A Carlos Alfonso Escaleras Mejía lo asesinaron un 18 de octubre de 1997. Él era uno de los más reconocidos líderes populares del valle del Aguán y se desempeñó como dirigente en diversas organizaciones sociales.

Fue parte del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, el Frente Común de Patronatos y la Coordinadora de Organizaciones Populares del Aguán, desde la cual denunció las actividades de ciertas empresas que causaban daños al ambiente.

Por eso lo asesinaron, por defender los ríos, las montañas y las tierras del Aguán que estaban siendo contaminadas por la mano criminal de empresas que solo ven en los bienes comunes una oportunidad para lucrarse.

Los entes de investigación permitieron que el asesinato de Carlos quedara en la impunidad. Por ello, el 26 de septiembre de 2018 la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó una sentencia en contra del Estado de Honduras.

25 años después, el caso continúa impune y la montaña de Botaderos, declarada parque nacional y renombrada con el nombre de Carlos Escaleras, está sufriendo una terrible destrucción y contaminación por la empresa minera Los Pinares.

El nuevo gobierno tiene la obligación de honrar la memoria de Carlos Escaleras y suspender inmediatamente la licencia ambiental a esta empresa. No hacerlo es complicidad y un incumplimiento de sus obligaciones.

 504 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here