Esta semana el Fosdeh presentó el documento “Elementos de diagnóstico y lineamientos de propuesta para un plan de reconversión económica, social y política de Honduras”. Una iniciativa inspirada en el Bicentenario, con la colaboración de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación y el Colegio de Profesionales Forestales de Honduras.

El éxito o fracaso de una propuesta depende en buena parte de sus contenidos y del momento en que se lanza al público. A nivel de contenido, la propuesta contiene elementos fundamentales para la presente coyuntura.  En concreto, aborda la necesidad de establecer límites sobre qué productos o servicios pueden o deben ser gestionados por el Estado o por el mercado. La pandemia del coronavirus desnudó la precariedad de lo público y una gestión privada definida por la máxima de “tanto tienes tantos vales”, dejando un reguero de enfermos y muertos sin opciones de nada.

Otro énfasis de la propuesta es la necesidad de volver a la producción nacional para sustituir la masiva importación de alimentos, principalmente de los Estados Unidos. Es momento de revisar el discurso de libre mercado hacia fuera y el sólido control de monopolios a lo interno. Es momento de revisar el Tratado Libre Comercio que ha destruido todos los productores rurales y a la pequeña y mediana empresa.

La propuesta también aborda la necesidad de revisar el modelo extractivo y avanzar hacia un nuevo modelo económico y de Estado de bienestar. Para ello, parte de la necesidad de establecer un nuevo orden de cooperación internacional, nuevas políticas públicas, desmontar las redes de corrupción e impunidad, ordenar y reorientar el sector informal de la economía y establecer una nueva política fiscal. Para todos estos cambios se propone establecer un sistema de planificación nacional.

A nivel de metodología para impulsar la propuesta se propone avanzar a partir de un diálogo nacional con participación de todos los sectores sociales, donde las mujeres y los migrantes tengan un papel determinante, porque determinante es su papel en la economía, y son sectores históricamente marginados en política económica.

Los desafíos son enormes, pero el tiempo es el más oportuno para las propuestas nacionales. Si hay voluntad política, participación de la ciudadanía y diálogo permanente se podrán llegar a consensos mininos que pronto se podrán convertir en acuerdos básicos comunes, donde todos podemos sumar hasta sacar a Honduras del pantano donde la llevaron en la última década.

 350 total views,  4 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here