Por: SEGISFREDO INFANTE

            Es probable, o cuando menos posible, que el primer escritor hondureño que se aproximó con intenciones rigurosas al tema de las generaciones intelectuales, periodísticas, académicas, artísticas y políticas, sea Ramón Oquelí Garay, en una combinación dinámica entre la cronología y la bibliografía, siguiendo el método establecido por el filósofo español José Ortega y Gasset, y reforzado por su discípulo más cercano Julián Marías. Tal método consiste en buscar una fecha histórica clave como punto de partida, y agrupar a las personas que nacieron siete años antes de tal fecha, y siete años después de la misma. Y así sucesivamente. Es decir, Ortega y Gasset utilizó quince años de oscilación para establecer las cronologías generacionales, como para encontrar las coincidencias vitales o vivenciales de las agrupaciones humanas influidas, positiva o negativamente, por las circunstancias específicas de sus propias épocas. El folleto de Ramón Oquelí dedicado a este tema se titula “Los Hondureños y las Ideas” (Editorial Universitaria UNAH, Tegucigalpa, Honduras, 1985). También es recomendable el ensayo “Viaje por las Generaciones”, del mismo R. Oquelí, publicado en diario “Tiempo” de diciembre de 1988, y reproducido en el Boletín Literario-Informativo “18-Conejo” número 24, de marzo de 1990.

            Siguiendo a Rómulo E. Durón, a Rafael Heliodoro Valle, a Ramón Oquelí y a los dos filósofos antes mencionados, me aproximé dos veces al tema generacional agrupando a los escritores hondureños por décadas o decenios, en tanto que me parecía demasiado amplia la oscilación de quince años que había establecido Ortega y Gasset. Nuestro primer trabajo se publicó bajo el título de “Recuento Literario”, el 30 de marzo de 1991, siendo incluido dentro de las páginas del folleto “El Libro en Honduras” publicado por la Editorial Universitaria de la UNAH, en junio de 1993. Utilizo el plural mayestático “nuestro” porque según el científico y pensador lírico francés Blaise Pascal, estamos en la obligación de reconocer a los personajes que publicaron sobre el mismo tema antes que nosotros, y especialmente a los que influyeron nuestros escritos particulares.

            Después de “Los Hondureños y las Ideas”, “Viaje por las Generaciones” y “Recuento Literario” (incluido en “El Libro en Honduras”), publicaron sobre el mismo tema generacional Galel Cárdenas Amador y Helen Umaña, sin desconocer que Hostilio Lobo Díaz (más conocido como “Hostilito”) ha venido publicando, durante años en el diario “La Tribuna” de la capital, algunas cronologías literarias y creo que políticas. Han reforzado y continuado este importante trabajo cronologista y bibliográfico Mario R. Argueta, José González, Karla Herrera, Darío Euraque, Ismael Zepeda y Jorge Amaya Banegas, cada uno con sus propios tiempos y con sus propios criterios.

            En el presente artículo deseo referirme a una generación de poetas, articulistas y ensayistas que marcaron época en los años setentas y ochentas, sin nunca perder de vista que  todos nacieron en los años cuarentas del siglo veinte. Me refiero, en primer lugar, a la generación de poetas integrada por Alexis Ramírez, José Adán Castelar, José Luis Quesada, Tulio Galeas, Rigoberto Paredes, Livio Ramírez, Galel Cárdenas, Fausto Maradiaga, Efraín López Nieto, Julio César Pineda, Ricardo Maldonado, Juan Ramón Saravia, Marco Tulio De Arca y otros nombres que tal vez se me escapan en este momento.

Como articulistas, ensayistas, investigadores y narradores de la misma generación nacida en la década del cuarenta, es obligatorio agregar los nombres de Roberto Reyes Mazoni, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Adán Elvir Flores, Mario R. Argueta, Eduardo Bähr, Víctor Meza, Julio Escoto, Guillermo Molina Chocano, Mario Posas, Enrique Ponce Garay, Juan Ramón Martínez, Juan Fernando Ávila, Manuel Salinas Paguada, Arturo Alvarado, Salvador Moncada, Juan Antonio Medina Durón, Oswaldo Ramos Soto, Helen Umaña, Jorge Ramón Hernández Alcerro, Renán Sagastume, Hernán Antonio Bermúdez, Edilberto Borjas, Rodrigo Wong Arévalo, Carlos López Osorio hijo (igualmente conocido como Abel Herrero), Manuel Antonio Rodríguez y otros personajes que se me escapan. A renglón seguido vale la pena destacar al grupo de pintores del “Taller de la Merced” que mencioné en mi artículo dedicado al poeta y pintor Alexis Ramírez, también de la misma generación, tales como: Luis H. Padilla, Aníbal Cruz, Virgilio Guardiola, Lutgardo Molina, Felipe Buchard, Víctor López, César Rendón y Ezequiel Padilla. (Varios escritores, investigadores y artistas de esta generación han fallecido).

Nada se pierde con subrayar que la tarea de publicar cronologías generacionales multifacéticas, es demasiado ardua. Y que por tanto se corre siempre el riesgo de dejar por fuera a ciertos personajes de innegable valía. Pero la “Historia” y la historiografía científicas son rigurosas y “trabajan con método” imparcial. Así que tarde o temprano, al margen de las tempestades coyunturales, termina por colocarse a cada cual en su lugar, aun cuando se le haya marginado, atacado o silenciado sistemáticamente. ¡!Sea!!

Tegucigalpa, MDC, 20 de octubre del año 2019. (Publicado en el diario “La Tribuna” de Tegucigalpa, MDC, el domingo 27 de octubre de 2019, Pág. Siete).

 1,228 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here