“El miedo siempre va estar ahí”

 

Lima Limón

Cuando menos lo esperas estarás compartiendo tu historia con otros, porque tenemos que contar la forma en que lo logramos, para que otros tengan la confianza en sí mismos y la esperanza de que también lo lograrán.

La experiencia de Ingrid Wills

Lima Limón es una idea que surge en 2012, con una maleta que subíamos al carro con ropa que ofrecíamos a familiares y a conocidas en las universidades y me costaba moverla, pero yo sabía que tenía que venderla. Mi esposo me ayudaba a subirla al carro, todavía la tengo esa maleta que me recuerda como comenzó todo.

En un espacio de una bodega de una ferretería surgió la tienda Lima Limón, nadie se hubiera imaginado que en ese lugar surgiría esa marca, le dije a mi esposo un día, que iba a utilizar el espacio y compré unos estantes y cuando llegaban clientas a la ferretería, las invitaba a ver la ropa que tenía en la bodega, era un sueño que tenía, sabía que podíamos crecer donde estábamos, a la gente le gustaba lo que ofrecíamos y así fue creciendo la idea de Lima Limón.

Un día mi esposo me dijo que los empresarios lo primero que hacen es pagar impuestos y que tenía que ir a declarar la tienda y le dije que ni rotulo tenía, él me dijo que teníamos que hacer todo en orden y después todo vendría por añadidura, fue lo primero que hicimos y también inscribirnos en la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, registramos el nombre Lima Limón, porque a todo el mundo se le quedaba el nombre, nos relacionaban a mi como Lima y a mi esposo como Limón.

Abrimos la primera tienda en San Pedro Sula, teníamos dinero, pero no era lo suficiente, le pedí a mi papá y me lo prestó y en 20 días se lo pagué. No todos los emprendedores tendrán quien les preste, pero los recursos están, solo tenemos que saber cómo y dónde encontrarlos.

Es difícil, porque en las Universidades aprendemos teoría, pero no la práctica. No tuve la oportunidad de escuchar a otros en foros y adquirir experiencias, ahora veo que los jóvenes emprendedores tienen más oportunidades de escuchar a los empresarios de éxito. Comencé a leer todo lo necesario para conocer sobre cómo hacer negocios, tratando siempre de aprender más, siempre trato que todo lo que viene a mi mente sean cosas positivas. Tengo mucha confianza de que si Dios me pone aquí es para florecer. A veces no llegan las oportunidades, pero tenemos que buscarlas, abrimos en San Pedro Sula y fue un éxito.

Empezamos con mi esposo y siempre me motivaba a leer, tenemos mucha confianza en Dios, de que teníamos que esforzarnos y prepararnos para lograrlo, que sentados no lograríamos nada, entones comenzamos a seguir ese sueño que hoy se convirtió en Lima Limón.

Tuvimos la oportunidad de abrir en un gran mall y vimos que vendíamos lo mismo que todos vendían, entonces decidimos irnos a Choloma y contratar las personas que salían de las grandes fábricas de maquila. Por qué no contratar a las personas que salen de la maquila y así comenzamos a trabajar con la empresa.

Las personas prefieren la ropa hecha en Honduras, con mano de obra hondureña, les gusta a las personas porque les tallan bonitos y los empleos se quedan aquí. Teníamos un local inmenso donde vendíamos la ropa y la fábrica en el mismo lugar. Todo iba bien después de cinco años en el mercado, nunca imaginamos que los conflictos políticos nos perjudicarían en diciembre de 2017.

Perdimos casi todo, nos saquearon y nos quemaron el local, nos quedamos sin tienda, perdimos el 60% de nuestros ingresos, perdimos toda la ropa que íbamos a vender en navidad. Nos pusimos a llorar, pero nos levantamos y todo el mes de diciembre vendimos más en una tienda que en cuatro tiendas que teníamos anteriormente, trabajando a medio vapor, porque no podíamos exhibir toda la ropa porque nos daba miedo, todo el mundo tenía miedo.

Todas las noches nos llevábamos toda la ropa para la casa porque nos daba miedo que se perdiera todo otra vez. Pero tenemos que vencer el miedo, le miedo siempre va estar ahí, pero con las personas que uno se rodea va ser un ambiente sano, si usted siempre cree que es peligroso, pero vamos acompañados de un poder superior, el miedo no nos debe privar de hacer lo que queremos hacer.

Saquearon todo, la maquinaria y la materia prima se quemaron, se perdió en el incendio, nos tocó comprar de nuevo, pudimos aprovechar los préstamos a bajo interés para las empresas afectadas por los daños de los incendios del 2017. Logramos comprar la materia prima en Honduras y eso nos benefició para seguir adelante.

Ahora, mi sueño es que Lima Limón llegue a ser una marca que todo Honduras se sienta orgullosa. Hacemos ropa de calidad, le ponemos amor, ese es el secreto. El emprendedor se preocupa por generar alimentos para su familia, nosotros nos preocupamos porque todos podamos llevar esos alimentos.

El gobierno no es el culpable de todo, hay cosas que nos afectan, pero el entorno nosotros podemos mejorarlo pensando positivamente y no solo ver el lado negativo. Cuando se comienza un negocio no es fácil pero tampoco imposible, para mi esa palabra no existe, si yo tengo salud y tengo mis manos no puedo confiarme. Tengo que preocuparme sin culpar a los demás, muchas cosas pueden afectarnos, pero si estamos con la mente positiva vamos a lograrlo.

La palabra imposible no debe existir para mí no existe, si yo tengo salud y tengo mis manos voy a buscar la forma de seguir creciendo, aprovechando las redes sociales para promover nuestros productos, generando dinero a través de los teléfonos, enviando fotos y coordinando envíos de los pedidos.

“La palabra imposible para mí no existe”

Mi sueño es que Lima Limón sea una marca que la gente se sienta orgullosa de que sea una marca hondureña.

Trabajo 24 horas, pero tengo una visión para cinco años, qué puedo hacer hoy para mejorar. Mi tienda es viral en redes sociales, siempre estoy conectada promoviendo mi negocio con mi esposo, hemos hecho un buen equipo de trabajo, confío en que vamos a salir adelante, hay problemas que pueden impedir crecer a corto plazo, pero podemos lograr vencer esos obstáculos a largo plazo. La diferencia de lo que yo haga me hará sobresalir donde yo esté.

Pero ¿cómo se logra vender si hay tanta competencia? me preguntan, la competencia es mental, Dios da para todos y si me da a mí, les dará a todos.

Como comerciantes también debemos escuchar a las personas, generar confianza y así logramos lealtad de la clientela. Estamos pensando en diversificar y expandirnos con el proyecto de ropa para niños y en el futuro la ropa para hombres.

“La acción trae la bendición”

El próximo año abriremos la tienda en Tegucigalpa, siempre confiando en nuestros empleados, la manera de cómo tratamos a las personas, confío plenamente en ellos, no sé si soy la mejor jefa, no me gusta que me digan jefe, porque somos un equipo. Nuestro lema debe ser; La acción trae la bendición, siempre viendo cómo mejorar como personas. Aprendiendo y compartiendo con las familias.

Confiar en nosotros mismos, busquemos los recursos, no siempre están las personas que nos van apoyar, pero podemos encontrar quien lo haga. Hay personas que prefieren no arriesgarse y continuar con un empleo que le garantiza un ingreso, pero se puede hacer ambas cosas antes de lograr tener un negocio.

Siempre me fijo en todos los detalles, el secreto es ponerles amor a las cosas, me mido la ropa y reviso que todo esté bien. Los hechos hablan por sí solos, cuando los negocios están creciendo es porque tienen la preferencia de la clientela.

Con lo que pasó en diciembre de 2017, pensamos que ya no íbamos a poder seguir trabajando en Honduras, pero nos fortalecimos y seguimos adelante a pesar de todo lo que perdimos.

Luche por sus sueños, si no tiene los medios búsquelos son los consejos que les doy a los nuevos emprendedores a los jóvenes, hombres y mujeres que quieren seguir nuestros pasos. Yo creo mucho en la sociedad, después de lo que pasó en diciembre, la tienda se hizo viral y empezaron a comprarnos la ropa y vendimos más.

Tenemos que trabajar cambiando la manera de pensar, cambiando la manera de solo ver cosas negativas y saber que vienen grandes ideas, dando el 100% para sentirnos orgullosos, cambiando nuestra forma de pensar y siguiendo adelante, contagiando a las personas, las cosas positivas debe ser un virus, expandiendo lo positivo que otra gente vea en nosotros un ejemplo a seguir, se puede prosperar simplemente confiando y esperando poder cumplir nuestro sueño.

Ingrid Wills fue invitada como mentora de jóvenes emprendedores originarios de comunidades en riesgo social, con quienes compartió sus experiencias como emprendedora exitosa, motivándoles a confiar en sí mismos, vencer el miedo y no darse por vencidos.

5,289 total views, 3 views today

3 Responses to “El miedo siempre va estar ahí”

  1. Liliana Guzmán dice:

    Excelentes palabras, su fe es grande y eso es lo que le ha ayudado a seguir adelante. Felicitaciones por su emprendimiento y creer en usted misma.

    • Ingrid dice:

      Muchísimas Gracias Liliana… así es La Fe acompañada de la accion van de la Mano! En este País somos más los buenos. Cambiando nuestra Manera negativa de Pensar podemos combatir el miedo y empezar a trabajar ese sueño que tenemos cada uno de los seré Humanos.

    • Ingrid dice:

      Muchísimas Gracias Liliana… así es La Fe acompañada de la accion van de la Mano! En este País somos más los buenos. Cambiando nuestra Manera negativa de Pensar podemos combatir el miedo y empezar a trabajar ese sueño que tenemos cada uno de los seré Humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *