DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE

Cuando me entrevisté para un puesto de profesor en una universidad privada de Alabama hace más de veinte años, el gobernador recién elegido había ganado en parte con una plataforma en la que el estado instalaría un sistema de lotería que daría a los estudiantes una beca de 3.000 dólares para la universidad. Mientras el rector y yo hablábamos de las perspectivas de este nuevo programa, sonrió y dijo: “Esperamos que esta lotería se apruebe. Entonces podremos aumentar la matrícula en 3.000 dólares”  (La legislatura de Alabama, a pesar de estar controlada en ese momento por miembros del partido del gobernador, no consiguió aprobar ni poner en marcha la lotería).

Tras el anuncio del presidente Joe Biden de que el gobierno condonará hasta 20.000 dólares de la deuda de los préstamos estudiantiles a los prestatarios que cumplan los requisitos, las respuestas siguen la ideología política de los comentaristas. Por ejemplo, la columnista Tressie McMillan Cottom, del New York Times, declaró que se trataba de una “victoria”, aunque luego exigió una condonación aún mayor de los préstamos.

Betsy DeVos, que fue secretaria de educación bajo el mandato de Donald Trump, adoptó la posición contraria, declarando que la condonación de préstamos era “ilegal”. Las respuestas en otros lugares iban desde comparar el programa de condonación de préstamos de Biden con la muerte de Jesucristo por los pecados del mundo y la condonación de préstamos durante el año del jubileo descrito en las escrituras hebreas hasta que todo el programa es poco más que una transferencia de riqueza de los afortunados que fueron a la universidad a los que no tuvieron ese privilegio.

Los préstamos universitarios han contribuido a aumentar los costes de la educación superior: Aunque los funcionarios del gobierno dan a entender que se trata de algo único, sabemos que el sistema político no dejará de lado esta cuestión. Después de todo, la condonación se está aplicando a los préstamos estudiantiles tomados en el pasado, pero los estudiantes universitarios siguen tomando nuevos préstamos para el próximo año académico y más allá. De hecho, la condonación de préstamos de Biden va a tener el mismo efecto que mi entrevistador esperaba si Alabama implementaba una lotería estatal: precios más altos para una educación universitaria.

Que los costes de la educación superior se han disparado es un hecho. Como explica Forbes:

En 1980, el precio para asistir a una universidad de cuatro años a tiempo completo era de 10.231 dólares anuales incluyendo la matrícula, las tasas, el alojamiento y la comida, y ajustado a la inflación según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas. Para 2019-20, el precio total aumentó a 28.775 dólares. Eso es un aumento del 180%.

No es un misterio por qué se han disparado las matrículas y las tasas. Por el lado de la oferta, las administraciones universitarias han crecido junto con los mandatos federales vinculados a la política de identidad. Esta evolución ha tenido dos efectos. El primero es el aumento de los costes generales de las universidades a pesar de que las administraciones tienen poco que ver con el rendimiento académico. El segundo ha sido aumentar el poder y la influencia del profesorado de los estudios de identidad, lo que está teniendo un impacto devastador en la educación superior en su conjunto.

Sin embargo, el crecimiento administrativo, que no es esencial para la educación universitaria, no sería posible sin los programas gubernamentales de préstamos para la educación, que son al aumento de los costes lo que la gasolina es a la propagación de un incendio. Cuando el gobierno de Barack Obama nacionalizó por completo el programa de préstamos a estudiantes en 2010, los préstamos a estudiantes pendientes de pago eran de unos 800 millones de dólares. Doce años después, la cantidad se ha duplicado con creces hasta alcanzar casi 1,8 billones de dólares. (Uno duda de que el valor de una educación universitaria se haya más que duplicado durante el mismo tiempo

Por decirlo de otro modo, los estudiantes prestatarios han financiado la lenta destrucción de la educación superior, al tiempo que se han endeudado enormemente. Mientras tanto, los administradores y el profesorado de las universidades han visto aumentar sus fortunas financieras. Cuando se añade la política a la mezcla, las cosas se vuelven aún más interesantes.

Doblar la ley para premiar a los votantes Demócratas: No hay duda de que el programa de préstamos a estudiantes beneficia sobre todo a las personas que votan a los Demócratas. En primer lugar, los administradores y el profesorado de las universidades se inclinan mayoritariamente por los Demócratas, y los graduados universitarios son uno de los grupos más importantes del Partido Demócrata, así como los principales beneficiarios de la orden ejecutiva de Biden.

Además, uno duda de que éste sea el fin de las iniciativas de condonación de préstamos de Biden. Los estudiantes que ahora piden préstamos para financiar sus estudios universitarios son los votantes Demócratas del mañana, y uno duda que su partido los abandone, especialmente cuando puede transferir su endeudamiento (al menos en parte) a los contribuyentes Republicanos.

Quizá un tuit lo diga todo, este del profesor de la Facultad de Derecho de Harvard Laurence Tribe, que declaró: “Buenas noticias para miles de mis antiguos alumnos. Se lo agradezco en su nombre, señor presidente”.

No es una exageración decir que los licenciados en Derecho de Harvard se encuentran entre la élite de las élites de lo que podríamos llamar nuestra “clase dirigente”, y uno duda seriamente de que un presidente que ya ha demostrado poca moderación cuando se trata de asuntos fiscales vaya a canalizar de Repente su Scrooge interior. Además, al emplear lo que sólo puede llamarse una interpretación retorcida de una oscura ley para anunciar la condonación de préstamos, Biden ya ha canalizado a otro presidente conocido por sus políticas imprudentes, Franklin D. Roosevelt. David French escribe: la supuesta base legal del plan de 500.000 millones de dólares de Biden se encuentra en una lectura novedosa de la Ley HEROES posterior al 11 de septiembre, que sí concede al secretario de educación una amplia autoridad para “renunciar o modificar cualquier disposición legal o reglamentaria aplicable a los programas de asistencia financiera a los estudiantes bajo el título IV de la [Ley de Educación Superior]… según el secretario considere necesario en relación con una guerra u otra operación militar o emergencia nacional”.

Pero incluso si se acepta la dudosa proposición de que este lenguaje incluye la capacidad de renunciar al pago por completo, la administración Biden todavía tendría que demostrar que la emergencia covidjustifica la acción.

Al igual que Roosevelt, que utilizó la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917 para justificar su incautación de oro en 1933, Biden ha utilizado una ley poco conocida para transferir la riqueza de aquellos con poca influencia política a la gente que hace las reglas (pero que no tiene que obedecerlas). No importa que el lenguaje de la ley no tenga nada que ver con las acciones del presidente. En cambio, es la aplicación del poder político en bruto.

CONCLUSIÓN

Esto es sólo el principio de los tejemanejes financieros de Biden para beneficiar a los electores de su partido. El economista Alex Tabarrok ha expuesto las formas en que tanto los funcionarios de la educación superior como los estudiantes pueden seguir jugando con el esquema de Biden. En cuanto a las transferencias reales de riqueza, French escribe:

Uno de los defectos fundamentales del plan Biden es que no ayuda a los que necesitan ayuda. Por el contrario, impone costes a los que necesitan ayuda para proporcionar un beneficio sustancial a miles y miles de graduados universitarios y de posgrado que no lo necesitan.

Hay que entender que Biden invocó poderes de emergencia para hacer frente a algo que bajo ninguna circunstancia cuenta como una crisis para transferir la riqueza de las personas con poca influencia política a los que están en los pasillos del poder o se están moviendo hacia ellos. A medida que el gobierno federal siga ampliando su alcance —haciendo así que un título universitario sea una puerta de entrada aún más vital para ocupaciones mejor pagadas, los poderosos políticos encontrarán más formas de descargar sus cargas financieras sobre los que menos pueden pagarlas.


[1] https://mises.org/es/wire/la-cruda-jugada-politica-de-biden-beneficia-la-clase-dominante-otra-vez

 1,662 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here