabas para que las personas hagan sus donaciones y posteriormente entregarla a las personas damnificadas”[18]. En ese contexto, ante los altos niveles de afectación y burocracia estatal, bajo el lema “SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO”, la población hondureña se ha organizado en comités de gestión comunitaria y barriales para dotar de insumos (alimentos, ropas, insumos de bioseguridad, medicina, entre otros) a los albergues que se han instalado para atender a las personas afectadas por el Huracán ETA”[19]. Ante las campañas masivas de solidaridad, la administración Hernández ha respondido de manera autoritaria y conservadora, “debido a que se les ha obstaculizado a varias personas y organizaciones el paso vial para entregar víveres e insumos a las personas afectadas”[20].

En conclusión, el actual proceso para brindar ayuda humanitaria, pese a los bloqueos impuestos por el actual gobierno, está siendo gestionado y movilizado por la población hondureña, las que se han organizado de manera autónoma al margen de la esfera formal, institucional y estatal, poniendo en el centro del debate la ausencia de respuesta estatal y la desconfianza que existe desde la ciudadanía hacia las instituciones del Estado encargadas de administrar la actual crisis social y humanitaria.

IV. Recomendaciones

Desde el CESPAD consideramos que es necesario avanzar en una dirección estratégica, con el objetivo de darle respuesta a los problemas sociales y humanitarios que enfrenta la población ante el impacto negativo del Huracán Eta:

  1. Constitución de un equipo experto interdisciplinario: Este equipo constituido por economistas, profesionales de las ciencias sociales, ingenieros, arquitectos, profesionales de la salud, entre otros,  deberá gestionar y administrar la crisis social y humanitaria en los niveles estratégicos y operativos, mediante la construcción de un plan de acción que ataque los distintos niveles de afectación: económicos, de empleos, de viviendas, alimentaria, de salud, entre otros), con el objetivo de sentar las bases para la reconstrucción nacional del país, ante la emergencia del Huracán Eta.
  2. Construcción de protocolos de atención diferenciada: Los albergues cuentan con un gran porcentaje de mujeres y niñas que, ante su saturación, se ven proclives a sufrir acoso y abuso sexual. En ese sentido, es importante la construcción de protocolos diferenciados para atender de manera específica las necesidades y problemas de este sector poblacional. De igual forma, las acciones sociales y ayuda humanitaria, deberán de contar con este tipo de enfoques para asegurar que las niñas y las mujeres gocen en plenitud sus derechos humanos.
  3. Promover la autonomía de las municipalidades y dotarlas de presupuesto: Bajo el actual esquema de gestión de la crisis social y humanitaria, las municipalidades se ven atadas y, en su defecto, dependen políticamente de las decisiones que se toman desde las instancias del Estado encargadas de gestionar la actual crisis. En ese sentido, es importante que las municipalidades con base en sus planes de desarrollo municipal y planes de gestión de riesgos se posicionen estratégicamente alrededor de la actual crisis y respondan a las demandas de la población. Lo anterior será posible si la administración Hernández dota a las municipalidades de los fondos necesarios para enfrentar las demandas de la población afectada.
  4. Fortalecer la autoorganización comunitaria: Es importante que la organización comunitaria ciudadana se siga fortaleciendo y expandiendo, con el objetivo de avanzar en un proceso de reconstrucción municipal y regional que responda a los intereses de la población y ponga en el centro del debate la importancia de avanzar en la democratización de la sociedad. De igual forma, esta organización será de mucha utilidad para seguir gestionando y movilizando la ayuda social y humanitaria en el marco de la emergencia.
  5. Crear mecanismos de transparencia: Ante la desconfianza que existe por parte de la ciudadanía hacia  las instituciones del Estado, es importante que el actual Gobierno abra un espacio de comunicación, colaboración y coordinación con las organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales y organizaciones de base para crear mecanismos de transparencia que ayuden a fiscalizar los fondos aprobados y la ayuda internacional recibida, con el objetivo de que las ayudas lleguen en tiempo y forma a las regiones afectadas y la población se beneficie directamente.

Descargue monitoreo: Del COVID19 al Huracán Eta: ¡La administración Hernández volvió a errar!

[1] Informe de Situación No.2: Honduras Tormenta Tropical ETA. ONU, Honduras, 8 de noviembre de 2020, https://honduras.un.org/sites/default/files/202011/SitRep%202%20Huracan%20ETA%20Honduras%202020.pdf

[2] Centro de Huracanes indica que Honduras descontinuó alertas y advierte sobre peligro. Criterio.hn, 3 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/centro-de-huracanes-indica-que-honduras-descontinuo-alertas-y-advierte-sobre-peligro/

[3] Gobierno de Honduras decide seguir adelante con el “Feriado Morazánico” pese al huracán Eta. Criterio.hn, 2 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/gobierno-de-honduras-decide-seguir-adelante-con-el-feriado-morazanico-pese-al-huracan-eta/

[4] Gobierno declara emergencia nacional y alerta roja en todo el país por Eta. Hondudiario, 4 de noviembre de 2020, https://hondudiario.com/2020/11/04/gobierno-declara-emergencia-nacional-y-alerta-roja-en-todo-el-pais-por-eta/

[5] Ministro de COPECO: Se advirtió a tiempo de lo que sucedería con Eta. La Tribuna, 6 de noviembre de 2020, https://www.latribuna.hn/2020/11/06/ministro-de-copeco-se-advirtio-a-tiempo-de-lo-que-sucederia-con-eta/

[6] Ordenan evacuación urgente: Río Ulúa supera el caudal que alcanzó en 1998 con el huracán Mitch. Criterio.hn, 5 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/ordenan-evacuacion-urgente-rio-ulua-supera-el-caudal-que-alcanzo-en-1998-con-el-huracan-mitch/

[7] En Honduras no se aprenden las lecciones dejadas por la adversidad. El Heraldo, 8 de noviembre de 2020, https://www.elheraldo.hn/pais/1421222-466/en-honduras-no-se-aprenden-las-lecciones-dejadas-por-la-adversidad

[8] JOH y Mesa Multisectorial hacen recuento de daños. La Tribuna, 5 de noviembre de 2020, https://www.latribuna.hn/2020/11/05/joh-y-mesa-multisectorial-hacen-recuento-de-danos/

[9] Gobierno de Honduras obstaculiza donaciones y ayudas a damnificados de Eta. Criterio.hn, 8 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/gobierno-de-honduras-obstaculiza-donaciones-y-ayudas-a-damnificados-de-eta/

[10] Gobierno pide al BID adelanto de fondos verdes para hacerle frente a emergencia por Eta. Hondudiario, 5 de noviembre de 2020, https://hondudiario.com/2020/11/05/gobierno-pide-al-bid-adelanto-de-fondos-verdes-para-hacerle-frente-a-emergencia-por-eta/

[11] Véase PCM-112-2020: https://criterio.hn/wp-content/uploads/2020/11/decreto-PCM-111-2020-creacion-Secretaria-de-Transparencia.pdf

[12] DINAF custodia a 105 menores abandonados en albergues durante emergencia por Eta. Hondudiario, 5 de noviembre de 2020, https://hondudiario.com/2020/11/08/dinaf-custodia-a-105-menores-abandonados-en-albergues-durante-emergencia-por-eta/

[13] Huracán ETA y COVID 19, el drama que tiene rostro de mujer en Honduras. Criterio.hn, 7 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/huracan-eta-y-covid-19-el-drama-que-tiene-rostro-de-mujer-en-honduras/

[14] Más de 1.5 millones de niños y niñas están en riesgo en Honduras por huracán Eta: Unicef. Criterio.hn, 6 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/mas-de-1-5-millones-de-ninos-y-ninas-estan-en-riesgo-en-honduras-por-huracan-eta-unicef/

[15] Afectación de cultivos por paso de Tormenta ETA. SAG, 5 de noviembre de 2020, https://sag.gob.hn/sala-de-prensa/noticias/ano-2/noviembre-2020/afectacion-de-cultivos-por-paso-de-tormenta-eta/

[16] Experto explica: Los dos factores que permitieron a Eta destrozar el Valle de Sula. Diario Tiempo Digital, 8 de noviembre de 2020, https://tiempo.hn/eta-valle-de-sula-factores-bajo-el-agua/2/

[17] Presidente Hernández lanza operativo “No Están Solos”. La Tribuna, 7 de noviembre de 2020, https://www.latribuna.hn/2020/11/07/presidente-hernandez-lanza-operativo-no-estan-solos/

[18] Estalla indignación por manejo de ayudas y donativos por parte de COPECO. Criterio.hn, 8 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/estalla-indignacion-por-manejo-de-ayudas-y-donativos-por-parte-de-copeco/

[19] Honduras se vuelca en enorme jornada de solidaridad para los damnificados por Eta. Hondudiario, 7 de noviembre de 2020. https://hondudiario.com/2020/11/07/honduras-se-vuelca-en-enorme-jornada-de-solidaridad-para-los-damnificados-por-eta/

[20] Denuncian que gobierno obstaculiza ayudas de voluntarios que desean auxiliar a damnificados. Criterio.hn, 5 de noviembre de 2020, https://criterio.hn/denuncian-que-gobierno-obstaculiza-ayudas-de-voluntarios-que-desean-auxiliar-a-damnificados/

 845 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here